Crecer es fácil, pero hacerlo tan bien como lo ha hecho Peugeot con el Peugeot 3008, no tanto. La marca francesa ha apostado de lleno por el segmento de los SUV y lo que antes era un monovolumen, ahora compite con sus mejores armas en el segmento C de los SUV. Se ha creado un vehículo a la altura de sus rivales en muchos sentidos, pero por encima de ellos en otros tantos.

Para empezar tiene toda la gracia y distinción del diseño francés. Peugeot ha renovado radicalmente la imagen del 3008, no solo por haber cambiado de concepto con respecto a la primera generación, sino por el gran salto cualitativo en todos los sentidos si lo comparamos con el hermano menor, el 2008. Tenemos una silueta con un perfil muy fluido, dominado por su altura, su longitud y un pilar trasero de color negro brillante que nos da la sensación de un techo suspendido en el aire. La mirada porta el carácter felino de la marca, que por otro lado se plasma a la perfección en una zaga dominada por la moldura negra que recorre el portón trasero de lado a lado de las nuevas ópticas Led de tres garras.

Si el Peugeot 3008 ya fue un coche tecnológico en su día, hoy se presenta como el referente a seguir en su categoría gracias al nuevo Peugeot i-Cockpit. Nadie en el mercado tiene un interior tan ergonómico, práctico y tecnológico como el del nuevo SUV francés. Los ingenieros y diseñadores han hecho un trabajo digno de perdurar muchos años sin acusar el paso del tiempo. La tecnología prima en cualquier elemento, pero dotada de una sencillez que la hace aún más atractiva.

Instrumentación digital, pantalla táctil y nueva configuración del salpicadero, la botonera y la palanca de cambios. Su i-Cockpit de nueva generación hace que el asiento del conductor sea un lugar privilegiado en este coche, por no decir codiciado. Desde el pequeño volante achatado podemos controlar el cuadro de instrumentos digital personalizable y de varios modos de diseño, en su pantalla de 12,3”. La consola central está formada por 7 sencillos botones para cada elemento del sistema de información y entretenimiento, que también podemos manejar desde la pantalla táctil de 8”. La palanca de cambios automática es de nuevo diseño y encaja a la perfección con el conjunto del interior. Pero no solo las plazas delanteras son un referente, en lo que a espacio y comodidad se refiere, de hecho las plazas traseras son capaces de albergar tres ocupantes con total comodidad, incluso pasajeros de gran altura. Y si nos preocupa el maletero, aquí no hay razón para ello, pues disponemos de 520 litros, el cual es accesible con el nuevo sistema de apertura manos libres.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Peugeot no descuida nada, y para el 3008 han incorporado una serie de mecánicas competitivas en el mercado en cuanto a prestaciones y consumos. El motor más eficiente de todos es el BlueHDi de 1.6 de 100 y 120 CV, al que en la familia diésel se suma el motor 2.0 BlueHDi de 150 y 180 CV, pudiendo ir este último asociado al cambio automático de 6 velocidades EDC6. Este motor, el más potente, es el que ofrece el mejor balance en cuanto a consumos y prestaciones, por ser muy capaz de hacer que el 3008 se mueva con mucha agilidad y soltura en autopista y carreteras secundarias. Por otro lado, en las variantes gasolina, contamos con otros dos motores, el
PureTech 1.2 de 130 CV, un motor que a pesar de su baja cilindrada sorprende lo dócil y agradable que es, además de ser capaz de dar vida al 3008 con total soltura, sin necesidad de echar de menos más potencia. Pero si queremos un extra, está la versión THP 1.6 de 165 CV, con el cambio EDC6.

Toda esta gama de motores va montada junto al resto del coche en la nueva plataforma EMP2, un chasis de nueva factura que Peugeot utilizará también en su próximo SUV de 7 plazas, el Peugeot 5008. Gracias a esta plataforma, el 3008 ha logrado ganar más espacio interior con respecto a la generación anterior, además de perder cerca de 100 kg. Su estructura y configuración con la suspensión hacen del Peugeot 3008 un coche muy estable en el paso por curva y de gran comodidad en las autopistas. Está a un nivel difícil de alcanzar por sus rivales y que vuelve a demostrar que en Peugeot se preocupan también por las sensaciones al volante.

Dado que la tecnología está cada vez más presente en la conducción, la marca gala ha sabido incorporar también esto, con múltiples elementos que harán que el 3008 no solo sea más seguro, sino también más avanzado. A elementos ya casi imprescindibles en un coche moderno, como son las luces Led o los sensores de aparcamiento y cámara de visión trasera, no faltan otros casi indispensables para la seguridad. Se incorpora el sensor de vehículo en ángulo muerto, la detección de frenada de emergencia, un control de crucero adaptativo, en el que podremos regular la distancia que queramos dejar con el vehículo de delante, y así un sinfín más de sistemas de seguridad y ayuda a la conducción.

Uno muy destacable y de interés es el Advanced Grip Control. Como SUV que es, el Peugeot 3008 está preparado y pensado para aquellos que también tengan un lado aventurero y el asfalto se les quede pequeño. Por eso, para un uso fuera del firme de las carreteras, Peugeot ha creado este sistema de control de tracción, que podemos seleccionar en varios modos: “Normal”, “Snow”, “Mud”, “Sand” y “ESP Off”. A esto hay que sumar que disponemos de una altura libre al suelo de 22 centímetros, la mejor de su categoría, y que se pueden incluir unos neumáticos específicos M+S. Una novedad del sistema Advanced Grip Control es que incluye un control de descenso con el que poder circular hasta a 3 km/h.

 

El nuevo Peugeot 3008 está disponible en varios acabados, según el nivel de equipamiento y de diseño exterior. Empezando por el más básico está el Active, Allure, y más deportivos y con elementos exclusivos el GT-Line, y el GT, con el que además podremos tener la carrocería en dos colores y un look mucho más deportivo. Si crees que el 3008 es tu SUV, puedes hacerte con él desde solo 23.450 euros para el 1.2 PuereTech de 130 CV.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 4 =