Ford se pone el mono de carreras para diseñar la segunda versión de su superdeportivo de motor central, pero esta vez, será aún más limitado, en todos los aspecto, pues nos presentan un Ford GT Mk II que no se podrá usar por la calle. ¿El motivo? Poder ofrecer un coche aún más rápido, potente y radical con el que disfrutar.

Este Ford GT Mk II ha sido creado entre Ford Performance y Multimac, gracias a la experiencia en competiciones como el Mundial de Resistencia o el IMSA. Pero aquí, no se rigen para los cambios por ninguna normativa, sino que se ha mejorado con total libertad. Solo veremos 45 unidades de este GT Mk II para todo el mundo, con un precio de 1 millón de euros. Se fabrica primero en la misma planta del Ford GT, pero luego se envía a las instalaciones de Multimatic Motorsports para darle forma.

Ford GT Mk II

Salta a la vista que la aerodinámica del GT Mk II no es igual que el coche de calle, ni siquiera que el de carreras. El alerón trasero doble, más el nuevo splitter, difusor trasero, deflectores, lamas de ventilación y otros apéndices, generan un 400% más de carga aerodinámica que el GT de calle. Además, lleva Michelin Pilot Sport GT de circuito, así como suspensión sin muelles que varían la altura, soportando hasta 2 G de agarre lateral.

Gracias a la eliminación de la suspensión ajustable en altura y los modos de conducción, el Ford GT Mk II pesa 90 kg menos. En su lugar lleva amortiguadores DSSV ajustables de 5 vías con altura fija.

El motor, su V6 EcoBoost de 3.5 litros pasa a rendir 710 CV, lo que supone unos 200 más que el modelo de carreras, limitado por las normativas. Sigue llevando el cambio de doble embrague de siete velocidades, pero con nueva puesta a punto. La mejora de la potencia ha implicado la creación de una nueva refrigeración, un enfriador de aire de carga en el exterior que inyecta agua. Además la toma de aire del techo también ayuda a refrigerar el resto de componentes.

Para el apartado de frenos, el GT Mk II mejora lo visto en competición, con frenos cerámicos de carbono como el modelo de calle, con discos de 393 mm delante y 358 mm detrás. Estos quedan alojados tras las llantas de aluminio forjado de 19″.

En el interior hay un asiento de competición Sparco que se hará a medida, con cinturón de seguridad de seis puntos y la opción de pedir un asiento adicional para el pasajero. La instrumentación es un sistema de adquisición de datos MoTeC y hace la función de pantalla de la cámara de visión trasera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.