Quizás sus rivales más directos opten por incorporar motorizaciones 100% eléctricas -como ocurre con Porsche y su Mission E-, pero Lamborghini cree que los trenes de potencia con esta naturaleza no entran actualmente en su filosofía.

Durante el Salón del Automóvil en Ginebra, el jefe técnico de la marca, Maurizio Reggiani, afirmó que Lamborghini descartó la plataforma del Porsche Mission E porque causaría problemas en las prestaciones. “Dentro del Grupo Volkswagen vemos la tecnología del mañana, y encontramos que es mejor y más utilizable, pero un coche como el Mission E no encaja en una marca como Lamborghini”, afirmó Reggiani.

Lamborghini Terzo Millennio.

Los requerimientos prestacionales de Lamborghini no encajan actualmente con lo que las baterías, así como con los motores eléctricos, pueden ofrecer. “Uno de los problemas es el empaquetamientos de las celdas, la altura de las baterías es demasiado alta para un superdeportivo. Aumenta el centro de gravedad y compromete otras áreas prestacionales que no permiten al coche superar los 260 km/h de velocidad punta“, prosiguió Reggiani.

Un superdeportivo necesita conseguir una velocidad superior a los 300 km/h. Es parte de nuestra estrategia de marca, por lo que actualmente esta plataforma no se amolda a nuestros principios”.

Sin embargo, Reggiani no está en contra de la tecnología eléctrica para un futuro, ya que junto con el MIT exploró esa posibilidad con el Terzo Millenio, para crear el superdeportivo definitivo propulsado por electricidad.

“Por otro lado, lanzamos este proyecto con el MIT. Antes que nada, debemos explorar la tecnología y, si resulta ser aplicable, veremos qué sucede y si queremos ponerla en producción. En este momento, un superdeportivo de Lamborghini completamente eléctrico no es posible con las plataformas con las que contamos hoy en día“, finalizó Reggiani.