Solo se fabricaron 351 unidades del Toyota 2000 GT lanzado en 1967, y hoy está considerado como el clásico japonés más bello y valioso. Uno acaba de subastarse por 520.000 euros.

Actualmente las marcas niponas están entre las mejores del mundo ya sea en tecnología, calidad o prestaciones, pero la situación hace medio siglo era diferente. Las grandes multinacionales como Toyota, Honda, Nissan o Suzuki se estrenaron en la industria del motor copiando modelos de firmas europeas o americanas, hasta que pudieron desarrollar su propia tecnología. Toyota por ejemplo lanzó su primer automóvil en 1935, el AA, con el motor Type A copiado de Chevrolet y una carrocería inspirada en un Chrysler. Se produjeron unos 1.400 unidades hasta 1943, y tras al destrucción del país a causa de la derrota en la Segunda Guerra Mundial, la familia Toyoda tuvo que ponerse de nuevo en marcha. En 1947 la nueva era comenzaba con el modelo SA inspirado en el Volkswagen “escarabajo”.

Exportación

A comienzos de los años 50 en Toyota ya estaban pensando en comenzar a exportar coches a EEUU, y en 1957 montaron su primer concesionario en California. En 1958 vendieron 287 Toyopet y un solo Land Cruiser… No fue hasta 1965 cuando pudieron disponer de un modelo de éxito adaptado al mercado de EEUU, el Corona, y en 1968, el Corolla.

Entonces los directivos de Toyota ya sabían mucho sobre marketing y la importancia de la reputación. El 2000 GT fue diseñado inicialmente para Nissan por Yamaha, pero rechazaron el proyecto. En cambio en Toyota creyeron que un coche como el 2000 GT les serviría para ser percibidos como una marca más emocionante y atractiva, lejos de sus aburridas berlinas.

Más corto que un GT86

Algunos han definido al Toyota 2000 GT como “el Type E –Jaguar- japonés”, o mejor aún, como “el mejor coche deportivo del que nunca has oído hablar”. Fue diseñado por Jiro Kawano y Satoru Nazaki con las clásicas proporciones de un biplaza con tracción trasera, y con una carrocería compacta de 4.175 mm. de largo. Es decir, más corto que un Toyota GT86 actual (4.240 mm.) Llaman mucho la atención sus grupos ópticos delanteros, que incluyen unos faros escamoteables. En la parte trasera, la salida de escape central es similar a la usada por el deportivo de Jaguar.

La mecánica de seis cilindros en línea y dos litros derivaba de la usada en la berlina Toyota Crown acoplada a un cambio manual de cinco marchas (automático opcional en EEUU a partir de 1969). No obstante fue modificado por Yamaha, con doble árbol de levas en cabeza y carburadores Solex de doble cuerpo. El resultado, una potencia máxima de 150 CV, suficientes para moverlo con soltura pero sin ser nada del otro mundo: de 0 a 100 km/h en 10 segundos, mientras un Datsun 240Z de 1969 lo hacía en 8 segundos. Muchos 2000 GT fueron usados en competición con buenos resultados, como la victoria en las 24 Horas de Fuji de 1967.

El Toyota 2000 GT se fabricó entre 1967 y 1970 y se vendió muy poco porque su precio no era competitivo. En EEUU costaba más de 7.000 dólares, unos 1.000 dólares más que modelos más rápidos como un Jaguar E o un Porsche 911, y bastante más caro también que un Corvette C2. Pero era ligero (1.120 kg.) y su comportamiento muy bueno, como se podría leer en la prueba de la revista “Road&Track”: un deportivo con un comportamiento brillante y refinado, uno de los coches más excitantes que hemos conducido”.

En todo caso el Toyota 2000 GT abrió el camino a la próxima generación de deportivos japoneses, representada sobre todo por el Celica de primera generación de 1970 o los Datsun Z (después rebautizados como Nissan) que conquistaron el mercado de EEUU en los años 70. Si te ha gustado este exótico biplaza, la obra de referencia para conocer todo sobre el 2000 GT es el libro de Shin Yoshikawa.

El coche que ilustra esta noticia, en color Bellatrix Yellow, es uno de los 62 Toyota 2000 GT fabricados con volante a la izquierda, y se subastó pasado el 18 de enero en Arizona. Pagaron por él 665.000 dólares, el equivalente a 533.520 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + uno =