- Publicidad -

Hace años, una frase muy utilizada entre la jet set española rezaba: “Solo el Rey y yo tenemos el mismo coche. A España han llegado dos unidades, una para el Rey y la otra para mi amigo BorjaMari”… Todo el mundo quería tener la segunda unidad después del monarca. Pero hoy las cosas han cambiado mucho, al Rey viejo, solo le quedan dolores reumáticos, los botones dorados de su chaqueta azul como lo más rígido de su cuerpo y refugiarse en su pasado más glorioso. Todo, mientras espera que pijos revolucionarios, tragabecas y coleta-borroka no quieran hacer una hoguera, un linchamiento público con él o darle cuartelillo como a su abuelo Alfonso XIII, cuando en realidad ha sido el gran embajador de este país, por mucho que a algunos les cueste reconocerlo. Sus coches, sus relojes, sus amistades, su presencia en factorías, salones, en grandes premios de motociclismo y F1. Qué aficionado o piloto no sentía al Rey cerca como uno más, quién no guarda esa foto con el Monarca en su mesa de despacho o en la pared de su restaurante. El emérito ha sido el mejor Ferrari Pista de la historia para el mundo de la automoción en España; en definitiva, la mejor serie limitada que hemos tenido y que hoy apartamos como un leproso. Pero, el pueblo es sabio, o de lo contrario miren a Gran Bretaña estos días.

Opinión
Nuestro director junto a Lewis Hamilton mucho antes de conseguir su quinta corona.

Ahora centrémonos en el Ferrari 488 Pista. ¿Qué ha hecho la firma de Maranello para crear tanta emoción, tanta expectación con un modelo considerado un fin de edición? ¿Por qué están todos los ferraristas soñando con que les concedan un Pista, como un gitano desea una vivienda de protección oficial? ¿A dónde llega el buen marketing de Ferrari? ¿Dejó bien escrito Sergio Marchionne cómo debería ser la Ferrari del siglo XXI? El caso es que el Pista es un fenómeno social que cuesta la friolera de 450.000 euros, si lo que usted quiere es un deportivo radical totalmente exclusivo. En España se ha entregado media docena, pero las peticiones pasan del centenar con extras de 100.000 euros, si lo que usted quiere es Tailor Made, un One-Off, un uno de uno para que su vecino no pueda imitarle. Y si el Pista es la modelo nueva de Victoria Secret más deseada entre los mortales, imagínense la barqueta Monza Sp1 y Sp2 que vimos por primera vez este en septiembre, en el Salón del Automóvil de París. Solo 499 poderosos en este mundo tendrán acceso a ella, como nos contó el jefe de diseño de Ferrari, Flavio Manzoni, y con la satisfacción de pagar dos millones de euros antes de impuestos. Ferrari SpA camina por el sendero correcto, seguirá haciendo sus motores de 8 y 12 cilindros hasta que las políticas “antisociales” les dejen, pero a la vez llegarán los nuevos seis cilindros biturbo como los únicos hibridizados de la casa.

En este número de CAR que tiene un sus manos hemos querido rendir un tributo al Pista juntándolo con los otros deportivos que se han sumado a la familia más racing este 2018. Lo que se dice ganar, ganar, no gana ninguno, sería injusto afirmar que algunos de los deportivos que hemos probado están en inferioridad, todo depende de presupuesto, manos y ganas de disfrutar. Lo que está claro es que para el Team CAR los coches más deseados por imposibles fueron el Aston, el Senna, el Pista y el GT2, pero al final de la jornada alguno prefería el M2 o el Alpine para llevárselo a casa… 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.