Lamborghini Huracán LP580-2: la tormenta perfecta - Revista Car

CARRUSEL_ANTERIOR

Lamborghini Huracán LP580-2: la tormenta perfecta

RevistaCAR 18 de febrero, 2017 | Tiempo de lectura 6-7 min

Admitámoslo, los Lamborghini mola tanto que sería una de las primeras opciones si nos toca la lotería. La de verdad, no los 400.000 eurillos del Gordo, sino el euromillón o una de esas combinaciones que te permite vivir a todo tren durante unos años antes de volver a perderlo todo. Son coches de aspecto sideral, extravagantes, diseñados para llamar la atención y capaces de convertirnos en rock-star en apenas una tarde; algo así ocurre con el Lamborghini Huracán. Y sí, también son deportivos veloces y sumamente eficaces, especialmente desde que la casa de Sant’Agatta cuenta con el dinero de Audi para hacer realidad sus ingenios.

Pero para contentar y cuidar a aquellos clientes que disfrutan más de su imagen, sonido y estatus que de su conducción, los Lamborghini tienen, desde hace algunos años, tracción total. Aunque a algunos les parezca que la tracción total llegó con Audi, lo cierto es que es un invento totalmente Lamborghini, que la estrenó en 1993 con el Diablo VT, unos años antes de que llegara la dirección de Audi. La tracción total era y es perfecta para los inexpertos… y también para los muy expertos.

Quizá por eso los coches italianos no son tan asiduos a la web de porrazos Wrecked Exotics como algunos de sus rivales. Pero lo cierto es que, con un potencial tan salvaje como el que tiene el Huracán –610 CV, V10 atmosférico, cambio de doble embrague–, es una pena que no exista una versión de tracción trasera dedicada aquellos que ya saben –sabemos, ejem…– conducir muy a fondo, los que ya han tenido en su garaje varios BMW M, quizá algún 911 turbo y puede que ciertos Ferrari.

Gente que tiene unas manos sensibles, una mente lúcida y rápida, unos pies que se mueven cual danzarines y que, además, tienen lo que hay que tener para cruzar una bestia con 10 cilindros y muy poca disciplina si nos ponemos chulos con su mecánica. Para ellos, para nosotros lectores de CAR, aquí está el Huracán de tracción trasera: ellos lo llaman LP580-2, nosotros: la tormenta perfecta.

¿LA VERSIÓN DE ACCESO?

 

 

Vayamos al grano, por su nombre, habrás notado que el Huracán 580-2 es menos potente que el 610-4, y es que la marca no ha querido que esta versión “de acceso”, que cuesta unos 26.000 euros menos que el Huracán normal para situarse en 203.000 euros en España, sea la más veloz, ya que tiene algo menos de rozamiento y peso, así que sus prestaciones se “quedan” en 3,4 segundos en el 0 a 100 km/h –dos décimas más que su hermano de cuatro garras– y alcanza los 320 km/h, cinco kilómetros menos que su hermano.

Genial para que, los que compran lo “más mejor”, sigan con su idea del Huracán con tracción total, pero el equipo de ingeniería de la marca ha hecho un trabajo a fondo en el modelo de tracción trasera. Cambia la dirección, ahora más directa, son nuevos también los reglajes de suspensión, y las leyes del control de estabilidad, del control de tracción e incluso los modos de conducción, con nombres tan atractivos como Strada, Sport y Corsa.

No contentos con los cambios técnicos, Lamborghini ha dotado a su Huracán más deportivo de nuevos paragolpes delanteros y traseros, nueva gama de colores y llantas de diferente diseño calzadas con neumáticos Pirelli P Zero especialmente desarrollados para esta versión.

Muchas molestias para ser el modelo de entrada de gama ¿verdad? ¿O crees, como nosotros, que aquí hay algo de lobo con piel de cordero entre los supercoches? Sabemos que no te interesa un pimiento, pero también tenemos que decirte que el consumo ha bajado ligeramente, fruto del sistema Start&Stop y de la desconexión de cilindros en marcha pero, créenos, nadie lo va a mirar en su ficha técnica.

HORA DE SABOREARLO

Para probarlo estamos en las afueras de la factoría italiana con el nuevo piloto de pruebas de la marca, Mario Fasanetto, con el que nos dirigimos hacia carreteras más despejadas. Vamos despacito, ya que, aunque nosotros ya conocemos las vías de diferentes test con el Aventador, el Gallardo o el Murciélago, Mario no nos conoce a nosotros, y aunque habrá recibido en su mail nuestro impoluto historial, como buen italiano dudamos que pierda el tiempo en esas minucias cuando puede estar pilotando el siguiente deportivo de la marca.

Al pisar el cambio, de siete marchas, reduce cinco marchas ¡cinco! del tirón, y adelantamos la furgo como si esta fuera marcha atrás y a fondo. Tras el subidón de adrenalina nos explica el funcionamiento del cambio LDF (Lamborghini Doppia Frizione). “Si vas en modo “Auto” y pisas a fondo, interpreta lo que pides: máxima potencia, y desciende todas las marchas posibles sea cual sea el modo de conducción.

En modo “Manual” no lo hace, hay que descender las marchas una a una con las levas”. Genial, pero aún estamos impresionados con el aullido del V10. Nada, repito, nada, volverá a ser igual cuando Lamborghini se pase al turbo, un camino inevitable que ya han tomado Ferrari, Porsche, Mercedes-AMG o BMW M. La marca italiana se ha quedado casi sola defendiendo los motores de aspiración de alta cilindrada, así que, vamos a disfrutarlos mientras podamos.

Afortunadamente Mario sabe bien lo que espera una chaval de 15 años aparte de que no le hagan la cobra sus compañeras de instituto, y arranca el motor para delirio de los jóvenes tifosi. Llegamos a una carretera que, en cristiano paladín y siendo muy finos, diríamos que es una castaña, porque tiene tramos en los que hace falta una mano de asfalto, es estrecha, tiene muchas curvas y en algunos puntos hay importantes baches, pero para nosotros es casi el paraíso así que, cogemos el volante y ponemos el modo de conducción en “Sport” y salimos enchufados.

Nuestra unidad lleva las llantas de 20 pulgadas opcionales, que rebotan con fuerza en los baches más grandes, de modo que elegiríamos las de 19 para un mayor equilibrio. El coche se va de delante si forzamos, pero en cuanto le cogemos el truco es un avión. Traza con la precisión y eficacia de no tener el eje delantero motriz y es ágil como un demonio, pero lo que es derrapar de la trasera aún no derrapa, aunque sí se muestra más “movidito” que el Huracán de serie.

La revelación es la mecánica, porque oír soplar el motor es gloria bendita, y bajamos las ventanillas para escuchar su banda sonora rebotando contra las montañas. El interior, por cierto, es una pasada. El volante con el tapizado en un tipo de goma que da un agarre inverosímil es genial. La pantalla digital del cuadro de mandos, que ha inspirado el TFT que ahora se hace popular en Audi, muestra en grande el cuentarrevoluciones y la marcha insertada, que tienen gran protagonismo frente a un velocímetro que no da abasto a pasar los dígitos. La consola central, llena de botones, no disimula su inspiración “Airbus”, y nos traslada al efecto supercoche que quieren tener los que compran este automóvil, y a los que nos gustaría comprarlo, claro.

Frente a la competencia tiene una ventaja clara: el V10 atmosférico. La brutalidad se aloja tras nuestras espaldas y se convierte en la mejor compañera del viaje perfecto. Serán muchos lo que compren este coche de calle que además participen en el Trofeo Lamborghini y hasta entrenen con este coche. Así que nos dirigimos al Circuito de Bolonia, un poco viejecito y oscuro, pero perfecto para trazar a fondo. 

LA SENTENCIA DEL CIRCUITO

Empezamos nuestros giros y la cosa va bien, pero el vehículo es aún muy seguro. Se va de delante al límite alargando la trazada y nos lleva a pisar y a jugar mucho con el volante y con las pocas inercias de un coche de algo más de 1.400 kilos. Al carajo. Ponemos el modo “Corsa” y el “ESP” en “off”. La tormenta termina por desatarse, y el morro encuentra más agarre mientras la trasera empuja hacia delante y de lado poniéndonos a prueba. La melodía para los oídos del derrapaje perfecto acompañado de las dosis de humo blanco que difícilmente lograremos con otro Huracán y en otro lugar que no sea un circuito.

Porque sí, habrá huracanes más potentes, más rápidos, más ligeros, más GT, SV o como quiera que se llamen las futuras ediciones del modelo, pero nada igualará la esencia de este 580-2, el Huracán más puro, simple y perfecto que se va a fabricar en mucho tiempo y, por tanto, uno de los mejores superdeportivos junior disponibles hoy en el mercado. Quizá el último de la historia con motor atmosférico. ¿Dónde hay que hacer la transferencia?  

¡Valora este artículo!
[Votos: 0 Media: 0]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • ¡El rey de Nürburgring ha llegado! Así es el Lamborghini Huracán Performante

    Por fin podemos ver como es el nuevo superdeportivo de Lamborghini, su versión mejorada en todos los aspectos del...

  • Lamborghini Huracán EVO: «corazón» del Performante y más tecnología

    Un paso más, sobrepasando la perfección. La marca de Sant´Agata Bolognese acaba de presentar la evolución del modelo más...

  • Lamborghini Huracán GT3
  • Prueba Lamborghini Huracán GT3, Sabor extremo

    Más cercanos a los modelos de producción que los GTE, aún así los GT3 son máquinas repletas de tecnología y alerones. La...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración