Desde hace pocos años Peugeot nos ha cautivado con sus nuevos interiores, una estructuración y diseño que se engloba bajo la denominación Peugeot i-Cockpit y que empezó en esta nueva versión con el 3008, para después trasladarse al 5008, y el resto de la gama, hasta llegar a su zenit en este nuevo 508. Y es que no solo del diseño exterior vive este 508, su interior también destaca gracias a la combinación de materiales, disposición y tecnología, un compendio de cualidades que hacen que la firma gala de un salto enorme respecto a sus rivales.

Diseño interior Peugeot 508

En el nuevo Peugeot 508 estos nuevos atributos están muy presentes, con una disposición y diseño reajustado para su condición de berlina, pero igualmente rematado de forma brillante. Una generación de Peugeot i-Cockpit a la altura de los esperado.

Empezando por el elemento más básico y más necesario, el volante, Peugeot aquí replica lo instaurado en el 208 cuando llegó su i-Cockpit, un tamaño compacto y achatado por ambos lados. Es muy fácil acostumbrarse a él y después el resto de volantes nos parecen demasiado aparatosos. Además integra todos los botones necesarios para manejar la pantalla central o la instrumentación digital.

Precisamente este es el otro gran elemento del nuevo 508. La nueva instrumentación digital es una pantalla de alta resolución de 12,3 pulgadas, en la que se nos muestra todo tipo de información, y tenemos además hasta seis modos personalizables. Su colocación queda de tal forma que la vemos directamente por encima del volante, con una buena visión debajo de la carretera.

Diseño interior Peugeot 508

La otra gran pantalla del interior es la central. Táctil y de 10 pulgadas a partir del acabado Allure, el segundo más bajo, está integrada en el salpicadero a una altura buena para no apartar la vista demasiado de la conducción. Justo debajo de ella tenemos las siete teclas o botones con las que acceder directamente a los principales menús, tales como la navegación, el climatizador o los ajustes.

Uno de los elementos mejor integrados en todo este diseño es la palanca de cambios automática, en este caso del cambio EAT8. Integra el propio botón de la P de Parking y con leves toques hacia delante o hacia atrás pasamos de una posición del cambio a otra. Además se acompaña con levas en el volante, en este caso hechas en aluminio y plástico.

Uno de los pequeños elementos especiales en este Peugeot 508 es el i-Cockpit Amplify. Es un sistema con el que el coche se ajusta automáticamente a dos ambientes diferentes y personalizables como son el “Boost” y “Relax”. Con ellos se cambia la intensidad de la iluminación así como el color y el diseño de las pantallas, la música pasa a ser otra preestablecida, y se activan los masajes multipunto de los asientos.

En la consola central junto a la palanca de cambios también tenemos el botón de arranque, así como el selector de modos de conducción, para cambiar el carácter del coche entre ECO, Sport, Confort y Normal.

Dependiendo del acabado llevaremos cuero, con un diseño de los asientos en forma de rombos en su tapizado, y costuras en color de contraste. Además el volante va forrado en piel, y la tela o los plásticos duros, así como elementos en aluminio y piano black están también presentes en el interior del 508. Lo bueno es que su carácter deportivo se ve reflejado en la posición de conducción, baja y ergonómica, gracias a unos asientos anclados bien abajo y de ajuste eléctrico.

Diseño interior Peugeot 508

Además en sus plazas traseras el espacio para dos adultos es generoso, tan solo mermado el acceso a estas debido al diseño coupé del techo. Pero una vez en el interior tenemos pleno espacio en la cabeza y hombros, así como climatización independiente para los ocupantes de las plazas traseras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.