- Publicidad -

Este número hemos querido dedicarlo sobre todo a las novedades del Salón de Ginebra, aun a riesgo de reducir el espacio que otros meses dedicamos a pruebas, comparativas y reportajes. Y ha sido porque Ginebra es el salón por excelencia, la muestra donde siempre acuden los mejores y los más audaces, los que diseñan cómo será el futuro. Allí pudimos saludar a Sergio Marchionne (FCA), a Ratan Tata (JLR), a Horacio Pagani, a Alois Ruf o a Piero Ferrari, e incluso a mitos vivientes como Bernie Ecclestone. Había tanto por ver en Ginebra que no hemos querido dejar nada fuera de nuestras páginas.

Opinión

La electrificación del automóvil es un proceso que parece imparable y, por eso, cada vez más, tendremos que preguntarnos qué queremos hacer en nuestro coche: embocar la manguera o conectar el enchufe. La idea de la manguera a nosotros nos inspira diversión, pero no sean malpensados. Será por la gasolina, y también por aquello del riego jardinero, del verano y los juegos infantiles. En cuanto al enchufe, cada vez está más claro que también será una vía para disfrutar del automóvil; según los datos de Anfac, durante los dos primeros meses de 2018 se matricularon en España 1.753 unidades, un 168% más que en el mismo periodo del año anterior. Las matriculaciones lógicamente se concentran en zonas urbanas, con 893 en Madrid y 371 en Cataluña (muchos serán de flotas). Respecto a los híbridos, en esos dos meses fueron 11.344 coches, un 37,9% más.

Bastantes de ellos serán coches-electrodomésticos, pero a finales de este año ya podremos comprar el Mission E, un Porsche puramente eléctrico que será un deportivo apasionante. Y a la vista del prototipo Mission E Cross Turismo, también habrá un SUV deportivo eléctrico. Oponernos a este proceso de cambio tan radical no tendría sentido, aunque solo fuera porque no podremos pararlo. Eso sí, esperamos que aún podamos disfrutar durante muchos años de biplazas como los nuevos y maravillosos Ferrari 488 Pista o Lamborghini Huracán Performante Spyder, las máquinas que representan la pasión por el automóvil y la conducción de una forma más extrema. Esto es el Salón de Ginebra, un lugar para soñar y disfrutar, la respuesta para un niño que preguntara a su progenitor: “Papá, ¿por qué nos gustan tanto los coches?”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.