El preparador alemán Gemballa ha aprovechado el esperado evento de Las Vegas, el SEMA, para mostrar su última obra, el GT Concept. Junto con su extensa mejora estética, el modelo basado en el 911 Turbo ha recibido un giro de tuerca a su mecánica, arrojando un potencia total de 815 CV y 952 Nm– la variante Turbo del 911 tiene “solo” 540 CV en su versión más modesta-.

Los nuevos elementos en la carrocería son, entre otros, un nuevo splitter delantero, parachoques trasero rediseñado y un difusor trasero más deportivo, todo ello fabricado enteramente en fibra de carbono. Los pasos de ruedas ensanchados aumentan la anchura general del coche en 30 mm en la parte delantera y en otros 50 mm en la parte trasera, dejando espacio suficiente para montar las llantas forjadas de 21 pulgadas.

Detrás de esas llantas vemos unos frenos Brembo de 380 mm en la parte delantera y 360 mm en la trasera, siendo de 6 pistones y de 4 en cada uno de los grupos, respectivamente. Sin embargo, las mejoras más acentuadas se llevan a cabo en la parte trasera del coche, donde se aloja el motor del 911 Turbo, el cual ha recibido un nuevo sistema de admisión, pistones reforzados, válvulas, filtros de aire, turbocargadores y une ECU revisada. ¿El resultado? 815 CV descansando en tu pie derecho.

Es un auténtico cohete, alcanzando los 100 km/h en solo 2,4 segundos, logrando alcanzar una velocidad máxima de 360 km/h. El Gemballa no hace coches lentos, de eso no hay duda, pero con el GT Concept prometen llevar las cosas a otro nivel.

Dentro vemos que el GT Concept se ha adornado con unos asientos baquets bordados en Alcántara, junto con una jaula antivuelco. A pesar que lleva la designación de “Concept”, el GT ha nacido como una muestra de lo que se puede hacer cuando los compradores combinan varios de los paquetes disponibles para este tipo de coches. El resultado es simplemente increíble, un deleite visual y auditivo.