El fabricante japonés ha actualizado su sedán buque insignia con un chasis con nueva estructura que le proporcionará una mayor maniobrabilidad, junto con una conducción más confortable en carretera. El lugar de su debut ha sido el Salón de Los Ángeles. El rival directo del Volkswagen Passat, ha hecho su aparición pública por primera vez en el Salón de Los Ángeles, presentando una nueva configuración en los amortiguadores, una nueva geometría de suspensión y varios refuerzos en el chasis para aumentar la rigidez general del coche. Los ingenieros de la marca también han equipado a nuevo Mazda 6 2018 con una columna de dirección rígida para aumentar la respuesta en el manejo.

A su vez, estos cambios también reducirán las vibraciones dentro de la cabina. También han reducido el subviraje que sufría su predecesor, dotando al nuevo Mazda 6 de una conducción más neutra y estable.

Por fuera vemos que los cambios no son muy numerosos; los más importantes se localizan en la parte frontal del sedán, parte en la que vemos una nueva calandra más refinada, unos faros LED novedosos y nuevas llantas, con un tamaño de 17 o 19 pulgadas. Un nuevo acabado en color rojo, el Soul Red Crystal, aparece en la paleta de colores del Mazda 6 por primera vez en su historia.

Dentro vemos ciertos cambios. El primero es un panel de instrumentos TFT digital de 7 pulgadas, disponible para las versiones más altas del modelo, mientras que la consola central está presidida por una pantalla táctil de 8 pulgadas. Como novedad vemos que también ofrece una visión 360º del coche para mejorar la maniobra a la hora de aparcar. En general vemos que el diseño interior ha heredado pocas cosas de su predecesor.

Para mejorar el confort también viene equipado con asientos ventilados que presentan un diseño más deportivo y confortable. Para los modelos tope de gama, el cuero Nappa aparece como opción.

Motorizaciones

En cuanto a qué “corazón” latirá bajo su capó, encontramos que llegarán dos motorizaciones: un motor gasolina Skyactiv atmosférico de 2.5 litros de cuatro cilindros, junto con un nuevo tren de potencia de gasolina turboalimentado.

El primero de ellos se trata del motor 2.5 Skyactiv-G de 184 CV con un nuevo sistema de desactivación de cilindros, el cual entra en funcionamiento entre 40 km/h y 80 km/h y, también, si somos gentiles con el acelerador. Por otro lado, la segunda motorización es el motor turbo twin-croll con 250 CV y 420 Nm de par máximo; en cuanto a este tren de potencia poco más sabemos, ya que Mazda no ha revelado aún su consumo, aunque si sabemos que solo podrá equiparse con una trasmisión automática de convertidor de par de seis marchas.

De momento no sabemos el precio de la variante 2018; la única estimación es al compararlo con su rival directo, el Volskwagen Passat, el cual está disponible desde 22.800 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 2 =