Lamborghini Polo Storico es la división experta en clásicos de la marca italiana, son los encargados de que los toros más antiguos sigan igual de fieros e imponentes que el primer día que salieron del establo. Su último trabajo es un tanto especial, ya que el Lamborghini Miura SVR es un coche único.
La historia tiene su miga. El Miura ha sido uno de los coches más exclusivos de la casa italiana, pues solo se produjeron 763 unidades entre 1966 y 1972. Un coche que desde sus inicios enamoró a todo el mundo y que se convirtió en uno de los automóviles más icónicos de todos los tiempos, tanto que no le faltaron numerosas réplicas a escala.
Lamborghini Miura SVR
Una de las muchas marcas que crearon Miuras a escala fue la japonesa Kyosho, que creó a escala 1:18 modelos del Miura SV y del Miura SVR. Este último ahora goza de una gran cotización entre los coleccionistas, ya que representa uno de los Lamborghini más asombrosos jamás construidos. Este modelo era una versión de competición evolucionada del Miura Jota que desarrolló el piloto probador de la marca Bob Wallace, y que salió en el manga japonés “Circuit Wolf”.
Aquel Jota pereció en un accidente, y muchos fueron los clientes que pidieron a los de Sant’Agata Bolognese que fabricaran unos cuentos Miura SVJ, así como el Miura SVR. Este último se vendió en Japón donde se ganó la fama por el modelo a escala de Kyosho y la serie del cómic. El chasis del SVR es el número #3781, el cual Polo Storico ha mostrado después de su restauración en un evento en su honor en el Circuito Nakayama en Japón.
Lamborghini Miura SVR
Este Miura con chasis #3781, motor número 2511 y carrocería número 383 nació como una versión S pintada en Verde Miura con interior negro. Originalmente se destinó al concesionario Lamborauto de Turín, Italia, un 30 de Noviembre de 1968, siendo expuesto en el 50º Turin Motor Show.
El Miura SVR cambió de propietario en ocho ocasiones en su país natal, y en 1974 lo adquirió German Heinz Straber, quien lo llevó a la fábrica para que lo evolucionaran al SVR. El proceso tomó a la casa italiana un total de 18 meses de trabajo. Posteriormente en 1976 el deportivo se vendió a Hiromitsu Ito y llegó a Japón, donde se convirtió en la inspiración del cómic “Circuit Wolf”.
Lamborghini Miura SVR Lamborghini Miura SVR
Para la restauración se empleó incluso más tiempo, 19 meses, pues hubo que cerciorarse de cual era la imagen original del coche. Por suerte los papeles e historial del coche ayudaron en esta tarea, así que el desafío para Polo Storico era juntar todas las piezas que llegaron a Sant’Agata, pues muchas de ellas estaban modificadas. Las únicas modificaciones que se le han hecho al coche es añadir cinturones de cuatro puntos, asientos más deportivos y una jaula de seguridad extraíble, todo a gusto de su dueño y destinado a mejorar su seguridad para las exhibiciones en circuito.
A nivel estético el Miura SVR llevaba un kit de carrocería para ensancharlo así como el alerón sobre el techo y un paragolpes delantero más agresivo y bajo. En su parte trasera el motor era el V12 de 4.0 litros con 100 CV más que un Miura convencional, girando hasta las 8.800 rpm para rendir 440 CV.

Reunimos todos los Lamborghini V12 por su 50 aniversario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 18 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.