Mini electricMini electric

ELÉCTRICOS PRUEBAS CARRUSEL

Mini electric y clásico: una chispa brillante

RevistaCAR 29 de julio, 2020 | Tiempo de lectura 8-9 min

Si puedes recordar los años sesenta del siglo pasado, realmente no estabas allí, o eso dicen. Pero Mini no puede, ni lo hará, olvidar esos años. ¿Cómo puede, cuando toda la marca se construye sobre la imagen del original Austin Seven Mini? El Austin, y su gemelo el Morris Mini-Minor, se lanzaron en 1959, y a lo largo de los años sesenta llegó a encarnar la inclinación por el estilo de esa década y la ruptura de las barreras de clase. En perfecta sintonía con la explosión de la cultura pop, el descarado Mini es tan simbólico de esa década como Berlanga, Simon And Garfunkel y los aterrizajes en la Luna. Ahora, en sintonía con la electrónica, la ecología y una nueva mentalidad, el Mini electric quiere volver a ser ese símbolo.

Mini electric

Eso fue entonces, esto es ahora, y un Austin Seven de 1960 está aparcado en una calle de West Kensington, acurrucado en un espacio de estacionamiento frente a su último equivalente moderno, del cual se engancha un cable de carga. La especie Mini está comenzando un nuevo capítulo, haciendo como Dylan en 1965 y volviéndose eléctrico. ¿El Mini Electric se ha aferrado a su esencia Mini? ¿Es aún más divertido conducir que otros coches que se pueden usar todos los días, aún más característico de lo que cualquier máquina tiene derecho a ser, y aún está diseñado con una buena pizca de ingenio? No hay mejor manera de averiguarlo que conducirlo de manera consecutiva con su material original en los viejos terrenos de Swinging London.

Tenemos una cita con el pasado

Pasando rápidamente por las calles de la capital hasta nuestro punto de encuentro con el clásico Mini, el Mini Electric ciertamente se sentía animado. Al igual que todos los eléctricos, un adictivo golpe de par instantáneo está siempre listo para alejarte de los semáforos y las rotondas con los 270 Nm de su motor, el mismo que el del BMW i3S (que ya pudimos probar hace un tiempo).

Si bien el 0 a 100 km/h son 7,3 segundos, lo suficientemente animado, es en el 0-50 km/h donde está el truco de magia del Mini Electric. Un toque de torsión de dirección, un leve chirrido del giro de la rueda e inmediatamente cambiaste aquí por allá. Impulsado de una manera más ordenada, el tacto del acelerador está calibrado de forma progresiva y es fácil de manejar con precisión. La regeneración de energía bajo desaceleración también se ajusta muy bien, lo que le permite conducir con un solo pedal, apenas tocando los frenos.

Mini electric

El tren motriz se siente tan natural para el Mini que te preguntas cómo tardó tanto en hacerse realidad una versión EV. El Mini E más primitivo fue un plan piloto de 2008, pero era pesado, perdiendo sus asientos traseros para dejar espacio para las baterías. Este, el primer Mini eléctrico producido, ha encauzado su tren de rodaje en la arquitectura existente del Mini: la batería tiene forma de T, dispuesta en el medio del plano del suelo y debajo de los asientos traseros, y el motor está debajo del capó, utilizando los puntos de montaje existentes del compartimento del motor. Ayudado por la arquitectura de suspensión sin cambios de los Mini, de pistones y cilindros, el eléctrico también se conduce como un Mini moderno. ¿Qué hay del carácter? Una de las fortalezas del Mini Cooper SE, y una debilidad para algunos, es que puedes olvidar rápidamente que es eléctrico. Se siente normal. Si te gusta conducir un Mini normal, estarás en casa.

Mini electric

Pero todos y cada uno de los conductores quedarían cautivados por el Austin, que tiene encanto a rebosar. En Speedwell Blue, está de estado de concurso. Si no fuera por una ligera deformación del borde del tablero, podría haber salido de Longbridge ayer. Al subir sientes como una escena de Alicia en el país de las maravillas, mientras te agachas para abrir una pequeña puerta. Sin embargo, tan pronto como estás dentro, todo lo que dicen sobre que el Mini es pequeño por fuera pero grande por dentro, tiene sentido. “Brujería sobre ruedas”, fue una de las líneas de anuncios de los Mini originales. Y lo cierto es que hay una especie de magia de Harry Potter que hace que el interior de este pequeño coche se sienta espacioso. No hay espejos laterales, pero hay tan pocas obstrucciones para mirar por encima del hombro que no los necesitas.

Mini electric

El truco se invierte en el Mini Electric, que se encuentra en una pequeña cabina con pilares gruesos en la parte superior de un cuerpo relativamente grande. De un vistazo, parece más pequeño desde el exterior de lo que realmente es. En el Mini moderno hay portavasos y pequeños bolsillos en las puertas; en el Austin, las famosas cestas de mimbre opcionales diseñadas para deslizarse debajo de los asientos traseros y compartimentos gigantes en las puertas. El creador principal, Alec Issigonis, diseñó cuidadosamente las puertas para acomodar botellas de vidrio de ginebra y tónica para pícnics, por lo que la historia continúa. ¿Qué pensarían los de Euro NCAP hoy?

Te sientas en un asiento blando y sin reposacabezas, alcanzando el cinturón de seguridad inexistente en una acción refleja antes de agarrar un volante gigante de dos radios, que se ve limpio en una superficie más escritorio que salpicadero. Un velocímetro Smiths de gran tamaño es el único instrumento central, una señal que se ha convertido en un sello de diseño Mini de la era moderna. En el Electric, ahora comprime una pantalla táctil y una unidad de navegación por satélite dentro de su radio.

Mini electric

Los 850 cc del cuatro cilindros suenan dulcemente con la primera pulsación del botón de arranque montado en el suelo. Selecciona la primera marcha, que se encuentra en algún lugar cerca de la rodilla derecha de su acompañante a través de la palanca gigante que brota del suelo, y haga clic en el indicador. No hay panel de instrumentos, por lo que una bombilla verde parpadea al final de un tallo cromado, un detalle de diseño delicioso como un cruce entre un brazo de trémolo de Stratocaster y el Sputnik.

La felicidad nos embarga con el Mini electric

Y sales a las calles de Londres, sonriendo ante la alegría de todo. Al instante, el Mini se siente como en casa. Este es el entorno para el que nació. No hay espacio de estacionamiento demasiado pequeño para aparcar. Si te equivocas un poco no pasa nada, el círculo de giro es tan pequeño que rara vez necesitas hacer tres maniobras. E incluso si lo haces, los taxis y los autobuses estarán encantados de esperar, algo sin precedentes en Londres. La gente se detiene, mira y sonríe. Hay algo en este coche que pone a todos de buen humor. Mientras tanto, el Electric se mezcla con el tráfico de Londres como un camaleón con techo de contraste. Hay Minis de tres puertas casi idénticos en todas partes, como debía pasar en los años sesenta cuando todos, desde Sellers hasta Cilla, estaban sufriendo en la creación de Issigonis. Esa es una de las fortalezas del Mini Electric: no parece un automóvil eléctrico. Solo la rejilla tapada, los detalles amarillos y el tubo de escape ausente lo delatan.

Mini electric

Si una palabra describe cómo funciona el Mini original, es “directo”. Para cada acción, hay una respuesta inmediata. Regresar al Mini Electric requiere algunos ajustes. Casi me almuerzo el salpicadero la primera vez que utilicé los frenos, habiéndome acostumbrado a los tambores de zapata del clásico. Y una rampa curva del parking, muy divertida en el Austin, ahora es un pasadizo demasiado estrecho en el Electric.

El nuevo automóvil, con un rendimiento priorizado por encima de la autonomía, captura parte de la misma dirección de “go-kart“ con una combinación de aceleración rápida y dirección asistida ultrarrápida. Oficialmente, el Electric tiene 230 km de autonomía con una carga completa, pero eso no es del todo realista. La noche anterior, cuando salimos camino de la capital desde la sede de CAR UK, en Peterborough, un viaje de 140 km, la batería estaba llena, pero tuvimos que parar para recargar un poco por el camino, y luego lo cargamos por completo durante la noche. Eso a pesar de conducir con el aire acondicionado apagado y muy por debajo del límite de velocidad. No obstante, la mayoría de sus propietarios realizarán un viaje diario dentro de ese rango. Es un automóvil para calles urbanas en lugar de carreteras principales y secundarias.

La evolución es importante

Pero tampoco pretendamos que el Mini original sea perfecto. La misma complejidad de ingeniería que lo convirtió en una maravilla de espacio eficiente también hizo que su construcción fuera costosa y tuvo problemas de fiabilidad. Otras compañías tomaron sus ideas de empaque transversal y desarrollaron coches más apagados que eran mejores propuestas de propiedad, incluido el primer New Mini de 2001, un automóvil relativamente convencional con toques de los años sesenta. Hoy, ambos coches realmente valen lo que pagas por ellos. El Mini Cooper SE comienza en alrededor de 34.000 euros. Pero es el clásico el que anhelo tener en mi propio garaje.

Hay mucho que me gusta del Mini Electric. El tren de rodaje eléctrico se ha integrado a la perfección en el coche ya existente, y es más divertido de conducir que la competencia. Si estás listo para ser eléctrico, es el coche para ti. Pero no ofrece nada revolucionario y no es un coche demostrablemente mejor o más vanguardista que sus rivales.

Mini electric

El nuevo Mini como especie simplemente no puede ser tan ingeniosamente “empaquetado” como el original, por supuesto. La necesidad de más equipos de seguridad y la expectativa de una mayor calidad y entretenimiento significan que un Mini moderno debe ser más grande por necesidad. El Mini Electric es un nivel intermedio; un eléctrico de mejores ajustes que utiliza los puntos fuertes del automóvil existente. Será el próximo Mini eléctrico, que se lanzará en 2022 y desarrollado en conjunto con la firma china Great Wall, el que tendrá un nuevo diseño, partiendo de una hoja en limpio.

Mini electric

Cuando nos despedimos del Austin en West Kensington y salgo de la ciudad en el Mini Electric, espero que el que llegue en 2022 sea técnicamente progresivo y esté bien ejecutado. Incluso si termina pareciéndose menos a un Mini actual, podría ser más cercano al espíritu del original. Los desafíos de empaquetar trenes motrices eléctricos puros también han abierto oportunidades para un pensamiento lateral raramente visto desde que la mente singular de Issigonis ideó el original. De acuerdo, es poco probable que tenga ruedas de 10 pulgadas, pero ¿no sería genial si el próximo Mini eléctrico capturara algo de ese brillo?

¡Valora este artículo!
[Votos: 0 Media: 0]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Mini Cooper SE
  • Prueba Mini Cooper SE: a la conquista de Miami

    Atascado en una intersección en la ciudad de Miami, entre camionetas Super Duty F-250 levantadas y Mustang descapotables...

  • Prueba Porsche Taycan 4S, la barrera de los 100.000

    El pasado mes de febrero los medios americanos informaron del divertido conflicto entre dos grandes magnates mundiales,...

  • Prueba Volkswagen ID3, ha llegado la hora ID

    «Es un poco … de aplicación», dijo un colega después de conocer un poco el nuevo automóvil eléctrico de Volkswagen, el...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración