Land Rover Defender- Car

CLÁSICOS

Land Rover Defender: Adiós, rey del 4×4

RevistaCAR 2 de noviembre, 2015 | Tiempo de lectura 2 min

Diseñado por los hermanos Wilks en 1947 y fabricado con el aluminio Birmabright que sobró del utilizado en la Segunda Guerra Mundial, la idea era crear un coche agrícola, poco más que un tractor que pudiera servir a los granjeros ingleses también como transporte diario. El producto era tan redondo que pronto se empezó a exportar, dejando preciosas divisas en Inglaterra. Se licenció su fabricación, abrió el camino para que sus importadores compraran otros coches ingleses y llegó a todo tipo de granjas, ejércitos o agencias de ayuda humanitaria en cualquier lugar del mundo.

Screen Shot 2015-11-02 at 10.39.01

Pero no solo fue un éxito que ahora se llamaría global, sino que el Land Rover Defender ha sido protagonista de la historia de Gran Bretaña: aparecía en los telediarios con las noticias de las revueltas en el Ulster, formando parte de los cuerpos de orden o de las barricadas; también en las noticias sobre las huelgas en la industria del automóvil y, en los momentos más duros de la reconversión de Thatcher. Los Wilks planearon una producción de 50 Land Rover cada semana, y se han terminado vendiendo más de dos millones de unidades. El Defender sigue siendo el corazón de la marca, aunque solo representa un pequeño porcentaje de sus ventas, por lo que en este 2015 cesará su producción, incapaz de adaptarse a la normativa Euro6 y a las nuevas regulaciones.

Ya llevo más de un día al volante y no paro de encontrarle virtudes. Por ejemplo, si abatimos el cristal y plegamos la lona, parece un juguete dispuesto para la diversión, aunque en realidad es un coche casi agrícola, y de hecho nuestra unidad tiene incluso un hueco para el enganche de diferentes aparejos para el campo. La misma parsimonia con la que baja una pendiente sube una cuesta, basta subir la palanca amarilla de la tracción total y bajar la roja que engrana las reductoras y subirá por cualquier sitio. Sorprende lo mucho que es capaz de hacer con 50 CV, ya que el Defender, con sus 120 CV, se ve apurado en algunos lugares, víctima del mayor peso que implica su mayor tecnología, confort y equipamiento. Donde el original se mueve con la agilidad de un chaval, el Defender tiene la musculatura trabajada y digna de un sesentón, pero al que a veces le cuesta más de lo debido demostrar que está en buena forma.

Screen Shot 2015-11-02 at 11.49.37

Nos subimos al último Defender y, en comparación, parece que hayamos entrado en un Rolls. El refinamiento y confort son infinitamente mayores y cuesta reconocer la misma dirección tras el volante. Por supuesto, la suspensión por muelles permite pasar por muchos más obstáculos, el motor es más potente, las ruedas tienen mucho más agarre y las órdenes electrónicas permiten un control de tracción fabuloso. El volante sigue estando muy cerca de la puerta, los pedales van duros, la posición del cambio y su manejo son raros para un coche actual, y el freno de mano está en el mismo sitio y cuenta con el mismo mecanismo. En el Defender pones las reductoras, engranas primera y eliges la velocidad de subida y el coche empieza a trepar lento como un caracol.

¡Valora este artículo!
[Votos: 0 Media: 0]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Land Rover: El origen de Defender

    Tras el anuncio de que Land Rover cesará la producción por el momento del icónico Defender, son muchos los...

  • Larga vida al Land Rover Defender: adiós 68 años después

    Nada ni nadie sobrevive al paso del tiempo. Ni siquiera ha podido resistir el rey de los todoterrenos, el legendario...

  • Land Rover Defender Works V8 Trophy, hora de aventuras

    La división Classic de Land Rover está construyendo 25 Defenders de última generación con todo lo que puedas imaginar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración