Ya se sabe que fueron ellos quienes inventaron el automóvil, pero es que además en Mercedes-Benz llevan muchos tiempo fabricando vehículos todoterreno. Han pasado ya 75 años desde que Hitler regaló a franco el espectacular 540 G4 de seis ruedas (foto principal), con motor 5.4 de ocho cilindros en línea y tracción a las cuatro ruedas posteriores. Hoy es un modelo de gran valor y una joya del Patrimonio Nacional, bajo custodia de la Guardia real. El todoterreno Mercedes “de verdad” llegó en 1979 cuando lanzaron el G, que sigue en producción tras haber recibido innumerables mejoras a lo largo de más de tres décadas. Luego llegó la exitosa apuesta por los SUV con el ML de 1998, y desde entonces han desarrollado una gama de todocaminos para todos los gustos. Llegados a este punto en la marca de Stuttgart han decidido añadir un poco de capacidad todoterreno a la Clase E con la versión All-Terrain.

No es un concepto nuevo, ya que es algo que ofrece Audi desde hace muchos años con su Allroad, versión todocamino del A6 Avant. BMW en cambio no dispone de un Serie 5 con estilo “todocamino”. con este enfoque y a un nivel de precio inferior están modelos tan recomendables como el Skoda Scout, el Volkswagen Passat Alltrack o el Audi A4 Allroad, todos con tracción total.

LA CUARTA VARIANTE DE LA CLASE E

La pasada primavera Mercedes lanzó la décima generación de la clase e, convirtiéndose en la nueva referencia en cuanto a tecnología. en verano llegó al versión estate (familiar), y hasta ahora la última novedad en la gama es el poderoso e63 AMG. Lo más nuevo es el clase e All-Terrain, un modelo con carrocería estate (familiar), tracción total, suspensión neumática y mayor altura respecto al suelo. Se distingue a primera vista por un frontal con un parachoques de estilo aventurero, de tres elementos y con un panel plateado. También lleva en la entrada de aire frontal, por encima y por debajo de la estrella, dos lamas horizontales plateadas. estas son como las que mercedes emplea para sus modelos SUV. Visto de lado, lo que llama la atención son las bandas de goma sobre los pasos de rueda y las llantas específicas para esta versión, de 19 o 20 pulgadas.

A partir de primavera se venderá la versión 220d 4matic del All-Terrain con un motor 2.0 turbodiésel de 194 cV, de nuevo desarrollo. Unos meses más tarde llegará el 350d 4matic, con la mecánica seis cilindros de 258 cV. En el motor básico las prestaciones ya son más que suficientes, con capacidad para acelerar de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y un consumo medio sensacional: 5,2 litros a los 100 km. Ambas motorizaciones llevan de serie el brillante cambio automático de nueve velocidades, suave, rápido y que permite un amplio margen de desmultiplicación y rodar a bajas revoluciones, reduciendo así el consumo.

Otro elemento clave es la tracción total. En condiciones normales envía un 45% del par al eje delantero y el resto al trasero, pero si una o varias ruedas patinan, el sistema responde al instante mandando fuerza de propulsión a las ruedas con buena tracción. de cara a la comodidad y a aumentar la capacidad todocamino –variando la distancia al suelo–, la suspensión neumática es esencial. en el selector “dinamic Select” el conductor puede elegir entre las posiciones “confort”, “eco”, “Sport”, “All-Terrain” e “individual”. el modo “All-Terrain” ofrece tres niveles de aumento de altura respecto al suelo. el máximo es de 35 mm adicionales.

Cuando el All-Terrain supera los 35 km/h la suspensión baja automáticamente al nivel normal, que es 29 mm superior a la altura que ofrece un clase e State con 4matic y suspensión neumática. de estos 29 mm de diferencia, 14 se deben a la diferencia de llantas –de 19 o 20 pulgadas– y neumáticos y, los otros 15, a la propia suspensión. cuando el mercedes supera los 125 km/h, la suspensión neumática baja 15 mm más para favorecer la aerodinámica y la estabilidad. en el modo “All-Terrain” también se adaptan los umbrales del eSP y del sistema de control de tracción. Así, este clase e es perfectamente válido para circular por pistas y zonas forestales, y supera importantes inclinaciones.

Además pudimos conducir el All-Terrain por carreteras alpinas con nieve y hielo, con una facilidad y seguridad inauditas gracias a los neumáticos de invierno, la tracción total y el control de estabilidad. No obstante, para carreteras nevadas y zonas de esquí, un clase e State 4matic también hubiera sido perfectamente válido. en cualquier caso, la comodidad que ofrece es excepcional, y el sistema Active body control adapta, de forma independiente y automática, la característica de amortiguación de cada rueda en función de la situación. Se logra así ese estilo de suspensión típico de mercedes, tan señorial y bien equilibrado, que permite además un buen dinamismo al volante.

El interior del All-Terrain –se basa en la línea de equipamiento Avantgarde– es impresionante tanto por diseño como por calidad y tecnología, y recuerda mucho al del clase S. Además, ya se sabe que, cuando uno se encuentra en una zona fría e inhóspita, el hecho de entrar en el cálido habitáculo de un coche provoca una curiosa sensación de agradecimiento a la máquina. Y si es un mercedes que huele a cuero y madera, mucho mejor. ofrece también un óptimo aislamiento acústico, de modo que el motor diésel no se oye en el interior en absoluto. está disponible un sistema de sonido burmester con 13 altavoces y 640 vatios.

PUEDES CONFIGURARLO A TU GUSTO

El cliente puede elegir entre cinco tipos de acabado para el salpicadero y la parte superior de las puertas –tres tipos de madera y dos de aluminio– y muchas combinaciones de diferentes tonos de cuero y ante. Para potenciar la capacidad de carga de objetos de diferentes tamaños, el respaldo trasero está dividido de serie en tres módulos en proporción 40/20/40. También carga un smartphone y lo conecta a la antena del coche de forma inalámbrica, basta con apoyarlo sobre la superficie de recarga de la consola central. Además, con el Near field communication se puede usar el móvil como llave para abrir y cerrar el coche y arrancarlo.

Los sistemas de seguridad están al nivel de lo que desde mercedes definen como “la berlina de empresa más inteligente del mundo”. el asistente de frenado activo es de serie, y puede frenar de forma autónoma rodando a una velocidad de hasta 200 km/h. También es de serie el sistema de alerta por cansancio y el asistente para compensar el viento lateral, que funciona mediante una intervención asimétrica del ESP.

Como opción se puede pedir un nuevo paquete de asistencia que incluye conducción semiautomatizada en autopistas, en carreteras secundarias e incluso en ciudad. mantiene la distancia de seguridad, frena, acelera, gira en las curvas y hasta ayuda a cambiar de carril al accionar el intermitente, pero en todo caso, ha sido diseñado para que el conductor sujete el volante con las manos. incluso hay un servicio de concierge (conserje); los clientes registrados en mercedes me connect pueden llamar a su asesor personal por teléfono, mediante un botón que hay en el techo, y reservar mesa en un restaurante, recibir sugerencias para una ruta turística o reserva de entradas para eventos. Incluso pueden enviar directamente al coche los destinos para el navegador.

Aún no se han comunicado precios para el All-Terrain. Como orientación, un 220d estate, sin tracción total, cuesta 55.300 euros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 19 =