- Publicidad -

Siempre que Porsche lanza una nueva versión del 911, los más entusiastas aguardan la llegada de la versión Turbo correspondiente. Esta vez no se han hecho de rogar y a principios de 2016, en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit se podrán ver en vivo. Como era de esperar su potencia crece, tanto para el 911 Turbo como el 911 Turbo S, y ahora tienen 20 caballos más. Por supuesto su diseño se afila y se mejora. Para incrementar la potencia del motor de seis cilindro biturbo del 911 Turbo se han modificado los orificios de admisión de la culata, incorporado nuevos inyectores y la presión de combustible es superior. Por lo tanto de eso 3.8 litros se obtienen 540 CV, que suben hasta 580 en el 911 Turbo S, con nuevos turbos y compresores mayores. Porsche todavía sigue siendo el único fabricante en utilizar turbocompresores con turbinas de geometría variable en motores de gasolina. 

911 Turbo S

Dichos motores incorporan la función dinámica de sobrepropulsión, para mejorar su respuesta cuando se conduce de forma dinámica. Con ello se mantiene la presión de carga del turbo mientras se levanta brevemente el pie del acelerador. Esto se consigue interrumpiendo la presión de combustible, al tiempo que la válvula del acelerador permanece abierta. El resultado es que el motor reacciona prácticamente sin retardo a la siguiente presión del pedal del acelerador. El efecto de esta función es más acusado en los modos de conducción Sport y Sport Plus que en el modo Normal.

911 Turbo S und 911 Turbo S Cabriolet

Esta nueva generación de deportivos consigue unas altas prestaciones y un rendimiento impresionante a la vez que reducen el consumo. El Porsche 911 Turbo S alcanza los 100 km/h en 2,9 segundos y sube hasta los 330 km/h, doce kilómetros por hora más que antes. Por su parte el 911 Turbo hace el 0 a 100 en 3 segundos y su velocidad máxima es de 320 km/h, cinco más que su antecesor. Los consumos se mantienen a 9,1 l/100 km y 9,3 l/100 km para los descapotables. La gestión avanzada de la electrónica del motor y la transmisión son las culpables de esta reducción de consumos de combustible.

911 Turbo Cabriolet

El nuevo volante deportivo GT  incorpora de serie un selector de modos. Consiste en un mando giratorio con distintas posiciones, que se usa para seleccionar uno de los cuatro modos: Normal, Sport, Sport Plus o Individual. Otro elemento nuevo del Paquete Sport Chrono es el botón Sport Response, situado en el centro del selector de modos. Inspirado en la competición, prepara el motor y la caja de cambios para la mejor respuesta posible cuando lo apretamos. En esta situación, el vehículo puede conseguir la aceleración óptima durante un periodo máximo de 20 segundos, por ejemplo, para un adelantamiento.

911 Turbo S Cabriolet
911 Turbo S Cabriolet

El Porsche Stability Management (PSM) de los modelos 911 Turbo tienen ahora un nuevo modo PSM Sport. Presionando el botón PSM, situado en la consola central, hace que el sistema trabaje de una forma muy deportiva y con mayor permisividad. Al elegir el modo PSM Sport se altera la forma de intervenir del control de estabilidad PSM, de una manera más evidente a como lo hacía en el modo Sport Plus del modelo anterior. Sin embargo, el PSM se mantiene en una especie de estado latente, pero activo para intervenir en situaciones más comprometidas, incluso en el modo PSM Sport. El chasis de los nuevos modelos 911 Turbo, con el sistema PASM de serie, ofrece ahora una diferenciación todavía mayor entre rendimiento y confort. Además, el 911 Turbo S cuenta con varios complementos para realzar el dinamismo en la conducción: el PDCC, un mecanismo que compensa el balanceo, es de serie, igual que el sistema de frenos cerámicos PCCB.

P15_1241

 

Por supuesto el nuevo Porsche 911 Turbo mantiene las características significativas del diseño de los modelos Carrera actuales, pero con elementos especiales dignos del 911 Turbo. Nuevas entradas de aire laterales en el frontal, tiras de LED dobles y una aleta adicional en la toma central de aire para lograr un aspecto más ancho del morro. Las llantas de 20 pulgadas son nuevas y en el Turbo S las llantas con tuerca central son de siete radios dobles en vez de diez. En su evocadora trasera se han incorporado los nuevos pilotos tridimensionales, las salidas de escape han sido retocadas y se incorporan tubos dobles y la rejilla trasera se ha optimizado para la entrada de aire a motor. El precio del Porsche 911 Turbo es de 200.822 euros y la gama llega hasta los 247.927 euros del 911 Turbo S Cabriolet 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.