Existen pocas marcas centenarias en el mundo del automóvil, y, de las existentes, pocas hay tan icónicas como Hispano Suiza. Fundada en 1904 por Damián Mateu, desde sus orígenes la empresa familiar ha fabricado vehículos de altísimo lujo que han enamorado a todo tipo de amantes del motor, entre ellos, figuras como Pablo Picasso. En esta ocasión, en el Salón de Ginebra 2019, se ha presentado el modelo destinado a devolver a la marca el prestigio que se merece, el Hispano Suiza Carmen.

Se trata de un turismo de superlujo, como todos los de la marca, pero con una grandísima novedad: será el primero 100% eléctrico de la marca. Debe su nombre a Carmen Mateu, nieta del fundador, y busca combinar el tradicional clasicismo de su diseño con las más novedades tecnologías. Ha sido diseñado, desarrollado y fabricado de manera artesanal en Barcelona, partiendo de un monocasco super rígido de fibra de carbono que también ha sido fabricado a mano, como marcan los cánones del lujo. A nivel de diseño, el Hispano Suiza se ha inspirado en el Dubonnet Xenia, un modelo fabricado por la marca en 1938 del que hereda su silueta coupé y su pasos de ruedas carenados.

Hispano Suiza Carmen y Dubonnet Xenia

En lo que respecta al tren de rodaje eléctrico, ha sido producido por QEV Technologies. Se trata de una empresa con sede en Barcelona, pionera en movilidad eléctrica, que cuenta con un gran equipo de ingenieros que han trabajado, entre otros, al servicio de Mahindra Formula E-Racing o la marca china BAIC. Todo ello se traduce en un modelo de 1.000 CV, con una autonomía de 400 kilómetros y capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2 segundos. La mala noticia, solo se fabricarán 19 unidades, cada una de ellas con un precio de 1.500.000 euros.

Hispano Suiza Carmen circulado por carretera

El Hispano Suiza Carmen será, en definitiva, la continuación de un sueño que, tal y como relata Miguel Suqué Mateo, presidente de la marca, “tuvimos hace muchos años, volver a ver circular un Hispano Suiza por las carreteras de todo el planeta”.

1 Comentario

  1. Han perdido una nueva oportunidad a medias.
    Tras otros intentos de resucitar la marca, creo que la elegancia y clase que hizo hace casi 100 años, ser uno de los coches más lujosos elegantes y deseados de su época; no ha sido recuperada, al menos en el aspecto exterior. Máximo cuando lo comparamos precisamente con el Dubonnet, su silueta ha perdido clase. Querer remarcar sus pasos de ruedas ha sobrecargado el conjunto. Su vista cenital es mucho más moderna y elegante que la frontal o lateral.
    Sin embargo, si han logrado darle ese carácter al interior, con un lujo que si encaja con lo pretendido. No está recargado como el barroco Pagani, bebe de Lamborhgini o Ferrari, dándole tanto un aire moderno que corresponde a las pretensiones modernas de la marca, como un ambiente lujoso y deportivo a la vez.
    Espero sigan con nuevos modelos que verdaderamente recuperen la esencia de la marca. Estaré deseando que así sea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + dieciocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.