- Publicidad -

Imagínate que estas tranquilamente tomando un vino en la costa azul de Francia, en Mónaco, cuando de repente, un sonido a lo lejos se empieza a hacer más fuerte. La copas vibran y el camarero se queda paralizado. Petardeos, estruendos, un sonido metálico que no para de hacer vibrar el vino y que cada vez es más fuerte, como si el infierno se acercara. De pronto gira al final de la calle algo muy bajo y ancho, con dos grandes focos y decoración llamativa, es un Porsche 917 que se acerca lento pero ruidoso.

Porsche 917

No es raro ver superdeportivos exóticos o clásicos por las calles del principado, pero un héroe de Le Mans circulando por la vía pública no es algo muy común. Así deben ser las visitas de Claudio Roddaro cuando va al restaurante. Es un coleccionista de modelos Porsche de competición y esto que veis es un 917 original, no una réplica bien detallada, que ha sido homologado para la calle.

El Porsche 917 con chasis 037 llegó a las manos de Claudio en 2016, que tenía muy claro desde el principio el uso que le iba a dar a este coche con tanta historia. ¿Y cómo demonios han homologado este dinosaurio de la competición? Pues muy “sencillo” alguien ya había hecho “street-legal” antes un 917, el chasis 021, que estuvo poco tiempo en activo. Por suerte para Claudio hubo otro más, el 030, que ha sobrevivido hasta nuestros días y que fue propiedad del difunto conde Rossi, el noble italiano que creó el vínculo entre Martini y Porsche. Ese coche al acabar sus servicios como corredor pasó a ser homologado para calle y sobrevivió hasta hoy.

Porsche 917

Existiendo un precedente de homologación, Claudio tan solo tenía que demostrar que era poseedor del mismo tipo de vehículo. Aquí es donde empezaron las complicaciones. Y es que el chasis 037 fue comprado por Baur, un carrocero alemán, a finales de los 70 pero el coche no se acabó de montar. De ahí pasó a Estados Unidos, a un coleccionista privado que lo llevó a ensamblar a Gunnar Racing en Long Beach. Más de 30 años después el Porsche 917-037 volvió a la escena pública en 2004, en el Rennsport Reunion en Daytona.

Porsche, muy cuidadosa de su legado, seguía la pista de todos los Porsche 917, para así poder dar soporte técnico a sus propietarios. En este caso se encargó un nuevo chasis, por lo que este 917 tiene el aprobado oficial de la marca como coche original. El 95% de las piezas del 917-037 son originales de su época, siendo uno de los más originales que existen, y uno de los pocos que no sufrió ningún accidente, ya que no compitió.

Porsche 917

Dos meses estuvo Claudio peleando con la burocracia monegasca para conseguir el papeleo necesario. Finalmente a su decoración de Martini sobre la brillante carrocería plateada se le añadieron las dos matrículas que le permitían circular por la calle.

El 917 lleva un motor de 4.9 litros de 12 cilindros bóxer, refrigerado por aire, el cual sigue produciendo los 600 CV de origen. Eso significa que ligado a los 600 kg que tan solo pesa el 917, la mitad de lo que pesa un 911 GT3, tiene un ratio de peso-potencia de 1.000 CV por tonelada. Lo mejor, para la carretera y en un coche de hace casi 50 años.

Porsche 917

Ahora siempre que vayas a Monte Carlo piensa que en el siguiente semáforo podría haber un coche de Le Mans, esperando, con el repiqueteo de su motor sonando por encima del ronroneo de los V8 o V12 de los superdeportivos de la ciudad. Ojalá más amantes del motor como Claudio, dispuestos a tener en su garaje coches como este Porsche 917.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.