ComparativaComparativa

COMPARATIVAS

Peugeot 208 y Renault Clio 2020: hora de renacer

RevistaCAR 19 de enero, 2020 | Tiempo de lectura 7 min

Estamos probando las últimas versiones de dos iconos del automovilismo francés, el Peugeot 208 y el Renault Clio, que, como los grandes edificios de esta ciudad, han evolucionado con el tiempo. El utilitario galo es la raza de automóviles favorita de Francia, y no hay dos que hayan avanzado el arte mejor que el Renault Clio –y el R5 que lo precedió–o el Peugeot 205 y sus sucesores. Para aquellos demasiado jóvenes para recordar la verdadera Belle Epoque automotriz de Francia –los años 50, 60 y principios de los 70, cuando Citroën innovó como ningún fabricante de automóviles había hecho antes–, el Clio y el 205 son probablemente los vehículos más conocidos y queridos en el país vecino.

Peugeot 208

Traemos a sus sucesores a la Ciudad de la Luz, la ciudad de su creación. Ambos son completamente nuevos, se montan en nuevas plataformas y se han mejorado mucho.

La cosa no puede ir mejor

El último Peugeot 208 atrae miradas de admiración, de hecho, más interés que cualquier compacto que pueda recordar por siglos. Y no es solo culpa de la pintura eléctrica Faro Yellow. Los parisinos taciturnos le dan el visto bueno y sonríen mientras nos detenemos y lo fotografiamos junto a los hitos de la ciudad, luchando por el espacio con turistas chinos tomando selfies sin parar.

El nuevo Clio es mucho mejor que el anterior, especialmente en calidad interior. Desde 1990 ha sido el automóvil francés más vendido del mundo. De manera reveladora, los parisinos ignoran al nuevo Clio, tratándolo con su habitual sang-froid. Es tan familiar en esta parte del mundo como los toldos rojos de café y las mujeres bien vestidas que llevan perros pequeños. Eso sí, sigue siendo un utilitario de proporciones distintivas, con su capó largo, cuartos traseros bien formados y una gran rejilla de diamantes.

Esto le da un perfil deportivo tipo Alfa –piense en Alfasud, el Alfa 147 o el Giulietta–, o eso me dijo el director de diseño Laurens van den Acker hace años, cuando se lanzó el Clio Mk4. Incluso tenía manillas de las puertas traseras de estilo Alfa, ocultas en el pilar C. El nuevo Clio usa la misma plantilla de estilo y trucos, pero es más ancho, más bajo, más corto y tiene una parrilla aún más audaz. También inusual en esta categoría es la larga distancia entre ejes; 43 mm más largo que el Peugeot 208, y notablemente más largo que sus rivales, el Polo o el Fiesta. También es más ligero que antes, aunque unos 40 kg más pesado que el ultraligero Peugeot 208. A pesar de la vestimenta familiar, el Clio se monta en una plataforma Renault-Nissan completamente nueva, como la que usa el último Juke. Nuestra unidad es un RS Line tope de gama, equipado con un motor de gasolina de 1.3 litros y cuatro cilindros y una caja automática de doble embrague de siete velocidades, tuyo por poco más de 22.900 euros. El nuevo 208 es más atrapamiradas.

Es un automóvil llamativo, complementado por esas distintivas luces Led en forma de cuchilla, delanteras y traseras. Está bien proporcionado y su posición aplomo es excelente, ayudado por su baja altura de conducción. Ambos coches son achaparrados según los estándares de la categoría, muy pegados al suelo. El 208 es especialmente bajo.

Nuestro GT Line de acabado alto, un rival directo del RS Line del Clio, viene con el 1.5 diésel HDi de cuatro cilindros y caja manual de seis velocidades. Son 23.200 euros, un poco más que el Clio. El modelo 1.2 de gasolina, de igual a igual, cuesta alrededor de 500 euros más que el Clio. Al igual que con el Renault, el nuevo 208 se sustenta en una nueva plataforma, también vista en el último Opel Corsa. La suspensión es convencional: puntales delanteros y barra de torsión trasera. El fino 205 que comenzó esta línea de sangre tenía una versión particularmente ingeniosa y compacta de la suspensión de la barra de torsión, y su maletero no sufría intrusión de la suspensión.

Hora del duelo

Así que tenemos dos coches con historia, en una ciudad que rezuma herencia. ¿Estos modelos aún rocían polvo mágico francés en el sector de los utilitarios, tal como lo hicieron el 205 y el R5/Clio? Sí, lo hacen. Su estilo independiente y sus nuevos interiores finamente rematados se encargan de eso.

Los fabricantes franceses han decidido que sus prioridades son el diseño y la artesanía, cualidades francesas de larga tradición. Estas son virtudes muy atractivas para los compradores de automóviles en 2020.

En el Peugeot 208, encontramos un interior de materiales de alta calidad y diseño de lo más vanguardista, que incluye un panel de instrumentos en tres dimensiones, con su información proyectada en diferentes capas. Es personalizable y los gráficos son nítidos y coloridos.

Repletos de tecnología de seguridad activa

Una pantalla táctil central horizontal de 10 pulgadas de ancho tiene una fila de teclas de piano debajo para atajos a controles básicos, como la configuración del climatizador. La interfaz de usuario podría ser más intuitiva, aunque su gama de funciones conectadas es extensa, desde CarPlay hasta la navegación 3D y el estacionamiento con visión periférica. Al igual que el Clio, también está repleto de tecnologías de seguridad activa, que van desde el control de crucero adaptativo con parada y marcha automáticas –estándar en nuestro GT Line– frenada de seguridad activa a baja velocidad y luz de carretera activa. Nuestro Peugeot tiene más tecnología de serie que muchas grandes berlinas ejecutivas. El Renault está casi tan bien equipado.

El volante del Peugeot 208 es inusualmente pequeño, al igual que el 205, y ayuda a dar una agilidad similar a la de un kart, mientras el pequeño francés se desliza por el tráfico parisino. La dirección es más liviana y menos agradable que la del Clio, pero sigue siendo de las más dinámicas de la categoría. Eso sí, es perfecto para la ciudad. Peugeot no ha priorizado la fluidez de dirección y conducción. El 208 es muy capaz aquí, pero no sobresaliente, a diferencia del 205 en nuestra memoria. Peugeot ahora juzga, probable y correctamente, que esto no es una prioridad para la mayoría.

El paseo también es aceptable, si no especial. Con las grandes llantas de 17 pulgadas, navega por los baches con más flexibilidad que el Clio, que va calzado de igual manera, pero no tiene ninguno de los amortiguadores esponjosos que distinguieron a los Peugeot y Renault más antiguos. Tampoco cabalga tan bien como el Volkswagen Polo. ¡Un automóvil francés más firme que uno alemán! ¡Sacré bleu! Eso sí, a todos nos encantan los asientos acolchados del 208, tan solidarios, tan blandos y tan deliciosamente franceses, como los de la vieja escuela.

Familiar por fuera, muy cambiado por dentro

El Clio tiene una forma muy familiar, pero, por dentro, los propietarios existentes estarán encantados con la transformación. La cabina es sólida, elegante, bien terminada y parece premium. Es mucho más convencional que la futurista del 208. Solo la gran pantalla central de información y entretenimiento con forma de iPad parece fuera de lo común. Funciona bien, aunque la navegación a menudo se queda atrás en las confusas calles parisinas.

La sensación de dirección es mejor que la del Peugeot 208, y es más nítida que la del viejo Clio. Eso sí, no puede igualar al poderoso Ford Fiesta, el portador del estandarte dinámico del segmento, para la precisión de conducción. Su caja de doble embrague de siete velocidades va mejor a ritmo alto que gateando por las calles de París. Lo encontramos tranquilo y cómodo en la autopista hasta París, un automóvil muy maduro y capaz. Así que encontramos dos nuevos utilitarios franceses atractivos, ambos ofrecen un estilo sobresaliente y un interior con mucha artesanía, un espacio decente en las plazas traseras –y en el Clio un maletero grande, más grande que el del 208. También encontramos un buen placer de conducir, quizás líder en su clase.

Están un peldaño o dos por encima de cualquier rival coreano o japonés en diseño, dinámica y distinción. El Polo es más espacioso y se conduce mejor, el Fiesta se lleva con más precisión y entusiasmo, especialmente cuando la velocidad aumenta y las curvas se agudizan. Pero, para una conveniencia completa, estos son probablemente los coches más destacados de su clase.

Peugeot 208 noche torre eiffel

Después de una o dos décadas de deriva e indecisión, es un regreso bienvenido para los franceses. Y si no alcanzan las mismas alturas elíseas que el 205 y el R5 original, donde la excelencia dinámica se mezclaba con el atractivo de la conducción y un diseño genial, entonces podría ser más un reflejo de las prioridades del comprador, que la pérdida de la ambición de la ingeniería.

¡Valora este artículo!
[Votos: 1 Media: 5]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • xcellence
  • Así queda el Top 10 de coches vendidos en 2017

    Aunque se haya ido 2017 y ya estemos hablando de modelos de 2019 o esperando la presentación de las novedades de este...

  • Los rally boys: compactos de bolsillo

    Hubo una época en la que en las carreteras y caminos del mundo competían pequeñas berlinas o sedán del segmento C, por...

  • “Style S”, un nuevo traje de guerra para los 208 y 308 de Peugeot

    Para aquellos amantes del “racing”, Peugeot ha hecho sus sueños realidad. La marca del león ha querido impregnar a sus...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración