Veinticinco años después de que cesara la producción del LM002, el próximo 4 de diciembre se presentará en Sant’ Agata Bolognese el nuevo Urus, el super-SUV de Lamboghini. Para ir caldeando el ambiente nos muestran a su antecesor en todo su esplendor, rodando junto a un Countach.

Desde Lamborghini han querido mirar atrás y han restaurado por completo el LM002 (chasis 12231) que tienen en su museo. El trabajo ha sido realizado en casa, por el llamado Lamborghini Polo Storico, su departamento de restauración y certificación, equivalente al Ferrari Classiche de sus rivales de Maranello. El coche restaurado presume de una elegante combinación, con cuero beige y el exterior negro.

El origen de este extraño automóvil, que no encaja en lo que suele ser un Lamborghini, está en el Cheetah (guepardo). Ese vehículo fue desarrollado por Lamborghini por encargo de Mobility Technology International para lograr un contrato del Ejército de EEUU. Tras no lograr el objetivo, lo civilizaron un poco y le montaron el 5.0 V12 de 450 CV que llevaba el Countach de la época.

El LM002 pesaba 2.700 kilos y gastaba 30 litros a los 100 km, de modo que llevaba un depósito de 290 litros. Las prestaciones eran buenas pero se veían lastradas por elevado peso: aceleraba de 0 a 100 km/h en 7,8 segundos y alcanzaba 210 km/h.

Lo más curioso del LM002 es que usaba una estructura tubular de acero con una carrocería de fibra fabricada en España por Irizar (Guipúzcoa).

En los años que estuvo en producción (1986-1992) apenas se produjeron 301 unidades y su cotización ha subido mucho en los últimos años. De estar en poco más de 100.000 euros hace una década, hoy superan los 300.000.

Respecto al Countach, quizá basta con decir que es para muchos el superdeportivo más fascinante de los años 70 y 80. Pedir a Lamborghini que sustituyeran al Miura con un modelo aún más impactante parecía demasiado. Pero lo volvieron a conseguir gracias a la genialidad de Marcello Gandini. Es increíble que un coche diseñado hace más de cuarenta años siga resultando absolutamente moderno.

En 1971 se presentó el prototipo Countach LP 500, que cuando llegó a la producción en serie en 1973 pasaría a llamarse LP 400 (3.929 cc., 375 CV). Desde el punto de vista técnico el LP400 era bastante convencional, con un bastidor tubular (como los Ferrari de la época) en lugar del monocasco que llevaba el Miura, y con el mismo motor V12 4.0, aunque potenciado y en posición longitudinal.

El primer Countach de producción, el LP400, es el más buscado por los coleccionistas.

Por si su diseño no era suficientemente llamativo estrenó además las puertas de apertura de tijera, antes sólo vistas en el prototipo de Bertone Alfa Carabo. Quienes caían rendidos a los encantos de Countach debían hacer frente a ciertos inconvenientes, típicos de los superdeportivos de la época. La ergonomía era realmente mala.

El rediseño del Countach 25 Aniversario, incluyendo sus tomas de aire con cierto estilo Testarossa, fue obra de Horacio Pagani.

Además del calor, la nula visibilidad trasera y la dureza de los pedales, si medías más de 1,80 la cabeza te tocaba con el punto donde se unen la puerta y el techo. Por si eso fuera poco, el asiento era fijo, no se desplazaba longitudinalmente. Si conseguías acoplarte y encontrabas una carretera en buen estado y con curvas rápidas, llegaba el momento de disfrutar de un motor muy potente y rebosante de par, así como de un brillante paso por curva. En cierto modo era como un muscle car pero con motor central.

La versión más cotizada en la actualidad es la LP400, la primera (1974-1978), al ser su diseño más puro y la más escasa en cuanto a unidades fabricadas, con sólo 151 coches. También se le conoce como periscopio, por la curiosa apertura en el techo para facilitar la visión por el retrovisor. Su sustituto fue el 400 S (1978-1982), identificable gracias a sus perfiles anchos en los pasos de rueda, las llantas Campagnolo y los neumáticos Pirelli P7. Más tarde llegó el LP 500 S (que en EEUU se llamó 5000 S). Con una cilindrada aumentada a 4.754 cc. seguía rindiendo 375 CV. Después del 5000 S se presentó el 5000 Quattrovalvole de 1985 con 455 CV, el coche más rápido de su época y rival del Ferrari Testarossa.

Countach y LM002 tenían en común el motor V12.

La saga terminó con el 25º Aniversario de 1988, que es el biplaza gris que ilustra este reportaje. Además es el menos cotizado de los Countach. Una curiosidad histórica es que el encargado de renovar el Countach y convertirlo en el 25 aniv. fue Horacio Pagani, cuando trabajaba en Lamborghini. En total se hicieron 2.042 unidades de todas las versiones.

 

 

2 Comentarios

  1. El Countach del reportaje es el #KLA12085, último Countach construido que salió de la linea de montaje el 4 de julio de 1990. Desde entonces permanece conservado en el museo de la marca. En cambio el último LM002 fabricado esta en manos de un buen coleccionista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + dos =