Llegó el año en el cual nos toca felicitar al Mercedes-Benz Clase G por sus ¡40 años de vida! Durante los cuales no ha cambiado en cuanto a valores se refiere. Este vehículo fue presentado mundialmente en 1979 con el 460 Clase G. Pocos coches existen en la actualidad que hayan sido fieles a sí mismos desde sus inicios, y no solo eso, sino que además no ha parado de mejorar y evolucionar año tras año. La conducción a mejorado continuamente convirtiéndose en un todoterreno icónico con un manejo impresionante tanto en off-road como en carretera.

Mercedes Clase G

El Clase G brotó de una conversación que tuvieron en 1969 Daimler-Benz AG y Austria Steyr-Saimler-Puch G sobre una posible cooperación para fabricar un vehículo todoterreno extremo, con buena manejabilidad en agua, montaña, dunas, carretera… ¡Todo lo que se le ponga por delante! Este coche nos hace imaginarnos una especie de híbrido entre un hovercraft y un poderoso tanque de guerra. Fue Erich Ledwinka quien lideró el equipo de construcción de esta mole alemana.

Es un vehículo que sirve para todo, y eso lo ha llevado a una gran variedad de campos y entornos, no solo a ejercido de “Papamóvil” sino también de vehículo militar. Fue este último campo lo que le hizo impulsarse y ser tan conocido, se sometió a pruebas duras en entornos adversos como el desierto del Sahara y el Circulo Polar Ártico.

El 4 de febrero de 1979 tuvo lugar la gran presentación con el modelo 460 de Mercedes Clase G. Los fabricantes pusieron especial énfasis en el sistema de propulsión, ya que era este aspecto el que iba a resaltar sobre el resto de los vehículos del mercado en aquel entonces. Este modelo contó con una tracción total con un diferencial central con bloqueo del 100%.

Por si todavía no habían mejorado lo suficiente tras 40 años de historia, esta primavera veremos otra nueva versión del Mercedes Clase G surcando nuestras carreteras, el G 350 d. Este nuevo motor diésel de 6 cilindros en línea que incorpora la marca alemana es el más eficiente hasta la fecha para el modelo, con un consumo mixto de 11,2-11,0 l/100km y unas emisiones de CO2 en ciclo mixto de 295-289 g/km.

En definitiva, Mercedes lo ha hecho especialmente bien con este vehículo, ya que, 40 años después, es un coche que me atrevo a asegurar que gusta a todo el mundo. No sabemos cual es su secreto, puede que sea la sensación de robustez que produce, su forma cuadrada o simplemente que su espíritu siga intacto tras tanto tiempo, pero este coche lo siguen comprando tanto granjeros como multimillonarios de Abu Dhabi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.