Este llamativo SUV de estilo americano solo se vende en España con tracción total y dos nuevos motores 2.0 diesel, de 190 o 238 CV. Las cualidades del Ford Edge 2019 le hacen sin duda merecedor de una mayor presencia en el mercado nacional. Está a la venta desde 46.125 euros.

Cuando un cliente español planea comprarse un SUV de tamaño medio es normal que, entre las opciones, sopese adquirir un Ford Kuga (4,52 m. de largo). Pero en cambio, si lo que busca es un SUV grande de tipo premium normalmente pensará en los alemanes o japoneses, pero son pocos clientes los que tienen en cuenta al SUV grande de Ford, el Edge. De hecho, durante el año pasado apenas se vendieron 350 unidades del Edge en nuestro mercado. Estamos hablando de un coche bastante grande, de 4,83 metros de largo, lo cual implica que por tamaño estaría más cerca de un VW Touareg (4,88 m.) que de un Audi Q5 (4,66 m.).

Unidad con el acabado deportivo ST LIne.

Competidores

Desde Ford identifican a dos grandes grupos de competidores del Ford Edge 2019: por un lado estarían lo que ellos consideran generalistas: Alfa Stelvio, Hyundai Santa Fe, Kia Sorrento y dos todoterrenos puros, el Toyota Land Cruiser y el Mitsubishi Montero. En el otro grupo estarían los premium, donde brillan modelos como el Mercedes GLC, el Audi Q5, el BMW X3 o el Volvo XC60. También podríamos añadir al Jeep Grand Cherokee.

El acabado Vignale es el más lujoso y cuenta con colores de carrocería específicos.

Mercado de SUV´s en España

Conviene recordar que en el mercado de SUV´s, durante el año pasado los más vendidos en España fueron el Nissan Qashqai, segundo del Renault Captur, Peugeot 2008, 3008 y el VW Tiguan. El Kuga se situó en el puesto 13 (el año que viene se renueva). Todos ellos son de menos nivel en cuanto a tamaño y precio que el Edge, y no hay ninguno de los rivales del Edge entre los 20 SUV más vendidos. El Ford Edge 2019 más barato el Trend de 190 CV, cuesta 46.125 euros. Si se opta por la versión ST Line, el precio es de 52.325 euros. El de 240 CV más económico es el Titanium, por 54.825 euros, de serie con el cambio automático de ocho velocidades.

Segunda generación

El Edge se vende en España desde 1016, si bien esta generación, la segunda, se comercializa en EEUU desde 2014. Respecto a la gama Ford Edge 2019, desde la marca insisten en que es la tercera generación de este modelo, pero en vista de que la plataforma es la misma y la estética cambia ligeramente, lo lógico sería decir que se trata de una actualización de la segunda generación. A primera vista los cambios estéticos son evidentes e incluyen un nuevo frontal renovado con una parilla diferente y nuevos grupos ópticos. En la trasera también se han rediseñado los paragolpes y los pilotos.

Nuevos motores más potentes

En cuanto a los cambios mecánicos y de equipamiento, los nuevos motores 2.0 TDCi ahora rinde más potencia: el básico pasa de 180 a 190 CV, y solo se vende con cambio manual de seis marchas. El más potente pasa de 210 a 238 CV, y solo está disponible con cambio automático de ocho marchas (en la generación anterior se empleaba una de seis marchas y doble embrague).

El cambio automático de 8 velocidades se maneja con un mando giratorio al que llama e-shifter, ya disponible en el S-Max.

La diferencia principal entre ambos motores es que uno es turbo y el más potente, biturbo. Todos los Edge son 4×4 (AWD inteligente, capaz de pasar todo el par motor a cualquier eje según la necesidad), lo que les favorece dinámicamente pero les penaliza en cuanto a peso y precio, ya que rivales como el Volvo XC60 sí se venden sol con tracción delantera.

Para cumplir con las normativas de emisiones emplean AdBlue, urea, lo que no supone un problema para el usuario porque cada carga dura muchos km. y el coste es muy bajo.

El de 190 CV acelera de 0 a 100 en 10,4 seg. y el de 240 CV en 9,6 seg. En el caso del de 240 CV, que es le que hemos conducido, su empuje y su capacidad de recuperación es notable (216 km/h de punta) gracias también al brillante funcionamiento del cambio automático, de modo que la cifra de aceleración no refleja con justicia su contundente nivel de prestaciones. Los consumos medios oficiales son de 6 y 6,7 litros, bastante buenos teniendo en cuenta su tamaño y peso, 2.030 kg. en seco, la versión básica. En este segmento las ventas de diesel siguen suponiendo más del 90% del total y nos parece lógico, porque si fuera gasolina gastaría cerca del doble.

El interior lógicamente es muy amplio y destacan las plazas traseras, aunque no ofrece la posibilidad de tener siete plazas. El maletero dispone de 602 litros de capacidad, que pueden ser muchísimos más si se abaten los asientos posteriores. Se vende con cuatro niveles de acabado: Trend (solo para el 190 CV), Titanium, ST Line y Vignale, el más lujoso. El salto entre Trend y Titanium supone 3.000 euros, 3.200 entre Titanium y ST Line y 5.000 entre ST Line y Vignale. Entre el equipamiento de seguridad que puede llevar hay de todo, como reconocimiento de señales de tráfico, detector de vehículos en ángulo muerto, sistema de aparcamiento asistido o control de crucero adaptativo con asistente pre-colisión. En cuanto a comodidad, nos gustan especialmente los asientos con calefacción y ventilación o el techo acristalado.

Durante el año pasado un 65% de los clientes que lo compraron en España optaron por el acabado deportivo. EL ST Line incluye por ejemplo asientos de cuero perforado con pespuntes en rojo. Para cada acabado hay diferentes paquetes que incluyen elementos de confort y de seguridad. Una opción muy interesante si te gusta la música es el equipo de sonido B&O con 1.000 W y 12 altavoces.

En marca el Ford Edge 2019 destaca por su comodidad y baja rumorosidad, de modo que si no miras el cuentavueltas es difícil saber si es un diesel o un gasolina. Es un SUV concebido para la familia pero no renuncia a un comportamiento ágil y seguro, y se puede disfrutar de la conducción a sus mandos.

En definitiva el Edge es un modelo muy atractivo e incluso exótico ya que, aunque lo fabrica en Canadá una marca generalista, cuando la gente lo ve por la calle muchos piensan que es importado, que no se vende en la red oficial. Curiosamente es un Ford que llama más la atención que un premium alemán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 17 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.