Una mañana de 1908, un pequeño empresario del metal de Módena llamado Alfredo decidió llevar a sus hijos a ver una carrera de coches, la Record del Miglio. Enzo tenía solo 10 años y ese día se prometió a sí mismo (lo contaba siempre) que se convertiría en piloto de carreras. En 1916 perdió a su padre y su hermano por una epidemia de gripe. En 1917 fue movilizado para combatir en la Primera Guerra Mundial en una unidad de artillería de montaña, y enfermó gravemente también de gripe. Tras aquel periodo de penurias intentó entrar en Fiat sin éxito, después trabajó en un garaje y finalmente en 1919 encontró su lugar como probador en CMN (Costruzioni Meccaniche Nazionali). Con su primer sueldo, lo que le dejó su padre y la oposición de su madre, se compró uno de los coches que probaba. 

Enzo Ferrari

“Ferrari el loco”

Era un gasto muy elevado para la época, tanto que sus vecinos comenzaron a llamarle “Ferrari el loco”. Después comenzó a trabajar para Alfa Romeo y en 1929 creó la Scuderia Ferrari en Módena, lo que propició que los primeros coches en llevar el escudo del cavallino no fueran Ferrari, sino Alfa. Corrió su última carrera como piloto en 1931, tras nacer su hijo Alfredo.

Enzo Ferrari

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + dieciocho =