El pasado año conocimos el nuevo MINI Countryman que llegaba con nuevos aires renovados y una versión híbrida enchufable, pero nos faltaba su cara más deportiva y atrevida. Y por fin tenemos el nuevo MINI John Cooper Works Countryman, la versión más deportiva y gamberra del crossover compacto de la marca inglesa, con su porte atlético y vitaminado hasta los 231 CV y dotado de tracción integral ALL4. 

MINI ha querido darle un nivel extra de aspecto deportivo y juvenil a su Countryman y nos presenta un John Cooper Works repleto de detalles en rojo en su carrocería y un kit específico y nuevo para el modelo. El paragolpes delantero y trasero se vuelven más agresivos y en el morro incluso tenemos la calandra con el borde de color rojo. Otros elementos diferenciadores son sus llantas de 19 pulgadas o las branquias laterales que lucen el emblema de la división deportiva de la firma británica. 

John Cooper Works Countryman

Si nos sentamos a bordo lo haremos sobre unos asientos deportivos, dispondremos de unos pedales de aluminio, un volante específico con el emblema de John Cooper Works, y un Head-Up Display especial en el que se nos mostrará información y funciones más deportivas. El resto de elementos como el sistema de información y entretenimiento son iguales que en el MINI Countryman del resto de la gama.

Es su mecánica la que rebosa más deportividad en el coche. El MINI John Cooper Works Countryman monta el motor 2.0 TwinPower Turbo de origen BMW, el mismo que todos los modelos JWC, que rinde una potencia de 231 CV y 350 Nm de par, que llega a partir de 1.500 rpm hasta las 4.500 rpm.

Otro elemento interesante en el MINI John Cooper Works Countryman es la tracción total ALL4. Sumando este sistema con su motor de 231 CV obtenemos una aceleración de o a 100 km/h en 6,5 segundos, lo que le hace 8 décimas de segundo más rápido que el Countryman Cooper S de 190 CV. Para la transmisión se podrá elegir una manual de seis velocidades o la automática Steptronic por convertidor de par de ocho velocidades. La aceleración no cambia con ambas cajas y el consumo es inferior en el automático, de 6,9 l/100 km, siendo de 7,4 en la versión manual.

JCW ha trabajado para modificar el tren de rodaje y dotarle de personalidad en cada uno de sus modos de conducción: Green, Mid y Sport. Cuenta con una suspensión puesta a punto específicamente para esta versión y es más firme que los modelos convencionales del Countryman. Brembo se encarga de suministrar el equipo de frenos que dispone de pinzas de cuatro pistones en el eje delantero. Para mejorar su conducción, MINI equipa una simulación electrónica de autoblocante que reduce el subviraje delantero. En funcionamiento normal será tracción delantera hasta que el coche detecta una pérdida de adherencia y transmite la potencia a las cuatro ruedas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 13 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.