No hay ningún coche en el mundo fabricado con un cuidado por los detalles tan espectacular como el Pagani. Los pedales, las salidas de aire, el exquisito diseño del interior… Pero también hay algunos aspectos, entre los que destacaríamos, sobre todo, el cambio en la posición de conducción, que reducen bastante la visibilidad hacia atrás, por lo que la cámara de visión trasera se ha convertido en un lujo fundamental dentro del Huayra.

El regreso a las prestaciones más puras no es nada barato. El Pagani Huayra cuesta 849.000 euros más tasas, pero hay detalles que empujan a que creamos que este precio es razonable. Este coche está hecho de más de 4.700 componentes distintos, todos y cada uno de ellos únicos. Y ya que nos vamos a gastar este dineral en un coche, lo único que exigimos es la perfección. Si tuviésemos que sacarle una pega, tal vez nos fijaríamos en la caja de cambios manual automatizada, que no es tan sutil como parece de aspecto, y la espera interminable que supone cambiar de modo “Confort” a modo “Sport” o “Auto. Desde nuestro punto de vista, ningún otro superdeportivo tiene un aspecto tan exótico y especial.

Ahora, un consejo. Cuando vayáis a probar el Pagani Huayra, aseguraros de que antes del primer acelerón el bólido tiene las ventanillas bajadas, porque no vais a volver a oír nada igual en vuestra vida. El motor V12 de Mercedes AMG biturbo –el Zonda era atmosférico– parece un huracán enfurecido con 720 CV.

Pero además, todas estas sensaciones se multiplican por cien, porque todos estos elementos mecánicos y aerodinámicos solo pesan 1.350 kilos. En marcha el Huayra es sobre todo un coche muy equilibrado, muy directo y natural. La suspensión de doble trapecio se puede regular en dureza y la dirección tiene un tacto carnoso, más duro que el de cualquier Ferrari actual. Los frenos carbonocerámicos son extremadamente eficaces y su potencia también se puede regular según el gusto del cliente. El hecho de que una pequeña empresa haya construido un coche tan extraordinario tiene todavía más mérito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − catorce =