Hyundai i20N contra todos: los mejores juguetes para la carretera
Hyundai i20NHyundai i20N

COMPARATIVAS CARRUSEL

Hyundai i20N contra el mundo: juguetes para la historia

RevistaCAR 14 de agosto, 2021 | Tiempo de lectura 11 min

El plan era enfrentar al nuevo Hyundai i20N no solo con sus dos mejores rivales actuales, sino también con cinco de los mejores compactos deportivos que jamás se hayan fabricado, para encontrar, si es posible, el lugar en el panteón de los grandes de todos los tiempos que le corresponde.
Hicimos todo esto, por supuesto.

Hyundai i20N

Pero cuando los coches llegan al circuito de Llandow en Glamorgan (UK) en el calor de una perfecta mañana de junio, nos damos cuenta de que, sin querer, hemos alineado una salva de ocho cañones por los compactos deportivos justo cuando este segmento está a punto de cambiar por completo, o tal vez incluso desaparecer.

Al igual que con el alcohol, siempre es mejor comenzar con el más suave y avanzar gradualmente. El coche más antiguo y menos potente aquí es el Peugeot 205. El largo viaje de Sussex a Gales del Sur en el 205 GTI me recuerda que en los primeros días de utilitarios deportivos tener suficiente potencia para navegar cómodamente por la autopista era parte del atractivo.

Para ser un automóvil francés diminuto y metálico de los ochenta, es sorprendentemente cómodo y capaz en el camino a Llandow.
El circuito es corto, rápido y divertido, pero usamos una ruta alrededor de la costa de Glamorgan para ver cómo son de buenos como coches de carretera.

Hyundai i20N

En tales carreteras, comenzar con el automóvil más pequeño, liviano y antiguo de repente se siente injusto. Por lo general, corres el riesgo de hacer que un automóvil viejo se sienta geriátrico si lo conduces después de uno nuevo. Pero el 205 GTI disfruta de una ventaja de peso tan grande sobre los compactos posteriores que la competencia se siente amañada a su favor desde el principio.

Sus ingenieros tampoco tuvieron que luchar para hacer que la dirección asistida eléctricamente se sintiera natural, porque en entonces estaba bien no tener ninguna asistencia. Cuando realmente lo enciendes, ¡Dios mío, es bueno! La dirección es simplemente alegre; burbujeante, precisa y natural, y sientes el beneficio de su peso en la inmediatez de sus frenos y la forma en que nunca piensas realmente en el control de la carrocería porque hay muy poca carrocería que controlar.

Cambio de montura

Este Golf GTI Mk2 tiene prácticamente la especificación de ensueño: un parachoques grande posterior, 139 CV, 16 válvulas, tres puertas y llantas BBS. Solo se podría mejorar si fuera en Oak Green. Y se siente muy alemán después del Peugeot: construido como un G-Wagen y con una sobria cabina de pesado plástico negro. También se conduce de forma germánica. Una vez calentado cuidadosamente, el motor tiene un par de torsión encantador que maneja fácilmente los 1.030 kg del Mk2, aunque claramente no tan fácilmente como los 130 CV del 205 que mueven solo 880 kg.

Hyundai i20N

Los frenos del Golf son más largos de recorrido, la dirección más lenta y el balanceo de la carrocería más pronunciado. Se siente como lo que es: un automóvil más adulto y de una clase superior al 205, cuyo enfoque está más en el rendimiento y el refinamiento de gran corazón que en la simple emoción.

Solo pasaron nueve años entre el final de la producción del Golf y la llegada de este Civic EP3 en 2001. Pero la brecha se siente mayor, sobre todo porque el Honda es el primer automóvil aquí que se aparta un poco de la receta clásica.

Hyundai i20N

En el interior se encuentra la típica y encantadora adición de los Type R: la tapicería de tela roja de textura gruesa, la placa numerada, el pomo de titanio suave como la piel. Pero, sobre todo, está ese tren motriz, con 200 CV disponibles si tiene el espacio y la energía para mantenerlo en una banda de potencia que comienza a las 5.500 rpm. Si puedes, es una obra maestra y, francamente, una ganga por lo que cuestan.

A pesar de su edad, el peso del Civic ronda 1.200 kg, similar a la mayoría del resto de nuestros compactos, y la amortiguación a veces tiene dificultades para contener el movimiento vertical de la carrocería. Pero sigue siendo muy divertido.

Quizá eso es lo que la marca N de Hyundai puede sacar de este automóvil: la importancia de una filosofía distintiva y consistente para su insignia de alto rendimiento. Es complicado, tal vez, cuando lo estás construyendo desde cero y no tienes mucho tiempo.

Acento inglés

No estoy seguro de qué lecciones tiene el Mini GP1 para Hyundai, pero me alegro de que esté aquí porque es muy gracioso. Bertone fabricó 2.000 de estos para Mini a partir de 2006, más afilado, más ruidoso y menos práctico de lo que los compradores típicos de este segmento normalmente aceptarían, perdiendo los asientos traseros a favor de un puntal y una reducción de masa de 50 kg. Esto hace que se sienta más cercano al Toyota GR Yaris en concepto, y más cercano al Peugeot 205 por su naturaleza gloriosamente mecánica. Simple emoción de conducir.

El sobrealimentador gime en voz alta y sin disculpas, y proporciona una respuesta de aceleración y empuje lineal, casi similar al 205, y la dirección hiperactiva se lanza a las curvas más rápido de lo que ocasionalmente deseas. Es un alboroto, e incluso ahora 20.000 euros no parecen escandalosos para algo tan divertido, tan especial y sobrealimentado.

Hyundai i20N

El último de nuestros cinco “históricos” es más relevante para Hyundai y, francamente, no se siente histórico en absoluto, a pesar de tener 12 años. El Renault Clio 200 Cup tiene la misma potencia y peso que el Civic Type R, y la misma potencia que el Fiesta ST actual pero 60 kg menos.

Aunque normalmente se presta más atención al chasis Cup opcional instalado en este coche, con sus muelles y barras estabilizadoras más rígidos, una cremallera más rápida y una altura de conducción más baja, es el motor el que domina. Al no depender de un turbocompresor para generar su potencia, el Clio es más inmediato en sus respuestas que el Civic y está completamente a la par con los coches modernos en cuanto a velocidad. Es ruidoso, sonoro, lineal y muy rápido.

Hyundai i20N

El control de la carrocería está un claro paso por delante del Civic y del Mini también, aunque el viaje puede ser entrecortado. La dirección es la única decepción real: pesada pero muda, aunque tal vez fue injusto conducirla después del maniático Mini. ¿La lección aquí? Gran potencia lineal en un modelo compacto, por favor.

Hora de conducir el Hyundai i20N contra sus dos rivales modernos. El Fiesta está aquí porque en potencia, rendimiento, precio y especificaciones es un rival increíblemente directo del Hyundai i20N y, de hecho, su único rival directo, ya que otros fabricantes de automóviles se han retirado en gran medida de este espacio.

El Toyota GR Yaris está aquí porque es nuestro favorito en cualquier descripción y ante cualquier situación. Puede que tenga una carrocería supermini, pero eso es en gran parte indiferente: lo importante es el chasis del WRC, que se ha metido en su interior como un cangrejo ermitaño.

Es mucho más costoso al precio de lista, pero lo suficientemente asequible en cuota mensual –menos de 400 euros al mes–, por lo que razonablemente podrías encontrarte eligiendo entre los dos.

La potencia es muy alta, por supuesto, al igual que la tracción generada por el tren de tracción total. No esperamos que el i20N supere al GR Yaris en prestaciones, pero estamos pensando que dará un buen golpe.

Azul performance

Con su alerón, detalles en rojo y la extrovertida pintura azul Performance, el Hyundai i20N está lejos de ser sutil: se parece más al Civic Type R moderno que al Civic EP3.

Se siente bien diseñado, especial y bastante diferente al modelo estándar. Es lo suficiente rápido y ágil, y al ofrecer igualación de revoluciones, datos y una gran cantidad de ajustes del modo de conducción, hace una gran contribución y hace avanzar un poco el listón del segmento.

El Hyundai i20N es lo apropiado en su segmento, aunque se siente más como compacto deportivo de producción estándar y menos como una versión “especial” estilo Mini o Yaris.

Puede alterar la mayoría de los parámetros excepto la suspensión pasiva, pero ninguna combinación de mapa del acelerador y nota de escape elevará el motor de cuatro cilindros de 204 CV del Hyundai sobre los tres más carismáticos de sus dos rivales actuales. Sin embargo, suena bien: brusco a bajas revoluciones y crepitante al despegar.

La importancia del chasis en el Hyundai i20N

Esperas que el chasis sea realmente atractivo aquí, y lo es. Como su hermano mayor, el paseo del i20N puede a veces ser duro pero la recompensa es una contención ajustada del movimiento y el balanceo, al menos hasta que el diferencial de deslizamiento limitado Torsen tira del frente interior, tan apretado en un vértice, que el i20N ladea su parte trasera interior.

Hyundai i20N

El LSD corrompe un poco la dirección cuando se despierta, pero es agradable sentir que funciona y sentir cualquier cosa a través de una dirección moderna, normalmente desprovista de mucha sensación o retroalimentación genuina.

Ahí el Fiesta se siente más ligero, un poco más juguetón y ajustable pero con un movimiento de la carrocería más perceptible, el chasis de Hyundai i20N se siente más adulto y atado, más serio y también más refinado cuando no se le presiona.

Es agradable que estos dos coches tengan caracteres tan distintos, dado que están tan estrechamente emparejados en el papel y son el único rival directo del otro. También hace que elegir entre ellos sea más difícil de lo que el largo dominio del Fiesta podría habernos hecho esperar.

Lo que nos lleva al GR Yaris. Mientras que todos los demás, excepto los dos mayores, lograron un tiempo sólido de seis segundos y algo hasta los 100 km/h, el Yaris es al menos un segundo más rápido y se siente más rápido aún. Se siente como si su transmisión tuviera como referencias no solo a los GTI de antaño, sino a los Subaru Impreza y Mitsubishi Evo.

A diferencia de algunos de esos antepasados, es pequeño y tiene algo así como un interior correctamente ejecutado, pero la sensación de conducirlo es notablemente familiar: la sensación de un sistema de tracción total tirando tan fuerte que ondula el asfalto; el rasgón y el silbido del motor; la capacidad sobrenatural de mantener cualquier línea a través de una curva si estás preparado para confiar en ella y mantener la punta del pie abajo.

Hyundai i20N

La dirección dirige: el peso y la velocidad son correctos, pero tu sabes que colocarás el automóvil donde lo desees según la experiencia reciente en lugar de la información en tiempo real. El control de la carrocería es incomparable aquí. Incluso una buena carretera secundaria de Gales se encuentra dentro de la zona de confort de un chasis diseñado para disputar con garantías los 1000 Lagos.

Verdadera GRandeza

En el reciente ensayo de CAR sobre el final de los motores de combustión, el colaborador Sam Smith escribió que “el progreso rara vez es amable con los románticos”. Creo que solo tiene razón en parte. El progreso puede acabar con los coches más simples, dulces y naturales, o hacer que sus mejores características sean irrepetibles.

Pero una vez fabricados, esos coches permanecen ahí fuera y, a menudo, solo más tarde, una vez que sus sucesores modernos han sido legislados en un peso y una complejidad cada vez mayores, vemos el valor de los modelos que parecían o se sentían un poco comprometidos o extraños cuando se lanzaban.

El 205 sigue siendo nuestro punto de referencia favorito. Los coches más nuevos se ven obligados a compensar su masa con cada vez más potencia y tecnología, y es notable cómo la verdadera sensación de dirección ha disminuido con la evolución del concepto.

Hyundai i20N

Solo tenemos que mirar más allá de la simplicidad, la retroalimentación y solo el poder lo suficientemente hinchado que caracterizó a los mejores clásicos.

Un podio muy interesante en el que el Hyundai i20N es un vencedor

El GR Yaris es un gran hatchback y sigue siendo nuestro favorito actual para ir rápido, a pesar del impresionante esfuerzo de Hyundai i20N. Entre Hyundai y Ford la decisión es más difícil. El coreano hace mucho bien al llegar y se hace eco de gran parte de lo que hace que los cinco compactos antiguos sean grandiosos.

El Fiesta tiene una simplicidad, una honestidad y un sentido del compromiso imbatibles, así como el mejor motor de los tres modernos, sus tres cilindros tienen mucho carácter. Pero, en realidad, dentro de unos años, cuando los compactos deportivos se vean muy diferentes, si es que se venden, se alegrará de haberlos comprado, para sentarse junto a su GR Yaris y su 205.

¡Valora este artículo!
[Votos: 0 Media: 0]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Peugeot 508 PSE
  • Peugeot 508 PSE vs Volvo S60 T8 Polestar: copa para el león

    Lejos quedan los coches de empresa con motor diésel de baja cilindrada para impresionar al gerente de la flota, con...

  • Toyota GR Yaris
  • Toyota GR Yaris vs Celica Turbo AWD: el legado continúa

    En 1992 Def Leppard lanzaba el éxito Let’s get rocked, que traducido sería Vamos a rockear, casi lo mismo que nos viene...

  • Hyundai i20N
  • Prueba Hyundai i20N: el poder de la N

    Hay algo de adictivo en la configuración del chasis del Hyundai i20N. Cuando nos ponemos en marcha al amanecer sientes...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración