En Alpine crearon un nuevo A110 que reunía los preceptos de todo buen deportivo, potencia justa y poco peso, aunque resaltando más ese segundo valor que el primero. Un Alpine A110 que llegó enamorando a todo el mundo y que, tras probarlo, consolidó su regreso y engrosó su lista de espera. Y aunque se vean pocos, ya hay quién lo ha modificado, como Litchfield, aunque este preparados ha respetado su imagen, y solo ha intervenido en su motor.

Y es que aunque el bloque 1.8 turbo gasolina de cuatro cilindros es perfecto para el Alpine, colocado aquí en posición central, sus 252 CV de serie se quedan lejos del potencial del motor, ya que es el mismo que nos encontramos en el Mégane R.S. donde rinde 280 CV en su versión básica, y 300 CV en el Trophy.

Alpine A110 by Litchfield

Así que Litchfield ha cogido al deportivo biplaza y con una primera etapa de preparación lo ha colocado en cifras de potencia de 300 CV y 386 Nm de par, un aumento de cifras de 48 CV y 66 Nm. Como referencia, el par del Mégane R.S. son 390 Nm. Esta mejora se logra con solo modificar la electrónica del coche. Además, según el preparador han logrado reducir el tiempo de respuesta del acelerador, mitigando el retardo del motor turbo.

Pero aquí no acaba la cosa, pues si bien ya tenemos la misma potencia que uno de sus rivales más directos, el 718 Cayman, Litchfield trabaja en un Stage 2, un nivel mayor donde la potencia se eleve a 320 CV, aquí haciendo uso de un nuevo sistema de escape de diseño propio, que se suma a las mejoras electrónicas, y que se podrá incluso acompañar con una nueva suspensión o un diferencial autoblocante nuevo.

Parece que siguen siendo cifras bajas, pero no podemos olvidar que el deportivo francés solo pesa 1.080 kilos, y que ahora, con 300 CV bajo el brazo, su relación peso-potencia es de 1 CV por cada 3,6 kilos. Además, esta mejora de Litchfield tiene un coste de 995 libras, unos 1.100 euros al cambio, antes de impuestos eso sí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.