Los clásicos vuelven al Circuito del Jarama. Apúntate las fechas 2 y 3 de Abril porque pocas veces se dará la oportunidad de un evento como el Jarama Classic, donde leyendas del automovilismo correrán en la historia viva del trazado madrileño. Será como coger el DeLorean y retroceder 50 años. Precisamente son los años que han transcurrido desde que se disputara la primera carrera en el circuito, y que ahora podrán revivirse en este evento único. 

En el Jarama Classic habrá seis categorías distintas: Classic Endurance Racing, Sixties’ Endurance, Trofeo Nastro Rosso, Heritage Touring Cup, Group C Racing, Historic Endurance. En la primera categoría se rememorará la época dorada de las carreras de resistencia que solían ser tan populares en Europa. Unos años gloriosos cuando se podía ver en pista al Ford GT40, Porsche 910, Ferrari 512, Porsche 935, BMW M1, Lola T70, Ferrari 512 BBLM y que eran pilotados por pilotos de la talla de Jacky Ickx, Henri Pesacarolo o Gerard Larrousse. En el Trofeo Nastro Rosso competirán los Gran Turismo de la época comprendida entre los años 50 y 1966. 

Jarama Classic

Al evento de presentación acudió Carlos de Miguel con cinco vehículos de su colección, entre los que se encontraba un BMW 2002 tii, una de las últimas unidades producidas. El propio Carlos nos comunicó que a más de un mes de celebrarse la prueba había 180 coches inscritos para las 6 categorías diferentes del Jarama Classic, y que esperaban contar con 200 coches como mínimo. El director del Circuito del Jarama, Ignacio Fernández, comentó el entusiasmo de la organización del circuito por acoger una prueba como esta, en la que se evocaba el pasado glorioso del circuito. La principal novedad era las mejoras de seguridad y logística que se estaban llevando a cabo. Además, con la colaboración de Ticket Master, para adultos las entradas partirán desde los 12 euros, y los más pequeños desde 6 euros. Cabe destacar que estas entradas incluyen el acceso al padock y la visita al circuito los dos días de competición. 

Jarama Classic

Como guinda de la presentación, se nos brindó la oportunidad de dar dos vueltas al Jarama en uno de los clásicos que se habían ofrecido para la ocasión. Por leyenda, historia y pedigrí, decidí hacerlo a bordo del BMW 2002 tii. El coche, al igual que los demás, estaba en un estado de conservación impecable. Cualidad que también demostraba tener su motor nada más arrancarlo. Un ronroneo de los que ya no se escuchan invitaba a pasearlo por cada una de las curvas del circuito. Por recomendación de su dueño, cambiábamos de marcha entre 4.000 y 5.000 vueltas, pero sorprendía lo vivo que era subiendo por Pegaso, y lo bien que trazaba en el Super Siete o Ascari. Ese tacto tan directo con la máquina que solo un clásico tiene salía a relucir con el BMW. Como esto es algo que no se hace todos los días, lo mejor es acudir a ver en acción los clásicos que correrán los días 2 y 3 de Abril en el Jarama Classic.