Llega la octava generación del buque insignia de Rolls, su joya de la corona en la escasa pero exclusiva gama de la firma de Goodwood, el Rolls-Royce Phantom VIII. Una generación que lejos de romper con el tradicional y soberbio estilo de la marca inglesa sigue la línea, ahora algo más modernizada y tecnológica, dando paso a los nuevos tiempos que corren pero fieles a su filosofía. 

Podría parecer que Rolls-Royce ha hecho un copia pega del Phantom VII pero lo cierto es que estamos ante un modelo nuevo por completo. Pesa menos, tiene más tecnología y estrena elementos que no se habían visto hasta la fecha en la limusina inglesa. En el pasado se le había acusado mucho de ser un BMW carrozado por los ingleses, pero eso se acabó. Este Rolls-Royce Phantom VIII es una generación con una plataforma nueva, única para el modelo, que además servirá para las futuras nuevas generaciones de Rolls, incluyendo el Cullinan, su primer SUV. Con esta plataforma de nueva hornada, el Phantom ahora no solo presume de ser más ligero, sino de tener también un 30% más de rigidez.

Con ella el Phantom podrá seguir siendo el majestuoso coche que ha sido siempre, haciendo gala de un confort en marcha sin parangón, un silencio y un refinamiento propios de su clase, que harán que sus ocupantes tengan la sensación de flotar sobre la carretera. Ahora además, Rolls-Royce incluirá en el Phantom VIII la dirección en las cuatro ruedas, permitiendo que esta limusina de más de 5 metros pueda maniobrar con mayor soltura y ser más ágil en curvas lentas. Por supuesto tampoco faltará la suspensión neumática autonivelable, contando esta con un control electrónico de adaptación proactiva, es decir, adaptandose al terreno antes de llegar a él.

El interior del Rolls-Royce Phantom VIII sigue siendo lo mejor del vehículo. Llevará un acristalamiento doble para sus lunas de 6 milímetros, con inserciones de capas de fieltro y espuma de alta densidad en ciertos puntos como las puertas, el maletero o el techo, permitiendo mejorar el asilamiento acústico del interior. Ahora, según la marca, es un 10% más silencioso que antes a 100 km/h.

Una de las novedades más llamativas del Rolls-Royce Phantom VIII  es su mecánica. La octava generación dice adiós al V12 atmosférico y hola a un nuevo V12 biturbo totalmente nuevo, el cual consigue una potencia de 571 CV y 900 Nm de par, los cuales llegan a solo 1.700 rpm. Su cubicaje es de 6.75 litros y llevará asociado un cambio automático ZF de ocho velocidades con transmisión asistida por satélite, adaptando las marchas al terreno en todo momento. Por ahora no hay cifras de prestaciones pero se presupone que serán mejores que antes.
Rolls-Royce Phantom VIII
Rolls-Royce da la bienvenida a la era digital en su cuadro de instrumentos, con una pantalla nueva de TFT de 12,3 pulgadas y retroluminación LED que integrará los relojes y agujas virtuales del cuentarrevoluciones y el velocímetro. El panel central del salpicadero también tendrá otra pantalla de información, la cual se oculta en la columna central si no se usa, siendo el único protagonista el reloj analógico situado justo en medio.

Rolls-Royce mantendrá todos los infinitos niveles de personalización de su departamento Bespoke y por lo tanta cada cliente podrá hacer único su Phantom VIII, eligiendo pieles, colores, maderas o lo que el límite de la tecnología y el dinero alcance. ¿Su precio? Si lo necesitas preguntar, no lo puede costear.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.