A la actual generación del BMW Serie 1 le queda poco tiempo con nosotros, pues los de Múnich ya preparan los últimos ajustes del que será su tercera generación. Un nuevo BMW Serie 1 que llega con un importante cambio en el punto de mira, pasar de la famosa tracción trasera de BMW a un nuevo sistema de tracción delantera. Una decisión que seguro no gusta a todos pero que BMW paliará con una buena puesta a punto, ultimando ahora sus pruebas en circuito.

Y es que la marca alemana está ene l circuito de Miramas, al sur de Francia, perfilando los últimos flecos del nuevo Serie 1, un coche con el que ya llevan cinco años de desarrollo, todo bajo la nueva arquitectura de BMW de tracción delantera.

BMW Serie 1 2019

Sin duda sus pruebas en circuito son un buen indicativo de que BMW no va a dejar de darle su sello personal a este nuevo Serie 1, para seguir siendo un referente dentro de los compactos Premium en cuanto a dinámica de conducción. En estas pruebas ultiman detalles de la nueva suspensión, los modos de conducción y los controles de seguridad. La intención es brindar la mejor agilidad con su nueva tracción delantera, así como con la tracción total inteligente xDrive.

Uno de los factores clave de este sistema es precisamente los controles, como en este caso el control de tracción del último BMW i3s. Será el primer vehículo de combustión de BMW con la tecnología ARB (Actuator contiguous Wheel slip limitation), un sistema de control de deslizamiento que se integra en el motor en lugar de en el DSC, lo que acorta la respuesta de actuación. Con este sistema BMW pretende paliar en el Serie 1 el típico subviraje de los vehículos con tracción delantera, pero sin que tenga que actuar el control de estabilidad lateral.

Aunque el nuevo BMW Serie 1 sigue en la fase final de pruebas, y por lo tanto apenas hay datos técnicos sobre él, ya conocemos uno de los motores con los que contará. Esta tercera generación llevará el motor de 4 cilindros más potente de BMW hasta la fecha. Será un BMW M135i xDrive que producirá con sus 2.0 litros de cubicaje nada menos que 306 CV, toda una declaración de intenciones hacia su rival más directo, el Mercedes AMG A35.

BMW Serie 1 2019

Otro punto que BMW nos destaca antes de su llegada es el incremento de la habitabilidad y el espacio en su interior. Y es que gracias a la tracción delantera ahora pueden bajar el centro de gravedad gracias a la ausencia de transmisión que vaya al eje trasero. La marca destaca los 33 milímetros de espacio extra para las piernas en las plazas traseras, así como los 19 mm para la cabeza. Y el maletero crece en 20 litros para llegar a los 380.

¿Cuál puede ser otro de los motivos que lleve a BMW a abandonar su tracción trasera? Pues en un modelo compacto como este y ante un futuro y un presente cada vez más electrificado, precisamente podría ser eso, la llegada de una versión híbrida, ya que con la tracción delantera se da más espacio para el motor eléctrico y las baterías en el resto del coche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + 19 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.