Ayrton Senna fue “el padrino” del Mercedes 190 2.3 16V cuando lo lanzaron en 1984. A partir de entonces otros pilotos del Mercedes 190 reinaron en Nurbürgring y en otros muchos trazados. Ahora se cumplen 25 años de la doble victoria de Klaus Ludwig en el mítico trazado.

Mercedes 190 E 2.5 16V Evolution II, pilotado en el campeonato DTM de 1992 por Klaus Ludwig.

Cómo nos gusta el Mercedes 190 (denominación interna W 201). Y no hace falta que sea el 2.3 o 2.5 16V, cualquier versión tiene su encanto. Han pasado 35 años desde su lanzamiento y además de muy fiables, su diseño sigue siendo atractivo y actual. Pero la razón de que nos hayamos acordado ahora de él es que, hace 25 años, Klaus Ludwig ganó las dos carreras del DTM que se disputaron el 18 de junio de 1992 en Nürburgring Nordschleife (el trazado antiguo de 20 km.) Fue el inicio de una racha triunfal que le llevó a ganar el título de aquella temporada.

El 16 de agosto de 1992, Klaus Ludwig ganó las dos carreras que se disputaron en el circuito de Diepholz.

Los pilotos de los Mercedes 190 E 2.5 Evolution II preparados por AMG ganaron 16 de las 24 carreras del DTM (dos por día de competición) que se disputaron aquel año. Se produjo además un hecho sin precedentes, y es que la piloto Ellen Lohr venció en Hockenheim en mayo, lo que la convierte en la única mujer que ha ganado una carrera del DTM.

No obstante la vinculación del Mercedes 190 con Nürburgring es muy anterior, tanto que comenzó ocho años antes. En 1984, coincidiendo con la apertura del nuevo circuito de Nürburgring (5,1 km.) Mercedes puso a disposición de veinte leyendas del automovilismo veinte unidades iguales del entonces nuevo 190 2.3 16V, en su versión de calle. Su motor había sido desarrollado en colaboración con Cosworth y era una berlina muy rápida para la época. Con suspensión trasera multibrazo, autoblocante y reglaje deportivo, rendía 185 CV, aceleraba de 0 a 100 en 7,5 seg. y alcanzaba los 235 km/h.

El Mercedes 190 con el que el joven Senna se impuso a todas las leyendas del automovilismo.

Todos los pilotos invitados a correr por Mercedes habían vencido en Nordschleife, ya fuera el GP o los 1.000 km., y la lista incluía a enormes talentos, muchos campeones mundiales, como Jack Brabham, Hans Hermann, Phil Hill, Denis Hulme, James Hunt, Alan Jones, Klaus Ludwig, Alain Prost, Keke Rosberg, Jody Scheckter o John Surtees. Todos con coches exactamente iguales, solo pilotos contra pilotos. Finalmente la victoria fue para un chaval que estaba empezando, un tal Ayrton Senna, que ocupó el coche de Fittipaldi en el último momento, seguido de Niki Lauda y de Carlos Reutemann.

En 1985 los 190 E 2.3 16V fueron homologados para competir en Grupo A y N de la mano de AMG. Rendían 255 CV y en 1986 fueron usados por equipos privados. En 1988 al menos cinco equipos compitieron con el apoyo de la fábrica (Mercedes-Benz no tomó el control de AMG hasta 1999). Para la temporada 1989 llegaron los 190 2.5 con 330 CV y más ligeros, y en 1990 empezaron a correr con los Evolution II de 373 CV.

El llamativo perfil del 190 Evolution II. Algún chaval te preguntará que quien te ha hecho el tuning…

Como los buenos aficionados saben, Mercedes fabricó solo 502 unidades del “Evo” II para cumplir con las normas de homologación, y hoy los modelos de calle son muy buscados por los coleccionistas. Si quieres uno y consigues encontrarlo, te pueden pedir más de 200.000 euros por él.

El BMW Me fue el gran rival del Mercedes 190 en el DTM.

Los Mercedes 190 2.3 y 2.5 16V tuvieron como grandes rivales al BMW M30 (E30) otro deportivo que se ha revalorizado mucho. Aún hoy, si vas a rodar en el mítico Nordschleife con tu coche, es fácil que te encuentres con algún 190 preparado que sigue dando guerra.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + diecinueve =