A finales de julio se confirmó el inicio de la producción del nuevo Mini Electric, el cual sería ensamblado en la nueva planta de Oxford para 2019, justo 11 años después de que se presentase el Mini E (prototipo eléctrico presentado en 2009) .Tan solo saldrán a la venta 600 unidades con un motor 100% eléctrico.

El grupo BMW ha afirmado- antes de que se presente el modelo eléctrico en Frankfurt- que debajo del capó descansará un motor eléctrico muy potente. El modelo representará el primer coche eléctrico de la marca británica y una nueva corriente de diseño.

El jefe de diseño exterior de Mini, Christopher Weil, afirma que el trabajo a la hora de desarrollar el Mini Electric Concept empezó el pasado enero. “El progreso ha ido muy rápido. Los proyectos que suelen ir rápido son en los que mejores ideas aparecen”.

“Este es solo un prototipo, un ejercicio de imaginación para ilustrar cómo podría lucir un Mini eléctrico”. El prototipo no dispondrá de interior, no sabemos que aspecto podría tener. A pesar de ello, este coche es una audaz propuesta para modernizar la gama Mini.

No encontramos muchas indicaciones en la carrocería exterior de que se trate de una variante eléctrica; solo encontramos detalles en amarillo en los retrovisores, techo y en la parte frontal.

Como el recientemente presentado BMW Serie 8 Concept, el Mini también tendrá un extractor de aire detrás de las ruedas delanteras y una carrocería más ancha. Es alrededor de 7-10 mm más alto que la actual generación de Mini.

Pero incluso si ignoramos la nueva iniciativa por la movilidad eléctrica, este prototipo hace entrever la nueva línea de diseño, la cual es más afilada, refinada y más moderno que con altas posibilidades veremos en la cuarta generación de hatchback de Mini.

La versión eléctrica hará su debut mundial en el Salón de Frankfurt 2017, el cual tendrá lugar entre los días 14-24 de septiembre.