Hemos visto últimamente mucho deportivos raros entrar en subasta a un precio desorbitado, como un Porsche 911 Speedster con solo 9.000 km. Pero pocas veces encontramos ejemplares casi únicos ponerse a la venta como este Lamborghini Diablo GTR, uno de los últimos ejemplares desarrollados por Lamborghini antes de que el grupo VAG tomara el control de la compañía; el grupo compró Lamborghini en 1998, justo en la recta final del desarrollo de este superdeportivo.

Delante tiene al ejemplar número 22 (de los 30 que se fabricaron) del Lamborghini Diablo GTR, el cual fue fabricado por la marca italiana para participar en distintas competiciones europeas, sobre todo en la Supertrophy. Este maravilloso ejemplar se ha puesto a la venta en el concesionario de Formula Automobile, con localización en Dinamarca. Todavía no sabemos nada sobre su precio, pero algo nos dice que no estará al alcance de mucha gente en el mundo.

Este superdeportivo fue presentado en el Salón del Automóvil de Bolonia de 1999, asentándose en la versión GT y sucesor del Diablo SVR. Monta un motor V12 de 6.0 litros sobrepotenciado hasta los 600 CV100 CV más que los Diablo de serie y 25 más que la versión GT del mismo-. Los cambios más notables se encontraban en el sistema de escape, el cual no tenía catalizador alguno junto con una optimización del flujo de los gases. Imagínate como debe de sonar… 

El motor recibió severas modificaciones entre las que se encuentran una nueva admisión y la apertura de válvulas, así como la utilización de bielas de titanio, una nueva entrada de aire y una ECU más moderna.

Su estructura también fue reforzada, incorporando una jaula de seguridad, un alerón trasero de grandes dimensiones- entre otros elementos aerodinámicos exclusivos de esta versión-. La suspensión se vuelve totalmente ajustable en la versión GTR, junto con unos frenos de mayor diámetro cedidos por el fabricante Brembo montados detrás de las llantas de magnesio de 18 pulgadas.

La carrocería está realizada casi en su totalidad por fibra de carbono. Sin embargo, podemos encontrar acero en el techo para proporcionar una envidiable rigidez ante la torsión, junto con unas puertas construidas a partir del aluminio.

Un aspecto que nos sorprende en esta unidad es que monta una caja manual de cinco velocidades, ¿te imaginas como sería dominar semejante toro bravo de 600 CV con transmisión manual? Deportivos de los que ya no quedan. Además, el interior presenta un aspecto muy de competición: a la jaula de seguridad previamente mencionada se unen dos asientos buckets forrados en alcantara con arneses de competición de cuatro puntos. El salpicadero ha recibido un lavado de cara exhaustivo, instaurando una botoneria de competición. El volante Momo– junto con las ventanillas de pexiglás completan la dinámica “racing” en el interior del GTR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.