El icono por excelencia de la firma británica está de regreso, y lo hace fiel al original, con los valores todoterreno que lo llevaron a los rincones más extremos del mundo, pero ahora repleto de tecnología, seguridad y eficiencia, listo para el siglo XXI en el que ha vuelto. El Land Rover Defender nos dejó hace unos años, un producto que apenas se cambió durante décadas, y que necesitaba de un punto y aparte para volver más fuerte que nunca. La Casa Real Británica, las ONG en África, o los cazadores de los pazos vascos, todos han tenido al Defender de su lado para llegar allí donde no era posible hacerlo con otro todoterreno. ¿Seguirá con ese espíritu este Defender moderno?

Quizás lo más difícil era mantener el icónico diseño de formas cuadradas y robustas, de que solo con verlo lo identifiques como el todoterreno imparable que es. Pero parece que lo han logrado con mucho acierto, reinterpretando al icono como si hubiera nacido en 2019 y no hace 71 años cuando se llamaban Series.

La silueta es inconfundible, con un diseño práctico y escultural, y por suerte, en dos carrocerías: la larga o 110, y una corta o 90 que llegará más adelante al mercado. Los voladizos son cortos para mejorar las cotas todoterreno, y goza de un diseño moderno, pero a la vez manteniendo rasgos clásicos como las pequeñas ventanas alpinas en el techo, o el portón trasero con bisagras laterales y la rueda de repuesto acoplada a este.

Por dentro también ofrece practicidad y carácter todoterreno, con un aspecto algo más minimalista en cuanto a diseño, pero bien rematado. Y es que este Defender lleva a la vista los elementos estructurales y las sujeciones. Además, se podrá pedir un tercer asiento auxiliar en la parte delantera, ya que la palanca de cambios va montada en el salpicadero. Gracias a esto el Defender 110 se puede pedir en cinco, seis o 5+2 plazas. Sin la tercera fila hay espacio de carga de hasta 1.075 litros, 2.380 si se abate la segunda fila. En el Defender 90 solo podremos pedirlo con hasta 6 plazas, y será tres puertas, pero con la longitud de un coche de cinco. El lado aventurero se refleja con un suelo hecho de caucho fácil de limpiar, y se puede pedir en opción una capota de lona plegable que abarca todo el techo.

El nuevo Defender se construye sobre la plataforma D7x de Land Rover, hecha en aluminio ligero, es monocasco y la carrocería más rígida de Land Rover hasta la fecha. A ella se acopla la suspensión neumática o helicoidal independiente, y está lista para la era electrificada.

Por supuesto llevamos tracción total permanente de serie, caja automática, un diferencial central, y uno trasero bloqueable opcional, todo ello para garantizar las mejores capacidades todoterreno en cualquier situación. Tampoco faltan las soluciones tecnológicas como el Terrain Response con opción de configuración individual, pudiendo adaptarse así al gusto del conductor según las condiciones del terreno.

El chasis no es solo resistente, también se ha diseñado para que las cotas todoterreno sean lo mejores posibles. De hecho, la altura al suelo es de 291 mm, y en la versión larga 110, el ángulo de ataque es de 38 grados, 28 el ventral y 40 grados de salida. La profundidad de vadeo máxima es de 900 mm y se puede equipar un sistema de ayuda llamado Wade en el sistema Terrain Response 2. Sin embargo, es un coche muy ancho, con 2.008 metros con los retrovisores plegados, así que hay que vigilar bien los laterales por donde pasamos en el campo. A cambio, Land Rover nos permite equipar de fábrica un film protector satinado, para así proteger la pintura exterior. Esta película protectora es sostenible, reciclable y sin disolventes, y está disponible en los colores Indus Silver, Gondwana Stone y Pangea Green.

Otras soluciones para el uso offroad es el sistema ClearSight Ground View para ver lo que tenemos justo delante a través de la pantalla táctil central, mostrando una imagen como si no lleváramos capó. Además también se puede llevar el retrovisor digital, que con solo pulsar un botón nos muestra la imagen que toma la cámara trasera superior, evitando problemas si llevamos el asiento auxiliar central y sin que la rueda de repuesto nos tape nada.

Land Rover es consciente de los tiempos de cambio que vienen, y por esos sus motores gasolina y diésel son los más eficientes de su historia, además de llegar con una versión híbrida enchufable el próximo año.

Land Rover Defender 2020

Por ahora llegan en la gama gasolina el motor de cuatro cilindros P300 y el seis cilindros en línea P400 con sistema mild hybrid. En diésel hay un cuatro cilindros D200 y D240, todos ellos con caja automática. Para mejorar su eficiencia y protegerlo de los golpes, el Defender va carenado en sus bajos.

En el apartado tecnológico a bordo, lleva el nuevo sistema de infoentretenimiento Pivi Pro de Land Rover, con la pantalla táctil de nueva generación. Integrado en su sistema está la tecnología por software inalámbrico (SOTA) con 14 módulos individuales que permitirán tener siempre actualizado nuestro coche allá donde esté.

El nuevo Defender en el Salón del Automóvil de Frankfurt.

Una de las facetas más interesantes del Defender y de esta nueva generación siempre ha sido la personalización. Land Rover así lo va a ofrecer de nueva, y no solo podremos elegir dos carrocerías y varios acabados – S, SE, HSE, X – sino que también habrá un First Edition de serie limitada y con equipamiento exclusivo, y hasta 170 accesorios individuales para darle el aspecto y funcionalidad que queramos a nuestro Defender.Para darle un carácter más personal además Land Rover ofrece cuatro paquetes diferentes, cada uno con una serie de elementos para adaptarlo a nuestro estilo de vida. El Explorer Pack incluye una toma de aire elevada, un soporte de techo para expediciones de 26 kg y el portaequipajes externos, las faldillas antibarro frontales y traseras, protectores de los pasos de rueda y la funda de la rueda de repuesto. Además se puede añadir una escalera desplegable de techo o escalones laterales fijos. Por su parte, el sistema de protección frontal para expediciones añade un cárter delantero y una barra protectora tipo “A” con esquinas elevadas para aumentar el ángulo de ataque frontal.

Con el Adventure Pack se incorpora un sistema portátil de lavado con depósito de 6,5 litros y un compresor de aire integrado en el maletero, el portaequipajes exterior, las faldillas antibarro, la funda de la rueda y el protector del estribo trasero. Dentro incluye una mochila de 20 olitros en el asiento, que se puede quitar para llevarla a donde queramos. En el Country Pack están los protectores de los pasos de rueda, el del estribo trasero y las faldillas antibarro. En el maletero se incluye el sistema portátil de lavado y el separador del espacio de carga de altura. Y para los más urbanitas el Urban pack, que lleva el protector trasero del estribo, la funda de la rueda de repuesto, el protector inferior del paragolpes delantero, y en el interior pedales de metal. Las llantas de serie son de 18 pulgadas, las clásicas de aleación pintadas en blanco, pero podremos pedirlas de hasta 22 pulgadas y cinco radios.

Land Rover Defender 2020

Complementario a todos los paquetes hay una selección de tubos laterales y escalones laterales, tanto fijos como desplegables, y varios tipos de alfombrillas de caucho estriadas para proteger el interior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.