Cuando llega la hora de elegir juguete por un puñado de euros, no hay ninguna categoría que lo haga mejor que los compactos deportivos. Asequibles de comprar y mantener, ágiles y suficientemente potentes para hacer sudar a las ligas superiores, y a veces prácticos para cumplir con los deberes de la familia, pocos deportivos son tan complacientes como este Civic, este Mini, el Golf o el Mégane.

Estamos probando cuatro favoritos, cada uno mezcla su propia salsa especial en la receta de cohetes de bolsillo. Por un lado el Golf GTI Mk2, con un valor por debajo del Mk1 pero es mejor coche, y más utilizable. Esto le convierte en nuestra elección entre los Golf clásicos, con precios por buenas unidades empezando en 5.000 euros. El Civic Type R EP3
también representa un buen valor. Fue el primer Civic picante que llegó, y mantiene ese estatus hoy en día, y la chispa de su motor VTEC de aspiración natural es un antídoto bienvenido para los motores turbo más anodinos de la actualidad. Un grado más de radicalidad ponen el Mini GP y el Renault Mégane Sport R26R. Ambos sacrifican parte de la versatilidad que se espera de un compacto deportivo, pero ofrecen una dinámica más afilada. Los adolescentes más alocados tienen un buen Mini GP por 20.000 euros, pero no ocurre lo mismo con el Mégane, más exclusivo, pues solo se hicieron 450 unidades y de esas solo de la 1 a la 26 llegaron a España. Por ellos tendrás que gastar una generosa cantidad extra comparado con los más redondeados Volkswagen y Honda, coches más pensados para el día a día. Pero estas unidades limitadas son más apreciadas a la hora de disfrutar y se depreciarán menos… ¿Cuál es el mejor para ti?

Mini GP

fue el último de la primera generación de los Mini de BMW, el R53. En esencia, un John Cooper Works con extra de Cooper, que se identifica más fácilmente por su paragolpes delantero más bajo, retrovisores rojos, el gran alerón de carbono y unas llantas Ronal de 18 pulgadas y cuatro radios. La potencia del 1.6 compresor crecía de 210 a 218 CV gracias a un nuevo intercooler y un software específico. El GP también tenía muelles y amortiguadores mejores, un diferencial de deslizamiento limitado y brazos traseros de la suspensión de aluminio en lugar de acero.

No hay nada más que moqueta y una barra de refuerzo donde debería haber asientos traseros, pero el GP está lejos de ser una tortura móvil como podría parecer: los asientos Recaro de cuero solo te comprimen un poco la espalda cuando chocas con ellos, y los apoyos laterales te sujetan con seguridad y gran confort. Aún tienes ventanillas eléctricas, y el aire acondicionado era una opción; lo que suponía ahorrar 50 kilos si no se pedía.

El GP es una cosa pequeña llena de energía, desde su respuesta erizada y el feroz sobrealimentador del motor Tritec hasta su dirección tan directa y la rápida actuación del cambio manual de seis velocidades. El chasis es fantástico, puntiagudo en el frontal, ligero en los cambios de dirección, y con un balance ajustable con el que se puede jugar para deslizar en el vértice de la curva.

La penalización por toda esta interacción es un viaje bastante inflexible, y probablemente explotaría más el rendimiento en una carretera secundaria llena de baches si la suspensión amortiguara mejor. Pero el GP se siente tan especial y gratificante como la combinación de un exterior suntuoso, un interior recortado y una prima añadida sobre la tarifa de un Mini Cooper S que puede esperar.

Solo se produjeron 2000 Mini GP, todos en Thunder Blue, de los cuales 85 vinieron a España. Costaban 33.000 euros nuevos, y han conservado su valor bien: hay pocas unidades, todas con menos de 70.000 kilómetros, y con precios que oscilan entre los 18.000 y 24.000 euros. Si encuentras una unidad entre esos precios con bajo kilometraje tendrás un buen coche que disfrutar dando caña.

Renault Sport Mégane R26R

No sería tarea fácil vender en 2006 un Mégane por 32.000 euros, que era lo que costaban cada uno de los 26 R26R que llegaron a España. Pero hoy este modelo es realmente codiciado, y es casi imposible encontrar una unidad a la venta. Construido sobre el ya de por sí especial R26 F1 Team 230, el R26R esencialmente introdujo la receta del
911 GT3 RS a los compactos.

El peso fue eliminado compulsivamente: capó de carbono, fuera los asientos traseros y el aislante acústico, asientos Sabelt de carbono, con arneses de cuatro puntos, y un interior espartano con paneles de las puertas lisos, sin botones en el volante ni pantallas de infoentretenimiento.

El motor de 2.0 litros y 230 CV, con cambio manual de seis velocidades y con diferencial no se cambió del R26 normal, pero se redujo el peso en 123 kilos hasta los 1.230 kg. Así que una década después, el Mégane sigue siendo realmente rápido, y a pesar de su melodía del turbo resoplando, responde bien, con una potencia lineal e impresionantemente flexible. En su momento logró el récord en el circuito de Nürburgring con un tiempo de 8 minutos y 17 segundos.

La dirección es muy precisa y el frontal se mueve con la velocidad con la que reacciona un campeón del mundo, los frenos son fuertes, pero el punto en el que el R26R se anota un tanto sobre el Mini GP de similar concepto es la amortiguación y los neumáticos. Así que después de su precisión en cambios de apoyo, el Mégane se mueve con gran sofisticación, lo que le permite atravesar un terreno bastante desigual sin sufrir: los muelles son un 10% más suaves debido a la reducción del peso; y los amortiguadores son mejores.

Las gomas opcionales de Toyo son lo más parecido a slicks de calle, y el compuesto blando y pegajoso le da el toque extra de coche de carreras a su conducción equilibrada –es ajustable, pero siempre estás lidiando con niveles de agarre muy altos, confiando mucho cuando lo llevas rápido–. El R26R no es solo uno de los mejores compactos deportivos, es uno de los mejores coches para conducir en todo momento.

Honda Civic Type R EP3

Si tuvieses que elegir un compacto deportivo para hacerlo todo bien ese tendría que ser el  Civic Type R EP3. Divertido de llevar rápido, tiene un motor y una caja de cambios de precisión mecánica deliciosa, además de una conducción sin aglomeraciones, y puede albergar a cinco personas con relativa comodidad. El hecho de que sea tan asequible solo aumenta la tentación: puedes escoger un coche cutre desde 5.000 euros, o solo los mejores a la venta después de los 8.000 euros.

Honda Civic Type R EP3

El EP3 Type R fue el primer Civic Type R en llegar a España, y su cuerpo con forma de minivan era inusual para la época. Sin embargo, han envejecido bien, al igual que el interior, con un diseño sorprendentemente simple adornado con diales blancos, un pomo de la palanca de cambios de aluminio, volante de tres radios perfectamente proporcionado, y los asientos Recaro que te agarran firmemente en esta versión superior que tenemos en la comparativa, y muy apreciada, la denominada Premium Edition (Edición Premium). Incluso te agarran un poco demasiado arriba en la espalda. Con solo 200 CV y 196 Nm de par, el Civic Type R ahora se siente solo modestamente rápido, y tendrá que hacer funcionar la inusual pero efectiva palanca de cambios montada en el salpicadero para mantenerlo burbujeante. Esos recorridos cortos y ajustados son tan importantes para la conducción como la energía bruta del motor VTEC, que se siente casi como un elemento fundamental frente a la competencia, ya que tiembla y avanza a partir de 8.000 rpm.

No hay control de tracción ni control de estabilidad, por lo que un pie pesado provoca un chirrido ligero de las ruedas al salir rápido, pero lo más importante es una maniobra juguetona desde el eje posterior, de estructura multibrazo, cuando sueltas gas rápidamente en medio de la curva. Hace que el Civic Type R EP3 sea mucho más atractivo que su sucesor, que es más subvirador y equipado con barras de torsión.

Combina esa capacidad de ajuste con frenos que son increíblemente sensatos y efectivos, y la velocidad a la que puede llevarte a la siguiente curva es mucho mayor de lo que sugieren las primeras impresiones: se trata de mantener el impulso en el Type R, y tiene todas las herramientas para hacerlo.

Volkswagen Golf GTI Mk2

El Golf GTI Mk1 está justificado en su estatus por ser la eclosión de la historia de los compactos deportivos, pero diríamos que el Mk2 es la mejor compra. Es más rápido (con 16v), con mejores frenos, más comodidades modernas, incluida la dirección asistida –no es estándar en todas las versiones–, y generalmente está disponible por mucho menos dinero. Los precios de los buenos GTI comienzan desde alrededor de 7.000 euros, mientras que por los mejores pueden pedir 15.000.

A diferencia de los otros coches en esta guía, el GTI Mk2 no es una propuesta única para todos: fue vendido como de tres y cinco puertas, con motores de 8 y 16 válvulas, y tuvo un cambio de cara posterior que trajo “grandes parachoques” más atractivos. Pintado en el deseable color Roble Verde, el GTI de 16v de un lector, de tres puertas y con parachoques grandes está casi perfecto. Las líneas fuertes y limpias de la carrocería exterior son tan distintivas como cualquier 911 o Mini, y el interior se presenta con la misma y simple solidez: excelente posición de conducción y visibilidad, asientos cómodos y una instrumentación brillante y funcional que invita a mirarla constantemente.

La culata de doble árbol de levas de 16v trajo un aumento de potencia útil a 139 CV, desde los 118 CV del 8v, y aún ofrece un aumento práctico de la velocidad y algunos efectos de sonido a más de 4.500 rpm. Pero el 8v tiene sus defensores, porque es más duradero y se siente más fácil de acelerar a rangos más bajos.

En todo caso, esta personalidad más relajada se adapta mejor al Mk2, debido a que su dinámica es fácilmente sombreada por los coches mucho más nuevos que se presentan aquí: hay más balanceo de carrocería, más subviraje y menos garra en el sonido también. Pero si este coche de diario, divertido y retro, fuera mío, me temblarían las rodillas cada vez que abriese la puerta del garaje.

Solo recuerde que incluso los modelos más jóvenes tienen ahora 26 años: algunos serán chollos restaurados, otros proyectos oxidados y muchos son los últimos que se hacen pasar por los primeros. Vale la pena tener una opinión experta. ç

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 18 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.