Veintiocho años después del lanzamiento del 959 sólo cinco medios españoles fuimos convocados a la presentación del Porsche 918 Spyder en Valencia, y tuve la sensación de vivir un momento histórico. Los superPorsche de producción limitada nacen cada diez años más o menos. El último fue el Carrera GT presentado en 2003, que costaba 504.000 euros y del que se produjeron 1.270 unidades. Del nuevo Porsche sólo se fabricarán 918 coches.

Para entender cómo funciona el Porsche 918 Spyder hay que aclarar que emplea tres motores (un V8 de explosión y dos eléctricos) y dispone de cinco modos de conducción. Estos no influyen solo en la integración de los motores, sino también en el cambio PDK o la aerodinámica activa. Son los siguientes: E-Power, Hybrid, Sport Hybrid, Race-Hybrid y Hot Lap. En E-Power (E en el selector) y con la batería a tope tiene una autonomía para funcionar en modo eléctrico más de 30 km, y alcanza un máximo de 150 km/h. Además puede acelerar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y rodar como un fantasma, sin que nadie lo escuche. En la prueba de homologación para automóviles híbridos el 918 Spyder ha logrado un consumo de 3 litros a los 100 km., algo inaudito para un coche de 887 CV. Porsche ofrece dos estaciones de carga para instalar en el garaje. Con la de serie tarda unas cuatro horas en cargar la batería, y con la opcional hace una carga completa en sólo 25 minutos.

Porsche 918 Spyder

En el Porsche 918 Spyder vas sentado muy cerca del suelo, y para entrar debes superar los anchos largueros laterales de fibra de carbono. En la consola se utiliza la tecnología Black Panel. Con ella todos los sistemas se usan mediante la superficie táctil de la consola central. Para elevar el alerón 918 tienes que pulsar “car”, luego elegir entre “exterior” e “interior”, y después “alerón trasero”. A la derecha del volante hay una pequeña palanca como la de los automáticos, con las posiciones P, D y R. A la derecha, un botón para el freno de mano. Ponemos la D y comenzamos a rodar. La dirección es muy directa y la velocidad de paso por curva, increíble. Pero lo más interesante del 918 es que es divertido, puro y natural, y no atemoriza a su conductor a pesar de la enorme potencia disponible.

Con casi 900 CV, es mucho más noble y seguro que un 911 Turbo de 300 CV de los años 80. La respuesta al acelerador es inmediata, y tracciona tan bien que puedes empezar a acelerar muy pronto en los giros para salir catapultado. En las curvas rápidas se siente ligero y preciso y emplea el Porsche Vectoring Plus (con bloqueo electrónico del diferencial) y la dirección en el eje posterior estrenada por los 911 Turbo y GT3.

Porsche 918 Spyder

En la recta del circuito de Cheste pulsas el botón rojo (hot lap), aceleras y sube de velocidad tan rápido que es fácil ponerte a 250 km/h, con tiempo para frenar y sin riesgo de salirte a final de recta. Respecto a la aceleración no he experimentado nada igual, aunque nunca he conducido un Bugatti Veyron. El futuro es el lugar donde nos toca vivir, y el nuevo Porsche es el deportivo con el que nos toca soñar. Es increíblemente rápido sin ser intimidante, y se fabricarán 918 unidades a partir de 787.000 euros.

Porsche 918 Spyder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cinco =