- Publicidad -

Ya nos preguntábamos cuando íbamos a conocer la versión de Affalterbach del nuevo Mercedes Clase G. Y por fin la tenemos aquí, una nueva obra maestra de Mercedes-AMG sobre su todoterreno más fiel y puro. El Mercedes AMG G 63 se convierte en la versión más deportiva y todo ello sin perder ni un ápice de sus capacidades como vehículo para el off-road, siendo el 4×4 de siempre, pero ahora más agresivo que nunca.

Mercedes-AMG G 63 2018

Bajo su nueva apariencia, el Mercedes AMG G 63 reúne todo lo nuevo incorporado por el modelo estándar, pero la división deportiva de la firma alemana se encarga de poner a punto su mecánica y su dinámica de conducción, mejorando todas sus cifras de prestaciones y hacerlo más rápido sobre el asfalto. 

La mayor novedad para el G 63 es su motor, un bloque V8 de 4.0 litros Twin-Turbo que ya conocemos en la gama de Mercedes-AMG. En este caso arroja 585 CV que llegan a 6.500 rpm y 850 Nm de par cuya entrega se produce entre 2.500 y 3.500 rpm. Por ponerlo en contexto, es el mismo motor que en el Mercedes AMG GT R pero aquí debe mover cerca de 700 kg más. Como no podía ser de otra forma, le acompaña la tracción total pero específica de AMG, un sistema AMG Performance 4Matic que envía un 60% del par detrás y un 40% delante, pero que mantiene los 3 diferenciales de bloqueo para que fuera del asfalto siga siendo eficaz como siempre. Incluso sigue llevando una reductora que se puede activar hasta a 40 km/h. 

Mercedes AMG G 63

Para hacer que responda bien en carretera, en el Mercedes AMG G 63 aunque se mantiene su esquema original, con un sistema de suspensión independiente delante y eje rígido detrás, AMG incluye la suspensión adaptativa. Esto permite mantener su altura libre al suelo, que es de 241 mm. En el caso de la dirección, se ha puesto también a punto, con un tacto más deportivo y una respuesta más directa. Todo esto queda a merced de la configuración seleccionada con el Dynamic Select. Y para darle un aspecto más deportivo, no solo tiene nuevos paragolpes delantero y trasero, sino unas llantas de 22″ de diseño AMG.

Ahora bien, con todo esto ¿cuáles son las prestaciones del Mercedes AMG G 63? Pues es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en solo 4,5 segundos, con una velocidad máxima de 200 km/h de serie, o 240 km/h si se pide el paquete opcional llamado Driver. Habrá que esperar a saber su precio, pero tened claro que habrá que sumar una cuantiosa cantidad a los 127.450 euros que cuesta el Clase G 500, también con motor V8.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 5 =