- Publicidad -

Hace unas semanas que Porsche soltaba la liebre de que preparaba un proyecto enfocado a los clásicos. El Project Gold nacía sin muchas pistas pero poco a poco se iba aclarando ante que modelo nos encontrábamos hasta llegar a hoy. Y es que la división Porsche Classic ha vuelto a producir un Porsche 911 993 Turbo, el último modelo refrigerado por aire que salió de Stuttgart y que vuelve 20 años después para celebrar los 70 años de deportivos de la marca alemana.

 

Este Porsche 993 Turbo nace bajo la premisa de rendir homenaje a una saga de modelos “air-cooled” en este año tan especial para la casa alemana. Un 911 que además se inspira en otro modelo especial y también cúspide de otra saga, el 911 Turbo S Exclusive Series que probamos en 2017. Este 993 único será el centro de atención en la Porsche Rennsport Reunion el 27 de septiembre, en Laguna Seca. Pero además, un mes más tarde, el 27 de octubre, RM Sotheby’s lo llevará a subasta, cuyos fondos se irán para la Fundación Ferry Porsche, una organización sin ánimo de lucro creada con motivo del 70 aniversario de Porsche.

Con este Project Gold, Porsche vuelve a demostrar la marca ligada a la innovación y la historia que es. Un buen ejemplo de lo que su departamento de clásicos es capaz de hacer, resucitar al 993 Turbo 20 años después y por si fuera poco, el mismo año en el que se anuncia la llegada definitiva del Porsche Taycan, el primer eléctrico puro de la marca. Gracias al Project Gold, la innovación y la tradición irán más de la mano que nunca y el 993 Turbo vuelve a ser fabricado nuevo como homenaje al aniversario de los 70 años. Porsche Classic ha tenido acceso a las más de 6.500 piezas que tiene disponibles en stock para su fabricación de nuevo, mientras que en total, los clientes Porsche de vehículos clásicos pueden pedir a través de sus Centro Porsche cualquier pieza de entre las 52.000 que la marca guarda en stock de todos los modelos.

Para dar forma a este “nuevo” 993 Turbo, Porsche ha necesitado casi un año y medio. Ha seguido técnicas modernas para su fabricación, como por ejemplo la aplicación de la protección anticorrosión o el proceso de pintado que utiliza en los modelos de hoy en día. La parte tradicional la llevó a cabo Porsche Classic, cuyos expertos se encargaron del ensamblaje a mano en el centro especializado que la firma tiene en Stuttgart. Uno de esos procesos ha sido el denominado “matrimonio” entre chasis y motor. En este caso y siendo fiel al original, un motor de seis cilindros bóxer de 3.6 litros y doble turbo, capaz de rendir 450 CV. Se asocia con el cambio manual y por supuesto la tracción total, ambos dotados de piezas originales de la época. Además este 993 Turbo lleva un número de chasis que sigue  la numeración del último ejemplar que salió de la cadena de montaje en 1998. La única pega es que, al tratarse de un modelo fiel al de hace 20 años, no puede superar ninguna normativa de homologación por las emisiones y solo es apto para su uso en circuito.

Tanto su configuración exterior como interior son fruto de la inspiración en el 911 Turbo S Exclusive Series, de ahí que luzca este color dorado denominado Golden Yellow Metalli, con la salvedad de que aquí se han suprimido las rayas longitudinales en color negro. Las llantas han sido pintadas en el mismo color negro y con la misma técnica de uso de un láser para darle el perfil dorado.

Por otro lado el interior es fiel al original, con los relojes analógicos, el mismo volante y distribución del salpicadero, todo hecho a mano y siguiendo el patrón de color del exterior pero a la inversa. La tapicería es de cuero negro y los pespuntes y costuras del dorado de la carrocería.

La saga 993 de Porsche es a día de hoy uno de las más codiciadas y en auge, y es que es el perfecto youngtimer de Porsche, siendo puro en conducción pero a la vez cómodo y fiable. Los 911 993 fueron los primeros que adoptaron un nuevo chasis en aluminio, lo que le confirió una mayor rigidez y una buena agilidad. Este 993 Turbo además fue el primero que incorporaba dos tuborcompresores a sus motor, lo que le supuso en 1995 ser el motor con las emisiones más bajas del mundo. También le caracteriza un frontal mucho más bajo que el de los primero 911, en parte gracias al rediseño de los faros redondos, a unos elipsoidales. Sus llantas de diseño Turbo eran de aluminio y sus radios huecos fueron otra de las novedades de los 911 Turbo. De esta versión, la más potente de 450 CV, solo se hicieron 345 unidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.