Que McLaren hace coches únicos y fuera de lo común es algo de sobra conocido. Pero de vez en cuando en Woking deciden hacer unidades más especiales aún. Su última creación es la serie especial del 650S para celebrar el 50 aniversario de la inauguración de las Can-Am Series, una histórica competición que despegó en Estados Unidos y Canadá entre los 60 y los 80. Desarrollado sobre el 650S Spider, su producción se ha limitado a 50 unidades.

La estética de los vehículos que participaban en la Can-Am ha inspirado a esta versión. El Mars Red, color que usaba Bruce McLaren en su coche, será uno de los tres colores que podrán vestir al 650S, junto al Papaya Spark y el Onyx Black. Bruce McLaren llegó a ganar dos campeonatos en 1967 y 1969 de los cinco consecutivos que McLaren como equipo logró entre 1967 y 1971.

Para mejorar los bólidos de la Can-Am la reducción de peso era un pilar clave, y continuando con ello, el McLaren 650S Can-Am incorpora piezas en fibra de carbono en elementos como las taloneras, que llevan grabado el logo de la mítica competición. Entre la parrilla trasera en fibra de carbono se sitúa las cuatro salidas circulares del escape. Irá montado sobre unas exclusivas llantas de cinco radios en color negro brillante, elegidas por el Centro de Operaciones de McLaren, y que calzarán los neumáticos Pirelli PZero Corsa, además de los frenos cerámicos de serie en negro.

Para propulsar esta edición especial se incorpora el motor V8 Twin Trubo de 3.8 litros y 650 CV con un par máximo de 678 Nm, que hace que pase de 0 a 100 km/h en 3 segundos y pueda llegar hasta los 329 km/h. Cada una de las 50 unidades del McLaren 650S Can-Am saldrá a la venta por unos 345.000 euros aproximadamente, y no se entregarán a sus afortunados dueños hasta la primavera de 2016.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.