Teodorín Obiang, hijo del presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang, en el cargo desde 1979, ha sido condenado en Francia a tres años de prisión y al pago de 30 millones de euros de multa, penas que tendrá que cumplir solo en caso de que reincida. En 2013 la justicia gala sacó a subasta nueve coches que le habían incautado previamente, entre ellos dos Bugatti Veyron y un Porsche Carrera GT.

Incautación de algunos de sus juguetes en París, en septiembre de 2011.

La justicia gala acusó a Teodoro Obiang Jr. de 48 años, de haberse construido en Francia un notable patrimonio de forma fraudulenta, en lo que la ley francesa llama “bienes mal adquiridos”. Por ello fue condenado a tres años y a pagar 30 millones de euros, en caso de que reincida. El dirigente de la ex colonia española no asistió al juicio, en el que también se le confiscó su lujoso palacete en la avenida Foch, cerca del Arco del Triunfo en París.

La persecución a Teodorín Obiang comenzó hace varios años, impulsadas al parecer por organizaciones favorables a la transparencia internacional y grupos opositores. Desde la defensa de Obiang señalan que este siempre ha sido un proceso político contra el gobierno guineano. Sea así o no, Francia no ha emprendido acciones similares contra dirigentes de países africanos donde tienen instaladas bases militares, como Djibouti, Chad o Costa de Marfil.

Teodorín Obiang siempre ha tenido gustos muy refinados. En septiembre de 2011, los peatones que pasaban frente al número 42 la avenida Foch de París se vieron sorprendidos ante un espectáculo poco frecuente. La policía gala estaba llevándose en camiones varios superdeportivos de la mansión del guineano. En 2013 la justicia gala subastó nueve de esos coches por medio de su agencia AGRASC.

La lista incluyó un Maserati MC 12, Bentley Azure, Bentley Arnage, Rolls-Royce Phantom, Ferrari 599 GTO, Porsche Carrera GT y dos Bugatti Veyron, uno de 2007 y un Grand Sport de 2010. Ninguno de estos últimos tenía más de 3.000 km. En las fotos del día de la incautación también aparece un Ferrari Enzo, pero por razones que desconocemos no fue subastado.

Aunque parezca un hotel, esta era su residencia parisina, incautada ahora por la justicia francesa.

Su humilde morada parisina, valorada en unos 150 millones de euros, contaba con cien habitaciones, discoteca, sauna, cine o peluquería. Las autoridades incautaron además 300 botellas de vino Chateau Petrus, considerado el más caro del mundo, por valor de 2,1 millones.

En octubre de 2011 el gobierno estadounidense también embargó a Teodorín bienes por valor de 71 millones de dólares, incluyendo casas, embarcaciones, coches, aviones y hasta memorabilia de Michael Jackson. No obstante, seis meses después un juez federal de California dictaminó que todos los bienes debían ser devueltos, ya que nunca había sido condenado por ningún crimen el EEUU y que no había pruebas de que acumulara la fortuna de manera ilegal bajo las leyes americanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 2 =