- Publicidad -

Han pasado 26 años desde que un motor Lamborghini estuviera presente en un Gran Premio de Fórmula 1. Hablamos del Minardi M191B, un monoplaza que ha sido devuelto a sus días de gloria gracias a la división de clásicos de la firma italiana, Lamborghini Polo Storico.

Es el chasis #003 y es casi un unicornio, pues el Minardi M191B fue uno de los pocos coches de F1 con motor de Sant’Agata Bolognese. El LE3512, un bloque V12 atmosférico que Lamborghini ponía a disposición de los equipos al final de los años 80 y principios de los 90. Es la primera vez que Polo Storico hace un trabajo sobre un monoplaza, y este en concreto corrió en 1992 en la F1. Para su restauración han vuelto a ayudar los ingenieros que estuvieron presentes en el equipo aquellos años. El coche finalizado ha sido presentado en un evento de Lamborghini Squadra Corse donde también acudió Giancarlo Minardi y el que fuera piloto del equipo, Mirko Bortolotti.

Minardi M191B

El Minardi M191B tuvo como pilotos en aquel año a Gianni Morbidelli y Christian Fittipaldi al inicio de la temporada. Después se presentó la evolución M192, con otro motor V12 atmosférico de Lamborghini. El GP de España y el décimo puesto de Christian Fittipaldi fueron la mejor marca del año para el equipo.

El monoplaza estaba expuesto en el Museo Lamborghini en Sant’Agata Bolognese y para dejarlo en el estado actual la división especializada ha necesitado siete meses, logrando mantener muchas piezas originales. Solo se ha sustituido el depósito de combustible, los neumáticos, la ECU, los arneses y el sistema de extinción de incendios, mientras que el resto de componentes han sido restaurados.

Minardi M191B

Por supuesto el motor es original, habiendo sido restaurado a conciencia. Diseñado por Mauro Forghier, sus 3.5 litros y 12 cilindros en V desarrollaron entre 608 y 760 CV. Esta última cifra fue obtenida por McLaren durante unos test de la marca para evaluar la posibilidad de incorporar el V12 italiano a su coches, con Senna al volante en Estoril. Fue un motor que se las vio con otros cuatro bloques V12, el de Ferrari, Honda, Yamaha y Porsche.

En 1989 la FIA prohibió los motores turbo y Lamborghini vio una buena oportunidad para dar el salto a la F1 como proveedor de motores. Así nació su V12 de 3.5 litros, que debutó en el monoplaza de chasis Lola con el que corría Larrousse, un francés con solo tres años de experiencia.

Diversos problemas de fiabilidad le impidieron ser un motor presente en equipos punteros pero no por ello dejó de destacar. Logró un tercer puesto en el GP de Suzuka de 1990 con Aguri Suzuki y un quinto puesto en la parrilla del GP de España de 1989. Participó en 80 Grandes Premios y el V12 de Lamborghini se montó en monoplazas de Lotus, Ligier, Modena Team o Minardi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.