Porsche Taycan Turbo S, BMW M5 Comp, Polestar 1 y Tesla Model S Raven: llamando a la tierra - Revista Car
TaycanTaycan

COMPARATIVAS CARRUSEL

Porsche Taycan Turbo S, BMW M5 Comp, Polestar 1 y Tesla Model S Raven: llamando a la tierra

RevistaCAR 2 de agosto, 2020 | Tiempo de lectura 10 min

Estamos desencadenando al porsche Taycan en un tramo de autobahn sin tráfico y sin restricción, una fórmula segura para una amplia sonrisa acompañada de un gran y gordo conflicto interno. Mientras que el demonio interior te ruega que sucumbas a las persuasiones dinámicas del Porsche eléctrico, la voz de la razón te insta a retroceder. Porque incluso a una velocidad relativamente modesta de 200 km/h, la pantalla de autonomía se precipita del lleno al vacío en caída libre. En el nuevo orden mundial del automóvil, si deseas los placeres de un progreso rápido, también debes aceptar la ansiedad por la autonomía y la ansiedad de carga: el miedo a quedarse sin combustible y el miedo a una larga espera para recargarse. ¿Es demasiado pronto para considerar la electrificación como una parte esencial de la fórmula? El BMW M5 representa lo mejor de la vieja escuela. Tiene una velocidad máxima más alta que el Taycan, y una autonomía superior. Impulsado como si condujera un turbo alimentado con gasolina, el EV de Porsche se queda sin jugo después de aproximadamente 200 kilómetros yendo a fondo. En manos de un conductor igualmente ambicioso, el BMW hará casi el doble de esa distancia. Rellenar más de 60 litros del mejor 98 sin plomo es una rutina de cinco minutos, no un sermón de 20 minutos, en el mejor de los casos con la recarga rápida de Porsche.

Taycan

Quizás la mejor respuesta para 2020 es un híbrido enchufable. La opción más avanzada en el mercado de alto rendimiento es el Polestar 1 de edición limitada, que tiene un alcance exclusivamente eléctrico de 120 km actualmente incomparables, pero también un precio vertiginoso: 155.000 euros. El plan es construir 500 al año y 1.500 en total. El 1 combina un motor de gasolina de cuatro cilindros y 2.0 litros altamente afinado de la empresa matriz Volvo con un eje trasero electrificado. Juntas, las dos fuentes de energía generan la fuerza de un superdeportivo. Esa es la buena noticia.

Y luego está el Tesla Model S, una respuesta que nos ha estado mirando a la cara durante ocho años. El diseño inofensivo apenas ha cambiado desde junio de 2012, pero la tecnología sí lo ha hecho, el Model S evoluciona a pasos agigantados para que la competencia parezca aburrida una y otra vez.

Taycan

El Taycan Turbo S de 761 CV completamente cargado viene con un precio de 189.000 euros –el Taycan 4S de 571 CV cuesta 114.000 euros–. Nuestro Model S es la edición Raven y, con una potencia de 795 CV, eliminaría más de 105.000 euros de tu cuenta bancaria. Si la aceleración en línea recta es lo que más importa, el Tesla es el ganador del duelo. Sin embargo, si el placer de conducir es lo decisivo, la pregunta clave es cuánto de la excelencia dinámica de Porsche se ha traspasado al Taycan Turbo S. Si la exclusividad es la prioridad número uno, el Polestar de 600 CV construido a mano parece difícil de superar. Y si su conciencia no se ve perturbada por las preocupaciones sobre los combustibles fósiles, el BMW M5 Competition de 625 CV será el primero de su lista si tienes sus 150.000 euros.

Porsche Taycan y 3 jinetes muy dispares

En convoy, volando a lo largo de caminos rurales vacíos, aún más vacíos por la noticia del año/década/siglo, nuestra caravana es tan improbable como impresionante. Donde debemos reducir la velocidad antes de acelerar nuevamente, para pasar por curvas cerradas y cruces. Los dos vehículos eléctricos puros son profundamente impresionantes, su aceleración impactante. Con el Control de Salida activado, el Porsche utilizará su capacidad de desbordamiento para asaltar el 0 a 100 km/h en 2,8 segundos. Pero el Tesla, al menos en su primera carrera, puede reducir dos décimas el tiempo del alemán. El Taycan puede mantenerse en esa cifra de 3 segundos hasta 10 intentos consecutivos; el Model S simplemente no puede con ello. El modo Ludicrous de Tesla vale su peso en oro, pero después de repetidas aceleraciones, ese oro resulta ser bitcoin.

Taycan

El BMW puede verse y sonar anticuado en esta compañía, pero es un automóvil convencional muy evolucionado. En un tramo recto, el Tesla y Taycan se adelantan luchando por la supremacía del EV, pero no podría importarme menos que el BMW necesite 3,3 segundos completos para ir de 0 a 100 km/h. A medida que avanza por el camino, la música del V8 empuja tu cerebro hacia un gran tanque de felicidad. Tus tímpanos y glándulas suprarrenales están bien atendidos. ¿El Polestar? Detrás de todos ellos, no es un eléctrico rápido, 0 a 100 km/h en 4,2 segundos, ni melodioso como el M5.

Taycan

Por delante desde el primer momento, los vehículos eléctricos soplan mientras el híbrido y el M5 V8 se pierden entre la maleza con la aceleración en marcha. Con el Tesla en modo “Ludicrous” y el Porsche en “Sport Plus”, ambos son más rápidos que el BMW entre 50 y 100 km/h y 80 y 120 km/h. Mientras que el Polestar lucha por mantenerse al día, adelantar en el Tesla y el Porsche es una experiencia que raya lo surrealista. Es posible que haya pasado décadas aprendiendo a hacer malabarismos con el impulso, la respuesta y la selección de marchas, para reducir la cantidad de tiempo que pasas en el lado equivocado de la carretera. Pero en estos vehículos eléctricos no lo necesitas, solo tienes que colocarlos y bajar el pie.

Polestar 1, muy rápido… en cualquier otra compañía

Si bien las cifras del Polestar no son tan extraordinarias como las de Tesla o Taycan, el 1 se consideraría muy rápido en cualquier otra compañía. Al conducir las cuatro ruedas sin un enlace mecánico entre los ejes, el tren motriz híbrido del Polestar merece una medalla de oro por la gestión del par.

Taycan

Tres fuentes diferentes generan una gran potencia y una torsión irresistible: el motor de combustión de 306 CV, un generador de arranque de 46 CV y dos motores eléctricos de 110 CV. El total combinado es de 600 CV y 1.000 Nm. Gracias a la batería de 34kWh, potente según los estándares PHEV, el coupé puede, en modo “Pure”, cubrir casi tantos kilómetros en cero emisiones como un Smart EQ. Los amortiguadores Öhlins a medida, de acción rápida, se pueden ajustar en cinco pasos a través del selector de modos de conducción o, por llave, en 22 etapas, desde lana de algodón hasta hormigón inflexible, listo para circuitos. Los enormes neumáticos de 21 pulgadas se agarran como las mandíbulas de un perro hambriento.

Un mago de la fluidez

En movimiento, el Polestar 1 es un mago de la fluidez, que orquesta magistralmente una potencia de transmisión trasera casi silenciosa, solo eléctrica y el esfuerzo adicional de las ruedas delanteras, impulsadas por el motor. ¿Inconvenientes? El motor de cuatro cilindros suena brusco cuando se exprime, la transmisión puede ser un problema, y los engranajes de la caja de cambios automática progresan en ocho marchas muy perceptibles. ¿Méritos? La dirección está bien conectada pero no se ve perturbada fácilmente por los 420 Nm del motor que tira de sus brazos. Y un amplio agarre y una fuerte tracción no se interponen en el juego: la conducción es envolvente y segura, ofreciendo de todo, desde patinaje elegante hasta deslizamientos finos.

Taycan

Al igual que con cualquier híbrido enchufable, gran parte del valor del Polestar depende de cuándo, dónde y cómo lo uses. Puede atravesar zonas de cero emisiones que de otra manera te dejarían fuera, pero también puede significar que llevas mucho peso y volumen. El Polestar 1 es un automóvil que exige que te involucres, en todos los niveles. Detrás del volante, en su dedicación a cargarlo, al ajustar su talentoso chasis para que se adapte a su estilo, con el Polestar obtienes lo que buscas.

El rey del dinamismo

Lo mismo ocurre también con el M5, pero para un enfoque dinámico, el BMW eclipsa incluso al genial e idiosincrásico sueco. Asume el control de tu sistema nervioso y, al hacerlo, coloca la carretera en las palmas de las manos, conecta el cuerpo y el automóvil como un imán de caparazón blando. A pesar de los innumerables microchips, el BMW se siente analógico en la forma en que se mueve, suena y trabaja contigo. El motor de 4.4 litros, el M xDrive y el diferencial M Sport distribuyen la considerable masa muscular del M5 con un raro instinto de equilibrio y proporción.

Los frenos carbono-cerámicos tienen un agarre tranquilizador sobre el peso y el impulso sustancial del automóvil, pero podrían responder un poco más rápido, actuar más progresivamente y ser menos pesados en los músculos de las piernas. La dirección de velocidad y esfuerzo variable es un control carnoso y preciso, aunque algo sintético, mientras que el chasis cubre el repertorio completo, desde el gran crucero hasta el derrapador. El M5 se conduce sorprendentemente bien en algunas superficies (como ya pudimos sentir en nuestra prueba), pero a medida que el camino se deteriora, también lo hace el cumplimiento de la suspensión del Competition. En este apartado incluso el Tesla se siente más flexible, mientras que el Porsche Taycan ofrece una mayor extensión de compresión y rebote. El Polestar 1 llega al límite de la firmeza pero nunca se muestra excesivamente áspero. No obstante, el BMW M5 obtiene un montón de puntos de bonificación cruciales en el límite de adhesión, donde un conjunto de diferentes actitudes bajo demanda y un mayor grado de participación hacen que la berlina de cuatro puertas proporcione un impulso más emocionante en general.

Taycan

Volvamos al Tesla. El automóvil de California fue sensacionalmente bueno como recién llegado, pero ahora todo se pone mucho más difícil. La presentación actual no es del todo especial, y el Model S carece tanto del valor de novedad del Porsche como del sentido de la ocasión del Polestar. Direccionalmente estable, es prácticamente inmune a la provocación.
Que es donde el Porsche tiene la ventaja.

Fue desarrollado en un mundo en el que Tesla ya había demostrado lo que era posible. Contrariamente al Model S, que introdujo por primera vez la conducción de un pedal, el Turbo S prioriza la inercia sobre la regeneración. Esto marca una gran diferencia en las carreteras secundarias, donde el Porsche brilla como un planeador sin esfuerzo, capaz de devorar asfalto a un ritmo vertiginoso. La transición de la desaceleración eléctrica a la hidráulica es casi imperceptible a cualquier velocidad y con cualquier presión de pedal. De hecho, las distancias de frenado del Porsche Taycan eclipsan incluso al 911 GT2 RS. Es este increíble y casi surrealista ciclo de avance rápido –y rebobinado rápido– el que perdura en la memoria hasta bien entrada la noche.

Volando bajo en el Porsche Taycan

El Porsche Taycan tiene una posición de conducción extraordinariamente baja, similar a la de un automóvil deportivo, una sensación totalmente conectada a la dirección, un agarre excepcional en la carretera y la capacidad de proporcionar velocidades en curva aparentemente imposibles. Asistido por la sutil pero efectiva dirección de las ruedas traseras, el efecto de vectorización del par de la tracción total controla automáticamente su imprudencia, aunque si se suma “Sport Plus” con “ESP Off” puedes disfrutar de un sobreviraje de potencia, estilo M5, pero sin el ondulante humo de los neumáticos.

Taycan

El gran perdedor de este partido es el árbitro. Si gana el M5, el árbitro solo puede ser un petrolhead de mente estrecha y mirada al pasado. Pon al Porsche Taycan el primero y será percibido como un adicto a la tecnología que hace la vista gorda sobre los requisitos de autonomía. El Tesla es más barato y más práctico, con mayor autonomía y opciones de carga gracias a la red de Superchargers. Si fuéramos a por un Porsche Taycan, sería el 4S que ya pudimos probar.

El Polestar es un caballo oscuro que, con su aspecto deslumbrante y su brillante chasis, amenaza con atrapar tu corazón tan fácilmente como el BMW. Pero, en última instancia, es muy caro, y a menos que esté completamente cargado, tampoco está en el mismo estadio de rendimiento que el resto del grupo. Es un compromiso, pero no lo suficientemente convincente como para librarte del problema. No, debes elegir: ¿estás listo para la electricidad? Porsche está listo si tú lo estás; BMW si no lo estás.

Taycan
¡Valora este artículo!
[Votos: 3 Media: 5]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Deportivo del año
  • Deportivo del año: nacidos para correr

    Carreteras rápidas y solitarias para conducir los seis mejores coches en busca del deportivo del año. La elección de los...

  • Jaguar I-PACE vs Mercedes EQC ¿Estáis preparados?

    A la pregunta de hoy muchas marcas dirían “¡por supuesto! Aquí tienes nuestro coche eléctrico”, pero lo cierto es que a...

  • Sangre
  • Mercedes SLS AMG VS Dodge Viper, Sangre y arena

    No fue una noble acción, pero gustó a los accionistas. Daimler compró el grupo Chrysler y, cuando la cosa se puso fea,...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración