Mercesdes AMG A45-SMercesdes AMG A45-S

COMPARATIVAS CARRUSEL

Mercedes AMG A45-S VS BMWM135i: revolución compacta

RevistaCAR 18 de marzo, 2020 | Tiempo de lectura 8 min

En la esquina Azul Misano, el nuevo BMW M135i. En la gris, el Mercedes AMG A45-S. Un par de hipercompactos con más de 300 CV armados con avanzada tracción total, Launch Control, modo “Drift” y un rendimiento más crudo de lo que se habría visto hasta la fecha en coches de este tamaño.
¿Cómo demonios llegamos aquí? Cuando los teléfonos eran solo para llamar y el mundo era un lugar más apacible, Mercedes hacía cómodas berlinas y familiares, y variaciones de tipo GT; por su parte BMW hizo berlinas centradas en el conductor. ¿Compactos? Los hacía Volkswagen, y Ford también. Incluso cuando ambos metieron un pie en las aguas de los compactos, cada uno tenía una visión muy diferente.

Mercedes AMG A45-S

Pero con esta nueva generación, BMW ha puesto el rumbo directo hacia Mercedes. No solo se ha pasado a la tracción total como única opción en su M135i, también ha cambiado los seis cilindros en línea por cuatro transversales pasando de 320 a 306 CV. En este momento muchos se echarían las manos a la cabeza, clamarían al cielo y se retirarían a un lugar apartado a vivir en soledad para poder ver vídeos de YouTube del viejo M140i de tracción trasera. Pero espera, porque BMW todavía te vende el M240i. Pero antes de coger el iPad, unas mudas limpias y un balón de volley con una cara pintada… vamos a probar la tercera generación del Serie 1 con objetividad.

Baja el pie y el BMW te golpeará en la espalda. Duro. Se acelerará desde parado a 100 km/h en 4,8 segundos, bastante convincente y siempre se siente rápido. Hasta aquí todo bien. Pero es cuando la carretera comienza a girar y girar, como esta en las afueras de Múnich, cuando lo hace de la manera más deliciosa, cuando el M135i realmente comienza a cobrar vida. Tal vez, solo tal vez, parece que todo va a estar bien.

Mercedes AMG A45-S

¿Un maestro discreto en carreteras sinuosas? Así se siente. A través de la carnosa dirección, a pesar del derrape que pasa por el mismo eje, no hay interrupción de la potencia ni movimiento del volante. De hecho, la dirección del BMW es un placer: afilada cual bisturí pero excelentemente conectada al suelo, tu llave a un mundo donde tu actitud girando –aparentemente independientemente de su velocidad de entrada o el agarre disponible– siempre es deliciosamente neutral, casi de una forma sobrenatural. Un morro con el que puedes trabajar, además de un chasis con acabado electrónico que siempre parece estar al menos un paso por delante, conectado y listo para hacer su oferta.

¿El resultado de todo esto?

El M135i lleva el control, el agarre en la carretera y el rendimiento del compacto deportivo de BMW a un nivel superior, creando lo que es, por gran diferencia, el Serie 1 más gratificante hasta la fecha. Sí, el acorazado AMG gris todavía se ve tan grande en mis espejos que debe parecer que lo estoy remolcando, pero la gran ventaja de potencia del A45 S: con 420 CV –es el motor de cuatro cilindros de producción más potente del mundo–, significa que siempre iba a ser el caso. La verdad es que el conductor del AMG está teniendo que trabajar duro para quedarse conmigo. Este BMW es sensacional.

Mercedes AMG A45-S

El asfalto, mojado en algunos lugares y letal con la savia resbaladiza de los árboles que nos escoltan, nunca deja de lanzarse de izquierda a derecha y de nuevo a izquierda, con saltos y crestas ciegas esperando como pescadores pacientes su primera captura del día. Pero esa captura nunca llega. El M135i baila en las esquinas con una gracia totalmente en desacuerdo con su estética rechoncha, antes de golpearlos con una combinación, inspirada en el WRC, de un turbo sin demoras y una hábil tracción en todas las ruedas.

Tan pronto como gira el volante y comienza a tambalearse en el ápice, el BMW adopta una postura plana pero receptiva. Desde la entrada de la curva hasta la salida, la dirección, el acelerador y el chasis ejecutan un cuasi derrape flexible con un cálculo y una eficiencia geniales.
Tírelo en una curva como lo haría con la pelota de tenis apestosa/favorita de su perro, y el BMW se apaña rápidamente, ajusta o relaja la línea según sea necesario y solicita más información o la sustituye si no recibe más órdenes. Se dirige hacia donde apunta, fusionando la posición del acelerador y el ángulo de dirección en el vector más rápido posible. ¿Perfección aburrida? ¿Estás bromeando? Es brillante. Surrealista, concedido y más digital de lo que le gustaría a tu padre o abuelo amante de BMW, pero esa es su pérdida. Bastante brillante e incongruente también, dado lo benigno y apacible que se ve el M135i.

Mercedes AMG A45-S

¿Te gusta los hipercompactos deportivos? Pues todavía nos queda hablar del AMG. Relativamente recatado aquí, el A45 S se puede configurar para parecerse a un automóvil de carreras del DTM de tus sueños: amarillo yema de huevo o rojo al estilo Maranello y más partes aerodinámicas de fibra de carbono que la sala de estar de Adrian Newey. Parece amenazante de una manera que el BMW simplemente no lo hace, y lo respalda con grandes números. Empezando por su precio, de 73.050 euros, y ese espectacular cuatro cilindros de 2 litros y 420 CV. Apenas más pesado que el BMW, el AMG es casi un segundo más rápido en el 0 a 100 km/h, parando el crono en 3,9 segundos.

Impresionantemente, como el A35 más asequible, este huevo Fabergé, pequeño y exclusivo, se siente más como un AMG que como un Mercedes. Esa misma emoción o sensación de temor te invade al subir a bordo. Los asientos te atrapan como imágenes de los Red Pigs atronadores, los Black Series de lado y los agujeros del tamaño de un coche en la carretera pasan por tu mente. Aquí se siente exótico, casi tan caro como realmente es, y serio.

Al salir de los cruces y correr entre las curvas, el AMG se siente tan potente como lo sugieren los números. Su rendimiento es de un orden de magnitud diferente al del BMW, y la forma en que el A45 S entrega su poder y lo usa para dispararse en la carretera es de alguna manera más valiente, más física y más envolvente que el rápido, pero más refinado BMW.

Pongamos toda la carne en el asador

Habiendo probado previamente el Mercedes AMG A45-S en el circuito de Jarama y las carreteras circundantes, sé cómo calibrar mejor las innumerables opciones de modo de conducción del 45: Sport +, con amortiguadores en Sport, para un poco de flexibilidad en el mundo real, y la transmisión en manual. En “Drive” hace un buen trabajo manteniendo la marcha correcta, bajando justo a tiempo y haciendo uso completo de las 7.000 rpm, pero hay un momento y un lugar para las configuraciones más agresivas y es ahora, con el BMW azul avanzando.

Mercedes AMG A45-S

El ajuste de control de estabilidad medio del Mercedes AMG A45-S fomenta el movimiento de la zaga, así como un momentáneo sobreviraje en salida. Y si hablar de un chasis tan animado es una sorpresa, te perdonamos. Anteriormente, al igual que el RS3 de Audi, el A de AMG ha sido grande en potencia, corto en diversión. Pero en un tiempo extraño, dada la llegada del BMW con tracción total, eso ha cambiado. Que corra el Moët. Puedes probar también la última sensación del A45 S, el modo “Drift”. Transmisión en manual, modo “Race”, “ESP” apagado, tira de las levas a la vez, confirma el modo con un movimiento de la palanca de cambios hacia arriba y listo. Ahora comience a asesinar sus neumáticos traseros y trate de recordar que, a pesar de la facilidad con la que el AMG descolocará su trasera fuera de la línea, y que bailará como una máquina de derrapar con pedigrí siempre y cuando mantenga la dirección en un ángulo tenso, mientras aplicas aceleración, realmente conduces un Clase A.

Aunque discreta, la distribución de par del AMG nunca está completamente aislada de tus manos, transmitiendo información sin interferir. Al igual que con el BMW, la transmisión del AMG es un sistema complejo que se siente completamente intuitivo y maleable desde el asiento del conductor. A ambos lados del diferencial trasero se encuentran embragues controlados electrónicamente, uno para cada eje de transmisión. En combinación con la división electromecánica de par variable de adelante hacia atrás, esta distribución variable de par de lado a lado asegura una tracción óptima, excepto, por supuesto, cuando marca deliberadamente una tracción comprometida… Suena relativamente sencillo, pero el sistema de control por una red de sensores y unidades de control no podría ser más complejo.

La tecnología desconcertante del Mercedes AMG A45-S se traduce en un todo deliciosamente simple, casi analógico. Siempre hay potencia, el par por debajo de 3.000 rpm es adecuado, un peso pesado más allá de eso. Los frenos, al menos en carretera, son igualmente inquebrantables. Pero la neutralidad y maleabilidad del Mercedes AMG A45-S son unas de las cualidades sobresalientes aquí; ahora este AMG pequeño es tan deseable como los C y E 63 más grandes. El último Clase A ha sido capaz de invocar un poder vertiginoso y adictivo. Esta no es una comparación clásica de prestaciones, el rendimiento no puede ser el único factor decisivo, o esta historia habría terminado pronto. Se trata de juntar las últimas evoluciones de cada casa. Los números pasan a un segundo plano. Los vergonzosos recibos de las estaciones de servicio están agrupados con una sonrisa pícara y nuestras licencias de conducir se empapan durante la noche en agua bendita. Es sorprendente lo rápido que puedes ir con el BMW por un buen pellizco menos de dinero de lo que vale el Mercedes. Sin embargo, necesitarás subir un escalón más si quiere dar caza al Mercedes AMG A45-S, un hipercompacto deportivo inspirado en aquellos gloriosos días de los rallyes.

¡Valora este artículo!
[Votos: 1 Media: 5]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Familiares Premium: a prueba de todo

    ¿No son para ti los estilosos SUV? Elige entonces entre alguno de estos familiares premium: espacio, ritmo, presencia…,...

  • Comparativa Deportivos: Vuelta a los orígenes

    ¿Híbridos? ¿Autónomos? ¡Naa! Mientras el resto del mundo relega a un segundo plano la diversión por la conducción,...

  • Ford Puma, VW T-Cross, Peugeot 2008 y Nissan Juke: nueva normalidad

    El Ford Puma (que probamos en profundidad para su lanzamiento) es como un bebé porsche… ¡Es como un bebé de Porsche...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración