Ferrari Roma vs 911 Turbo S y DB11 AMR: lucha europea

PORTADA COMPARATIVAS

Ferrari Roma, Porsche 911 Turbo S y Aston Martin DB11 AMR: la super liga europea

RevistaCAR 12 de agosto, 2021 | Tiempo de lectura 8 min

Subo la cima de la colina en tercera y dentro de mi cerebro digo: “Oh. Dios mío’’. Es demasiado perfecto: coche perfecto, clima perfecto, sin tráfico. Incluso como periodistas en una revista de automóviles, momentos como este son sorprendentemente raros, y es que la filosofía del Ferrari Roma y sus rivales es cada vez más escasa.

Ferrari Roma

Dentro de estas páginas solo sale el sueño idílico. En realidad, a menudo estás en un Aventador mientras estás atascado en el tráfico en las afueras de la ciudad, o atrapado detrás de un tractor a 45 km/h. Tendemos a pasar por alto todo eso…

Pero hoy, lo prometo, el sueño se ha hecho realidad. Estoy en un Ferrari Roma en un tramo de carretera aislado y revirado, el sol se está poniendo y las líneas blancas se ven particularmente nítidas contra el asfalto gris oscuro. El camino que tenemos por delante es increíble y ahora mismo es todo mío.

Este camino no es liso como una mesa de billar, y el Ferrari Roma está jugando en la superficie: pequeños giros y contracciones, ajustes de cambio de dirección a medida que la suspensión encuentra su camino.

Pero con ese baile, los mensajes que se canalizan a través del asiento y la dirección son inequívocos: “Todo está en tu mano”, dice el automóvil. Conduces al Ferrari Roma con la absoluta convicción de que está bajo tu mando.

No estamos solos con el Ferrari Roma

Hasta aquí, como con el resto tras un viaje largo para probar su condición de Gran Turismo, también hemos traído un Aston Martin DB11 AMR. En muchos sentidos, este Aston es el rival más cercano del Roma: un esbelto gran turismo 2+2 de una marca deportiva de primera línea; rinde 640 CV frente a los 620 CV del Ferrari; tiene una velocidad máxima de 335 km/h frente a 320 km/h; y un precio de 240.000 euros, contra el precio base de Ferrari de 220.000 euros.

Ferrari Roma

Por supuesto, el AMR DB11 ofrece el prestigio adicional de un V12 biturbo de 5.2 litros, mientras que el Roma tiene un V8 biturbo… y no se puede negar la supremacía de un V12 en cualquier Top 10 de la vida.

¿Pero y el estilo? El DB11 es normalmente llamativo, sofisticado y musculoso, y en esta apariencia AMR oscurecida también tiene un nivel agradable de amenaza. ¿Pero al lado del Roma? El Roma es increíblemente hermoso desde cualquier ángulo.

El Ferrari simplemente clava la elegancia a medida, el atletismo ágil del GT deportivo. En sus proporciones y su estilo de lancha rápida evoca con orgullo al 250 GTO y al Daytona; pero en sus detalles, como esas luces traseras, colocadas en un pliegue doblado, el Roma está maravillosamente actualizado.

Ferrari Roma

Las cosas se ponen interesantes cuando arrancas ese V12. Cobra vida con un gruñido salvaje, y el timbre tiene una nota más aguda en comparación con el retumbante V8 de Ferrari. Aléjate, y el DB11 tampoco tiene poca velocidad: Aston da un tiempo de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, en comparación con los 3,4 del Ferrari.

Aston también dice que 700 Nm están disponibles desde solo 1.500 rpm. Una vez que enciendes el V12, es un motor épico, uno que te empujará a tu asiento hasta ese pico de 640 CV a 6.500 rpm. Todo con el paisaje sonoro añadido de un V12 crepitante.

En 2018, la versión AMR vino para hacerlo más deportivo. Cuando se le presiona, el DB11 comienza a sentirse como un automóvil mucho más pesado que el resto, con rebotes largos y perezosos que lo hacen rebotar después de un golpe. Con 1.870 kg es más pesado que el Ferrari (1.570 kg), pero pronto te acostumbras al peso.

Ferrari Roma

El chasis AMR tiene tres configuraciones: “GT”, “Sport” y “Sport+”, y pruebo las tres. En esta desafiante carretera de páramos, “GT” es muy blanda, algo que en “Sport” y “Sport+” se soluciona, pero aún así, con el Aston prefieres disfrutar de su V12 empujando más que de su dirección y su chasis a través de las curvas.

Es un coche magnífico, sin duda, un deportivo con dotes de gran viajero, aunque hoy no es el que más emociona, sigue teniendo el encanto Aston, sigue siendo una garantía de exquisitez y atracción.

Llega el Porsche al páramo

Acabado en Guards Red con llantas de cierre monotuerca central opcionales, no puedo apartar la vista de él. Es una versión diferente del 2+2 GT: una silueta familiar, pero donde el Roma es elegante y con nariz de tiburón, el 911 Turbo parece un matón, musculoso y tenso, con el techo inclinado y arcos hinchados que lo hacen parecer una rana toro a punto de saltar.

Ferrari Roma

Este es el 911 Turbo S, con sus dos turbos y su seis cilindros bóxer de 3.8 litros que desarrolla unos potentes 650 CV a 6.750 vueltas. Es el único coche aquí con tracción total y eso tiene un precio, 249.900 euros.

Cuando abro la puerta del Porsche pienso que así es como se hace un interior GT ultramoderno: asientos deportivos con un gran apoyo y una tela a cuadros fresca; botones mínimos, mucho negro, una gran pantalla táctil. No es llamativo, pero ejemplifica el lujo moderno e informal.

Al arrancar, el motor tiene un ruido y un zumbido de seis cilindros bóxer reconocibles. Nuevamente, hay diferentes modos de conducción y partimos en “Normal”. Inmediatamente, la suspensión es la más firme de las tres.

Ferrari Roma

En el modo “Normal”, el motor es sorprendentemente silencioso a bajas velocidades; puede llegar a 330 km/h, pero el Turbo S sigue siendo un superdeportivo de todos los días.

Pero es hora de pasar al modo “Sport” y presiono el botón “M” para cambiar manualmente con las finas levas. El tubo de escape suelta de inmediato un profundo gorgoteo, y cuando acelero el ritmo, la S revela lo monstruoso que es.

Ferrari Roma

A toda velocidad, en las primeras tres marchas, es impactante: un empujón rebelde, una estocada que tensa el cuello y que drena la sangre que requiere que inclines tu cuerpo hacia adelante para mantener la cabeza erguida. El sonido es increíble a altas revoluciones: aúlla como un trompetista de jazz afligido.

No se desperdicia ni una pizca de potencia o par, sin patinar, sin dramatismo, solo propulsión repentina hacia adelante.

Porsche firma el 0 a 100 km/h en 2,7 segundos, pero más allá de ese tercero, cuarto y quinto continúa tirando fuerte, haciendo que velocidades serias como 240 km/h sean fácilmente accesibles. Me imagino.

Dominio total

Debajo de ti, todo tipo de tecnología está en funcionamiento: hay dirección en las cuatro ruedas, suspensión activa, estabilización instantánea, vectorización de par y aerodinámica activa, pero todas estas son intervenciones sutiles.

Todo lo que siente es el dominio total de los movimientos del automóvil: sin balanceo, sin cabeceo, sin subviraje, sin sobreviraje, solo un progreso lineal y nítido.

Ferrari Roma

Igualmente es el mejor en los controles. Los frenos son los mejores aquí, carbocerámicos gigantes con pinzas enormes y un pedal bien ajustado. La dirección es precisa como un láser pero siempre fluida, nunca nerviosa: el Turbo S fluye, a pesar de ese viaje lleno de baches, lo que te permite apoyarte en el estupendo agarre.

Por ponerle un “pero”, no transmite todo lo que esperabas. En el Turbo S todos los movimientos orgánicos se han diseñado en nombre de la velocidad. Es eso, la máquina ideal para establecer tiempos de vuelta indecentes. En su vida doméstica cotidiana siempre esconde al monstruo que acecha en su interior. Pero el Turbo S se siente como si hubiera sido creado para ir rápido con una mínima intervención del conductor.

Vuelvo al Ferrari, preguntándome si podrá volver a seducirme con su magia. Agarra el volante de fibra de carbono gordo y curvilíneo del Roma, arranca y gira el manettino a “Sport”. En movimiento, el Ferrari no concede nada, ni siquiera al perfecto 911. El V8 de 3.9 litros es poderoso: relacionado con el F8 de motor central, comparte la famosa respuesta del acelerador de ese coche.

Pero la forma en que viaja a gran velocidad es su verdadero as en la manga. Tal es su equilibrio inherente, incluso en “Comfort”, que el Roma se siente genial. En “Sport”, la suspensión aún absorbe mejor los golpes que el 911, pero sientes cada movimiento, textura y comba.

Ferrari Roma

Y en comparación con la velocidad supersónica del Porsche, el Ferrari Roma se siente deliciosamente desalentador y formidable a gran velocidad, no da miedo, porque la sensación de control es muy gratificante, pero necesitas implicarte en el juego.

No te aísla, ya que se balancea, se retuerce y baila sobre la superficie; necesita control, dirección, sensibilidad. Y cuando todo se junta… ¡Dios mío, es una bendición!

¡Valora este artículo!
[Votos: 3 Media: 4.7]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Comparativa Superdeportivo del año 2018
  • Comparativa Superdeportivo del año 2018

    Ni compactos, ni superberlinas y por supuesto ningún SUV. Estas son las condiciones básicas para aparecer en esta...

  • Cars for Smiles 2016: un día de sonrisas y velocidad

    Por segunda vez, la organización benéfica Cars for Smiles ha hecho realidad los sueños de muchos niños que han olvidado...

  • BMW M8 Competition
  • BMW M8 Competition VS Porsche 911 Turbo S: no es país para viejos

    Lo que el café no puede lograr, el BMW M8 Competition lo consigue con facilidad. Hace unos minutos, cuando me subí en el...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración