Antes de que se presente en Ginebra, ya tenemos las primeras imágenes de la variante off-road del Rifter (el equivalente a la Citroën Berlingo). Se trata de un prototipo que aúna todas las ventajas de un monovolumen con las capacidades off-road de un todocamino.

Presentado con un color bastante llamativo en negro y amarillo mate, el Rifter presenta tracción en las cuatro ruedas, con llantas de aleación de 16 pulgadas enclaustradas en unos neumáticos BF Goodrich preparados para todo tipo de terreno, con una altura de la carrocería aumentada en 80mm -frente al modelo estándar-.

peugeot-rifter-4x4-concept

El sistema de detracción ha sido desarrollado por Dangel, una marca especialista en transformar vehículos convencionales en modelos preparados para todoterreno, el cual oferta en este modelo un diferencial central autoblocante.

Para propulsar al monovolumen off-road, el Rifter cuenta con un motor de 1.5 litros BlueHDi 130 CV y 300 Nm de par motor. La fuerza se trasmite a las cuatro ruedas a través de la caja manual de seis velocidades.

peugeot-rifter-4x4-concept

El color amarillo y negro continúa en su interior, con varios elementos que destacan por su contraste tanto en los asientos, en el sistema de ventilación y en el volante. Los asientos están acabados en Alcantara y tela, mientras que el volante está recubierto de cuero.

peugeot-rifter-4x4-concept

A su vez, tenemos varias inserciones de aluminio en la consola central y en las puertas, junto con el nombre “Rifter” marcado en la columna central. También viene equipado con una bicicleta eléctrica Peugeot eM02 FS Powertube, para ir a los lugares donde el Rifter no puede llegar.