La marca británica ha aumentado la gama de motores disponibles para el Jaguar XE, XF y F-Pace; tres nuevas motorizaciones– dos gasolina y una diésel- que abarcan un rango de potencia que va desde los 200 CV hasta los 250 CV. Además, la versión más prestacional de la berlina deportiva de Jaguar- el XE en su variante S– recibe un aumento de potencia de 40 CV en su motor de gasolina V6, logrando alcanzar una cifra total de 380 CV como tope de gama.

El desarrollo de estos trenes de potencia se ha llevado a cabo sobre varios pilares fundamentales: lo primero es alcanzar un menor consumo de carburante junto con unas bajas emisiones, dotar a los trenes de potencia de una potencia sobresaliente, costes mínimos de mantenimiento, sistema SCR para la limpieza óptima de gases del escape y cumplir los requisitos de la EU6c.

Antes de comentar las sensaciones de los nuevos motores, repasamos un poco los nuevos elementos tecnológicos que se implementan en la gama Jaguar.

Nueva tecnología en los tres modelos

No solo la gama se renueva en el ámbito mecánico, sino que además incorpora numerosos elementos tecnológicos nuevos que se incorporan en los tres modelo, como la tecnología Configurable Dynamics de Jaguar (ahora disponible como opción), funciones de seguridad inteligente- Forward Traffic Detection y Foward Vehicle Guidance-, nuevo sistema Gesture Boot Lid., panel de instrumentos virtual TFT de 12,3 pulgadas junto con una pantalla completa de navegación 3D para el XE.

En la consola central encontramos un elemento sorpresa; la tecnología Dual View permite dividir la pantalla táctil de 10 pulgadas de la consola central en dos para mostrar diferentes funciones o aplicaciones (por ejemplo, el conductor podrá configurar la navegación en el lado izquierdo de la pantalla y el copiloto reproducir una película).

El sistema Foward Traffic Detection permite, a través de un sistema de cámaras integrado en el coche- al conductor mantener una visión nítida de lo que tiene enfrente cuando la visibilidad frontal es limitada. Con este sistema, el coche reconoce los elementos que se cruzan en la trayectoria del vehículo y alertan al conductor de un posible peligro.

Por otro lado, el sistema Foward Vehicle Guidance proporciona una ayuda a la conducción en realizar maniobras a velocidades reducidas. Ayudándose de los sensores de aparcamiento delanteros se muestra una representación visual del coche sobre una proyección de las ruedas que muestran la aleación de las ruedas. Además, el Asistente de Ángulo Muerto mejora el sistema de monitor de ángulo muerto existente actualmente de Jaguar, mostrando diferentes alertas de un posible peligro de colisión.

Nuevo motor Ingenium diésel, junto con otros dos novedosos trenes de potencia de gasolina

Hay tres nuevas incorporaciones en la gama actual de Jaguar– la cual está compuesta por motores de 2.0 litros diésel de 163 CV, 180 CV y un V6 de 300 CV; junto con la gama gasolina de 340 CV (el cual ve aumentada su potencia ahora hasta los 380 CV).

Comencemos por los dos motores de gasolina de 2.0 litros; estos nuevos motores de cuatro cilindros se denominan 20t y 25t. El 20t posee una potencia de 200  CV junto con un par máximo de 320 Nm junto con una aceleración de 0-100 km/h en 7,1 segundos. El consumo de esta motorización de 6,3 l/100 km. Por otro lado, el 25t desarrolla una potencia total de 250 CV y le recorta unas décimas al motor 20t en el 0-100 km/h (6,2 segundos) y mantiene el mismo consumo de combustible y las emisiones de CO2.

Llega la tercera novedad en el ámbito mecánico en forma de motor diésel de 240 CV y un par de 500 Nm a solo 1.500 vueltas. Posee un consumo reducido de solo 5,2 l/100 km (montado en el Jaguar XE) junto con unas emisiones de 139 CO2/km.

Sensaciones

Lo interesante de los motores de gasolina (tanto el 20t como el 25t) es que el par se entregaba de manera similar a la de un diésel, logrando entregar la mayoría del par máximo a las 2.000 rpm; de esta manera se nota que el motor gasolina está configurado para sacar el máximo rendimiento a la caja de cambios automática de 8 velocidades, ya que por encima de las 4.500 rpm la curva de potencia decae. Por ello, los nuevos motores gasolina ofrecen una entrega de potencia desde muy bajas vueltas, lo que contribuye a proporcionar una conducción más serena y fluida.

En cuanto al motor 20t de gasolina, los 200 CV son más que suficientes para la conducción diaria y con un grado de insonoridad que beneficia a la experiencia de conducción. La entrega es contundente desde el primer pisotón y la trasmisión automática de 8 velocidades juega un papel protagonista a la hora de mantener siempre la curva de par arriba, ya que sobre las 2.300 vueltas se engrana la marcha superior.

Pasamos al 25t, la segunda novedad en los trenes de potencia de gasolina. La diferencia de 50 CV que existe entre este tren de potencia y el 20t no se percibe en demasía. Los consumos son prácticamente los mismos y lo único en lo que notamos algo más de contundencia es la aceleración. Dependiendo del modelo elegido para este motor podemos notar más o menos la diferencia entre ambos motores, ya que la diferencia de peso entre el F-Pace y el XE puede comprometer las prestaciones de las motorizaciones.

Llegamos a la tercera motorización, el motor Ingenium diésel de 240 CV. El par de 500 Nm se percibe casi desde instantáneamente; las 1.500 y 2.500 es tu campo de juego favorito. Cuando hundimos el pie un poco más de lo normal se muestra algo más ruidoso de lo que cabría esperar, aunque hay que destacar que por encima de las 3.000 vueltas la potencia desciende bastante; en esta motorización es donde se hace más patente que el cambio de 8 velocidades gestiona muy bien el par del motor, ya que al estar disponible a tan bajas vueltas el motor no necesita estar revolucionado en exceso para lograr entregar una potencia considerable.

El motor diésel es biturbo, uno de ellos siendo de geometría variable que aumentar la potencia entregada a bajas revoluciones y otro encargado de mantener la potencia en un rango más elevado. Los consumos son bastante buenos; en nuestra prueba logramos un consumo controlado de 5,4 l/100 km con tramos en los que pusimos a prueba al Jaguar XE, el cual se adaptaba bien a estilo de conducción deportivo.

Al final de la jornada pudimos ponernos al volante del XE S con el motor V6 de 380 CV (el mismo que monta el F-Type), el cual ha sufrido una actulización y ha aumentado su potencia en 40 CV con respecto al su predecesor. Montado en la carrocería del Jaguar XE S, el motor V6 presentaba unas prestaciones dinámicas sensacionales, acompañadas de un agradable sonido deportivo con ciertos petardeos a la hora de levantar nuestro pie derecho. Lo sorprendentes de los motores Jaguar es que, a pesar de ser gasolina-, poseen una entrega de par desde muy bajas vueltas lo que, junto a la tracción AWD, hace que tu cuerpo se peque al asiento cada vez que hundes el pedal del acelerador al fondo.

Precios

Con estas nuevas incorporaciones vemos que la marca británica ofrece un amplio rango de potencia para los diferentes tipos de clientes. Los precios de las nuevas motorizaciones son:

Gasolina

Jaguar XE 200 cv: 39.560 euros

Jaguar XF 200 CV: 48.760 euros.

Jaguar XE 250 cv: 42.360 euros.

Jaguar XF 250 CV: 52.460 euros.

Jaguar F-Pace 250 CV: 56.870 euros.

Diésel

Jaguar XE 240 CV: 49.060 euros.

Jaguar XF 240 CV: 53.360 euros.

Jaguar F-Pace 240 CV: 56.510 euros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.