- Publicidad -

El Lamborghini Aventador S se parece mucho al Aventador original del año 2011. Los más observadores podrán distinguir el puntiagudo parachoques que contribuye a mejorar un 130% la aerodinámica frontal, la amplia toma de aire para una refrigeración extra, incluso la nueva pantalla digital TFT, pero la gran mayoría no se dará ni cuenta. Pero la apariencia engaña, ya que el nuevo S transmite sensaciones completamente diferentes al volante. El director técnico de Lamborghini, Maurizio Reggiani, recuerda cómo fue probar por primera vez su nuevo sistema con el eje trasero direccional. “Le pregunté a la gente de mi equipo si me estaban vacilando… pensaba que era un Aventador SV”, nos dice riendo. “Era mucho más ligero, mucho más ágil”.  

Buenas noticias, ya que a pesar de estar completamente enamorado del más ligero y potente SV, mi relación con el Aventador “clásico” nunca había cuajado. Necesitaba reinventarse. Con la esperanza de hacernos alucinar como a Reggiani, Lamborghini nos dejó probar, al mismo tiempo, el antiguo Aventador y el nuevo S en el circuito de Ricardo Tormo, cerca de Valencia. Prepararon un pequeño eslalon, pero solo hizo falta dar una vuelta con cada coche para empezar a gritar de emoción. El Aventador original se comporta con más rigidez, con más subviraje delantero y precisa de giros de volante tan bruscos que hace que te preguntes si el bastidor no habrá sido modificado para ir incluso más lento. 

Se percibe mucho más ligero

En comparación, el S baila entre los conos como un delantero exhibicionista de la Premier League. Está tan ansioso por cambiar de dirección que apenas tienes que contribuir al pilotaje; además cuenta, con todo sentido, con un V12 central que mejora la agilidad, encauzando el morro trazada tras trazada. Riggiani tiene razón, se percibe significativamente más ligero, a pesar de que el peso seco se mantiene en los 1.575 kg.

Elettra Lamborghini

El sistema funciona de la misma manera que la tecnología de los Porsche 911 GT3. Por debajo de los 130 km/h, las ruedas traseras giran 3 grados en la dirección contraria a las delanteras, tan solo 5 milisegundos después de hacer la maniobra. Esto hace que el Aventador parezca más corto y rápido. Por encima de esta velocidad, las cuatro ruedas giran en la misma dirección, hasta 1,5 grados en el caso de las traseras. De esta manera el Aventador S parece más largo y, por lo tanto, más estable. 

lamborghini aventador precio

El resto del chasis ha sido actualizado para encajar a la perfección: nuevos árboles de transmisión trasera, muelles agrandados un 20%, amortiguadores de ajuste magnetoreológico, retorno de dirección variable… Las ruedas Pirelli P Zero han sido rediseñadas específicamente, e incluso la tracción a las cuatro ruedas ha sido reprogramada para enviar más par a las ruedas traseras, hasta un 90% en el modo “Sport” y un poco menos en el modo “Corsa”. Si no encuentras tu ajuste perfecto en “Strada” o “Corsa”, ahora hay un nuevo modo “Ego”, que te permite personalizarlo a tu gusto. Un nuevo cerebro –apodado Lamborghini Active Vehicle Dyamics– hace que todo cobre sentido. 

Con el corazón en el acelerador

En la pista, el Aventador S sigue impresionando. La agilidad que se siente en el eslalon se transmite a un super rápido, casi nervioso, paso por curva. Además, la tracción a las cuatro ruedas recupera de manera asombrosa la tracción en la salida de las mismas; toma tiempo apreciar lo rápido que puedes pisar el acelerador, y es necesaria mucha torpeza para incurrir en subviraje. No quiere decir que el Aventador esté a prueba de inexpertos: pásate un poco con los excelentes frenos carbonocerámicos y se te saldrá el corazón del pecho, mientras el pesado V12 trata de convertir el bloque de carbono en un bailarín de vals.   

Elettra Lamborghini

El Aventador S también empezará a derrapar en curvas más lentas cuando le pises a fondo; Lamborghini dice que, llegados a este punto, el coche antiguo empezaría a mandar más par hacia el eje delantero, pero que el nuevo mantiene una proporción significativamente alta en la parte trasera. Al entusiasmo que supone deslizar se le añade el de alinearse para atacar la siguiente recta lo antes posible. 

El sistema de propulsión es increíble. Ahora, con una válvula de llenado más larga, un escape más ligero y una válvula variable con un sistema de ajuste temporizado para una mayor superposición, el V12 de 6.5 litros produce 40 CV más, llegando hasta los 740 CV –solo 10 CV menos que el SV– y subiendo la zona roja 200 rpm, hasta las 8.500 rpm. Es, sin duda alguna, uno de los motores más finamente fabricados del planeta; ágil como un rayo y con un rugido de V12 capaz de acallar una parrilla de F1. Mantén la calma, acciona las levas tras pasar tímidamente de las 8.500 vueltas y la muy satisfactoria conexión mecánica te hará sentir como si hicieses un hoyo en uno.

Elettra Lamborghini

Las aterradoras cifras de aceleración del Aventador –de 0 a 300 km/h en 24,2 segundos– parecen haberse mantenido, a pesar de los caballos extra, la nueva aerodinámica y nada de peso extra. Pero fijarse en los datos es perderse la majestuosidad del S: es un Aventador que mantiene todo su peligro y sus facultades clásicas, pero que incorpora una habilidad muy satisfactoria. 

Carlos García Cano, director general de Lamborghini Madrid, nos cuenta…

elettra lamborghini

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.