- Publicidad -

Exuberante, refinada y única en el mundo, así se presenta esta belleza sobre dos ruedas, la cual se establece como la moto más cara jamás creada –1.596.594 euros-. El tradicional fabricante de relojes, Carl F. Bucherer, presenta una nueva obra para la muñeca y para la carretera; la primera es la última incorporación en la de relojes Blue Edition; unido a ella, vemos a la flamante Harley-Davidson Blue Edition, que llevó más de 1 año de trabajo conjunto entre la marca de relojes y el fabricante de motos.

Bonita, ¿verdad? No es para menos, y es que para elaborar, desarrollar y diseñar su cuerpo se han empleado más de 2.500 horas. Utiliza como base una Harley-Davidson Softail Slim S. A pesar de ello, apenas quedan resquicios de esa moto en la que se basa, debido a la labor de artesanía que se ha llevado hasta la última tuerca. Cada uno de los componentes metálicos encontrados en este ejemplar “one-off” han sido producido, soldado, batido, molido y pulido a mano.

El árbol de levas giratorio es visible a través de la ventana de la carcasa del propio bloque, al igual que el control de la válvula. Por ello, se trata de la primera moto del mundo que tiene un motor que se ilumina desde dentro, a través de luces LED resistentes al calor, que iluminan “las entrañas” de la Harley-Davidson Blue Edition.

harley-davidson-blue-edition

El oro también forma parte de alguno de los elementos de la moto; por otro lado, la silla de montar está acabada en cuero de vaca, y ha sido cosida a mano en Suiza. Un detalle a tener en cuenta: el color iridiscente; una técnica específica que tuvo que ser empleada para iluminar al modelo con este azul eléctrico intenso. En un primer momento, lucía un color plateado, antes de que se aplicaran hasta seis capas de recubrimiento de color, con un método especial que es un secreto de marca.

harley-davidson-blue-edition

No paran las primicias, y es que también presume de ser la primera en incorporar un reloj y joyería en su estructura. Equipa unos anillos, procedentes de la colección de Bucherer Lewellery, que han sido adaptados en el manillar: “este fue un desafío técnico”, afirmó Jürg Ludwig Jr, director general de Bündnerbike. “Para asegurar que esos anillos se mantuvieran bien sujetos en su lugar, se aplicó un método especial que garantizaba una sujeción fuerte. Cómo se realizó ese trabajo permanecerá bajo secreto de nuestros especialistas de Bündnerbike”, prosiguió Ludwig. De la misma forma, también podemos encontrar más anillos de diamantes en las horquillas, mientas que una versión más grande de estos se localiza en la parte izquierda del tanque de combustible. 

Debajo de una cúpula de cristal hecha de vidrio blindado, se puede encontrar otra joya de valor especial, dentro de una caja fuerte retráctil: un anillo solitario de seis puntas con un diamante de 5,40 quilates. Esta es también una característica única del modelo, como lo es el reloj de Carl F. Bucherer a su lado, el cual está basado en un Patravi TravelTec II, ubicado en la segunda caja fuerte de la mitad derecha del tanque. Está asegurado de tal forma que, pese a las vibraciones, la mecánica interior no resulte dañada en el movimiento. De la misma forma, el propietario de este moto también puede llevar otro reloj Carl F. Bucherer en la muñeca; a pesar de que no esté subido en la moto, siempre podrá llevar consigo un trozo de esta obra maestra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + veinte =