- Publicidad -

¿Qué tuvieron en común Elvis, el Papa y Pol Pot, el dictador camboyano? El Mercedes 600 (W100) lanzado en 1963 y fabricado hasta 1981. Se comercializaba en dos versiones de carrocería: la berlina de 4 puertas con 5 o 6 plazas y la limusina Pullmann –más largo–, con 4 o 6 puertas. Además existía la opción de comprar la limusina “Landaulet” –con la zona posterior descapotable–, probablemente el automóvil más ostentoso fabricado después de la II Guerra Mundial. Ahora se cumple medio siglo de la versión blindada, un modelo que no sirvió a muchos de sus propietarios para esquivar una muerte violenta. Y nos referimos a criminales como Sadam Hussein, Gadafi o el dictador comunista Ceaucescu. Y ahora llega el nuevo Pullman, llamado oficialmente Mercedes Maybach Pullman.

Mercedes Maybach Pullman

Es la cumbre de la Clase S y un nuevo símbolo de poder para hombres ricos y despóticos de todo el mundo. De momento solo se han fabricado dos unidades, y estamos subidos en uno de ellos por Dubai antes de que se exponga en el Salón del Automóvil local. Por aquí es normal ver juguetes de más de un millón como Zonda, LaFerrari o McLaren P1, pero aún así nuestro coche llama enormemente la atención. La gente parece intuir que es algo más que un Clase S alargado. “En los países del Golfo, alrededor de un 70% de los Pullman pertenecen a la realeza”, nos dice Markus Rubenbauer, responsable de Mercedes para Pullman y coches blindados. Por eso los locales no disimulan su desilusión al ver que dentro de este super-Mercedes no va la familia del Emir, sino un ingeniero alemán y un empobrecido periodista de CAR. Decido cerrar las cortinillas para no defraudar a los aficionados…

LA PRODUCCIÓN ESTÁ VENDIDA HASTA 2017

Este Mercedes Maybach Pullman se presentó oficialmente el pasado mes de marzo en el salón de Ginebra. El primer día de show, mientras nosotros seguíamos la presentación de algún híbrido japonés, tres potentados visitaron el estand de Mercedes para asegurarse que ellos serían los primeros en recoger sus coches, que les serán entregados dentro de muy poco. Markus no nos dice cuántos Pullman se fabricarán cada año. Solo que tienen la producción vendida hasta 2017 y que en Mercedes quieren que los coches caigan “en manos de la gente adecuada”. Al fin y al cabo este es un coche de imagen, Mercedes-Benz no lo fabrica para ganar dinero, y parece que ciertos dictadores africanos no entrarían en el grupo de los “adecuados”. Lo que no sabemos es lo que les van a decir si se presentan en el concesionario de Mercedes en Mónaco para pedir su coche…

Mercedes Maybach Pullman
A pesar de su longitud, los diseñadores han sabido mantener las líneas fluidas que identifican a los nuevos Mercedes.

Un ejemplo es el rey Mswati III de Swazilandia, que en 2012 se compró un Maybach 62. Mercedes solo fabricó 302 unidades del 600 Pullman en un periodo de 17 años. Rebenbauer es previsiblemente discreto sobre quienes son sus clientes. Pero nos confirma que entre ellos hay jefes de Estado, y que estos son capaces de dejar a un lado, durante un rato, su lado tiránico para elegir el color de su nuevo coche oficial. De hecho este vehículo fue desarrollado teniendo en cuenta las recomendaciones gubernamentales. La oficina de la canciller alemana Angela Merkel escribió a Mercedes para agradecer el préstamo de la anterior generación del Pullman, el W221 de 2008, pero sugirieron que la puerta trasera debería ser aún más larga. El protocolo impone que el jefe de Estado entre en el coche primero. El problema es que los intérpretes deben entrar después, y pasar por delante del presidente como los que llegan tarde a las películas en el cine. No se debe incomodar ni dar la espalda al jefe de Estado.

Mercedes Maybach Pullman
A la izquierda, bajo la tapa negra entre los asientos, está el frigorífico. En las consolas centrales se ocultan unas mesitas como las de los aviones.

LA PUERTA TRASERA MIDE 1,35 METROS

Por tanto, era necesaria una solución con mayor comodidad y ergonomía, y la respuesta es una puerta trasera que mide 1,35 metros de largo. Casi lo suficientemente larga para meter horizontalmente a Kim Jong-il, dictador comunista de Corea del Norte y fan de los Pullman. Estas puertas han sido posibles por el hecho de que no es un Maybach cortado y alargado, sino que es un Clase S desde el principio, y sus 6,5 metros de largo se han esculpido con el mismo estilo fluido que sus hermanos de la gama S (normal, largo, cupé y cabrio). No parece una ballena o una salchicha, a pesar del alargamiento de 1,4 metros sobre el Clase S y de los 10 centímetros extras de altura.

Mercedes Maybach Pullman

La forma en la que desciende el techo es agradable, y la forma de los pilares traseros también ayuda a disimilar su enorme masa. Entonces imagina que has derrocado al presidente anterior –conviene enterrarlo bajo tu trono–, te has autonombrado mariscal de campo, te has colocado unas cuantas medallas en la pechera y te has comprado un Mercedes Maybach Pullman ¿Qué se siente al poseerlo? La puerta posterior es pesada, pero según Mercedes en el 90% de los casos habrá alguien preparado para abrirla cuando llegues. Y en el caso de que unos revolucionarios ametrallen al asistente, también se puede abrir y cerrar mediante un motor. Una vez dentro vas sentado por detrás de la puerta, con la cabeza a la altura del pilar lateral pero con visión de lo que ocurre en el exterior. Markus llama a la cabina trasera “zona libre de plástico”: todo lo que puedes ver o tocar está hecho de cuero, madera o metal. Casi da miedo tocar algo por si lo ensuciamos. Las alfombrillas son tipo Rolls, gruesas piezas de lana en la que sus zapatos se hunden plácidamente, teniendo en cuenta además que estos pies de altos vuelos nunca pisan cacas de perro ni chicles.

Mercedes Maybach Pullman

Hay varios gadgets para preservar tu intimidad, como cortinillas eléctricas en todas las ventanillas. Lo que más nos gusta es la mampara de cristal eléctrica que sube y baja para separarnos del chófer, y que se vuelve opaca con solo presionar un botón. Así tu empleado no podrá ver esos momentos en que te vienes abajo y buscas el sentido a tu vida, rodeado de lujo y poder cuando, en el fondo de tu corazón, quisieras estar tomando una paellita en la playa con tu primer amor, pobre y feliz. Entonces puedes hablar con el chófer vía micrófono –un coche es grande de verdad cuando necesita un sistema de comunicación interno–. Por otra parte hay que decir también que la cabina es bastante sobria y no está llena de botones. Los asientos son por supuesto reclinables y climatizados, y también se puede modificar la altura del apoyacabezas. También lleva una nevera entre los asientos traseros y unas mesitas tipo avión muy bien diseñadas y ocultas en la consola central.

Mercedes Maybach Pullman

Además, en los asientos que van enfrentados hay pequeñas pantallas integradas, y una gran pantalla de 18,5 pulgadas que va acoplada al techo y que baja, a la altura del panel de cristal que nos separa del chófer. Al igual que en el anterior Maybach, en el techo hay relojes que indican la velocidad, la temperatura y la hora, además de dos de los 24 altavoces Burmester. Es curioso que haya pocas opciones. Rubenbauer dice que el equipamiento del Mercedes Maybach Pullman es simple porque sus clientes están muy ocupados como para elegir las opciones. Por 13.000 euros puedes pedir un sistema de sonido “3D” aun más poderoso, y por otros 9.000 Burmester los instalará en las propias butacas. El resultado es el mejor equipo de sonido que he escuchado en un automóvil, y que probablemente escucharé. Por otros 23.000 euros se puede pedir un techo solar panorámico, para asomarse y saludar y saludar al mundo con una copa de champán en la mano. Y si lo quieres blindado, el precio será el doble de la versión normal. Depende de quien seas: Hugh Hefner (Mr. Playboy) no lo necesita, pero si eres Vladimir Putin, quizá sí.

Mercedes Maybach Pullman

SIN TOCAR EL VOLANTE

Reconozco que no conduje el Mercedes Maybach Pullman, creo que es tan relevante como que Obama nos cuente como va el Boeing Air Force One. El chófer tiene a su disposición la misma tecnología que en un Clase S 600, solo que debe preocuparse más porque los ocupantes estén a la temperatura adecuada. La cuestión es cómo se siente uno sentado ahí. ¿La respuesta? Misterioso y bastante diferente a ir en un coche normal. Por un lado está la sensación de aislamiento –especialmente con las cortinas desplegadas y la mampara opaca–, que te hace sentir que viajas en un pequeño jet privado. Y por otro está la forma en que se mueve. Digiere muy bien los baches y los badenes, y puedes ver cómo el morro empieza a girar antes de que tu lo sientas en tu espalda.

Mercedes Maybach Pullman

Respecto al motor, un V12 de 6 litros, es tan suave y progresivo como un motor eléctrico, sin vibraciones, aunque afortunadamente no tan silencioso. No obstante, lo más característico y definitivo del Mercedes-Maybach Pullman son esos asientos enfrentados que en la firma de la estrella dicen que son para los intérpretes. Pero ahí puede ir quien tu quieras, desde tus guardaespaldas a tus concubinas, o tu cuñado psicópata jefe de tu policía secreta, o incluso el maletín codificado que te permite lanzar los misiles nucleares. Markus se sienta en uno de ellos y compruebo que hay espacio de sobra para las piernas de los dos, aunque supongo que quien se siente ahí tendrá cuidado de no molestar a quien tiene sentado delante. También me senté en ellos un rato, por aquello de probar cómo se va mirando en sentido contrario del avance del coche. Son algo más duros, pero sus ocupantes deberían ser prudentes y no quejarse…  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.