- Publicidad -

Hemos abierto este reportaje con la foto de Gordon Murray porque el McLaren F1 es literalmente su coche, su gran obra, del mismo modo que el Austin Mini fue el coche de Sir Alec Issigonis. El proyecto del F1 fue concebido en el aeropuerto de Milán, durante una espera tras el GP de Italia de 1988. Allí estaba Gordon Murray, Ron Dennis, Mansour Ojjeh (accionista de McLaren) y el director de marketing Creighton Brown. Por aquel entonces Murray era el director técnico de la escudería de F1. Aquel año fue el de la dominación total de McLaren en la F1, y el coche se concibió en ese estado de euforia. 

McLaren F1 XP3

Murray lo recuerda así: “El objetivo de peso que nos marcamos eran 1.000 kilos, fue lo único que no conseguimos”. Al final, el coche de producción pesaba 1.130 kilos. El F1 mide 4,28 metros de largo, y es más pequeño que un Porsche 718 Boxster (4,38). Murray condujo todos los supercoches de la época y su favorito fue el Honda NSX, “la referencia por comodidad y comportamiento”. 

McLaren F1 XP3

También recuerda que hay muchos rumores falsos respecto al F1. “No nos planeamos hacer 300 coches, no teníamos ni idea de cuantos clientes tendríamos para un coche de un millón de dólares. Pero cuando empezaron a llegar los depósitos, los compradores querían escuchar alguna cifra y hablamos de 300 como máximo. Fue quizá por el fiasco del F40 –en Ferrari dijeron que fabricarían 400 y al final hicieron más de 1.300–”. Finalmente se fabricaron 100 unidades aparte de los prototipos: 72 unidades de calle  más 28 F1 GTR de competición. 

“La gente también habla de que teníamos un presupuesto enorme. El programa completo incluyendo producción alcanzó 21 millones de libras, menos de lo que costaron el Jaguar XJ220 o el Bugatti EB 110”. Gordon admite que el proyecto no dio dinero, “pero el programa de competición sí lo hizo. Además los cuatro títulos de GT y la victoria en Le Mans en 1995 dieron mucho valor a la compañía. Sin el F1 posiblemente no habría llegado ni la nueva compañía ni el MP4-12C”. 

Buscaron un fabricante para el motor y, tras intentarlo con Honda, acudieron a BMW. Bajo la dirección de Paul Rosche los alemanes crearon un V12 de 6.1 litros de 630 CV, que solo pesaba 260 kilos sin escapes. La turboalimentación nunca se consideró. “El problema es la falta de respuesta inmediata al acelerador”. El McLaren F1 se expuso por primera vez en Mónaco con motivo del Gran Premio de 1992, y contaba con numerosas primicias. La más inusual era el puesto de conducción central con dos asientos retrasados a los lados. Lo que quizá nunca imaginaron sus creadores es la cotización que alcanzaría el coche apenas 25 años después de su lanzamiento.

McLaren F1

Cotizaciones McLaren F1

Tipos como Elon Musk, el fundador de Tesla, compró su F1 en 1999 con lo que ganó en sus negocios de internet, pero faltaban unos diez años para que sus precios empezaron a dispararse: en octubre de 2009 se pagaron en una subasta londinense 2,9 millones de euros por uno con menos de 1.000 kilómetros en el contador. Y en 2010 un F1 de 1995 alcanzó 2,7 millones de euros en California. Pero ya se han establecido sin problema por encima de los 10 millones, y no se sabe hasta dónde llegarán.

Quizás te interese:

Dioses V12: McLaren F1, Lamborghini Countach y Ferrari 250 GTO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.