Stefano Domenicali (imola, 1965) es quizá el presidente de una compañía automovilística más conocido en España, y la razón es que durante años le vimos en el tele y en el As como jefe de Fernando Alonso en la Scuderia Ferrari, con el que por cierto mantiene una buena amistad. Asegura que aquel periodo en la F1 le ha ayudado a gestionar una marca de coches. “En la F1 todo es rápido, incluyendo las decisiones y los desarrollos del coche. En la industria del automóvil, las cosas son más lentas. Pero ahora estamos en un mundo más competitivo. En la F1, todo es puro rendimiento. Aquí (en Lamborghini) necesitas un balance entre decidir rápido y las demandas del mercado, así como la rentabilización”.

¿Qué es más estresante dirigir una compañía automotriz o un equipo de F1? “El centro de atención, como mánager en la F1, es muy duro. Estás en el ojo púbico todo el tiempo, especialmente cuando diriges el equipo de competición más famoso. Es como entrenar un equipo de fútbol”. Ahora en Lamborghini está dirigiendo con éxito en lanzamiento del SUV Urus y todo lo que ello supone en cuanto a aumento de producción y ventas.

Nos han sorprendido mucho las cifras de ventas, la empresa ha cambiado mucho en los últimos años… Es cierto que hemos trabajado muy bien en dos frentes fundamentalmente. Primero en el área de producto, siempre más bellos, siempre con mejores prestaciones, siempre en línea con nuestro ADN. Este año hemos presentado el Huracán Performante Spyder y el Aventador SVJ.

También hemos trabajado con el valor de la marca, siempre aspiracional, joven, dinámico, y nuestra visibilidad en el último periodo ha crecido muchísimo, especialmente con la generación más joven, y hemos multiplicado nuestros seguidores en redes sociales a más de 32 millones.

Respecto a las ventas el incremento es muy grande, de un 51%. Hemos pasado de 3.815 unidades en 2017 a 5.750 el año pasado. Obviamente se debe sobre todo al hecho de que hemos lanzado el Urus, que está logrando un éxito extraordinario. De nuestro Super SUV entregamos 1.761 unidades (las entregas comenzaron en agosto). Pero los deportivos también crecieron: del Huracán comercializamos 2.780 (2.642 en 2017) y del Aventador 1.209 (1.173 el año anterior).

¿De dónde vienen los clientes del Urus? ¿Son clientes de la marca? Un 70% de ellos son nuevos clientes para Lamborghini, algo muy importante para nuestra compañía. Normalmente son personas que tienen al menos cinco o seis coches. Y muchos de ellos vienen del Cayenne Turbo o del Mercedes-AMG.

¿Como prevé que evolucionarán las ventas durante este año y los próximos? No sé si en la misma proporción que este año, pero esperamos acabarlo con unos 7.800 coches, una cifra increíble para nosotros. Pasar de 5.000 ya ha sido algo especial. Hay que tener en cuenta que en 2010 vendimos 1.302 coches, y por lo tanto desde entonces hemos más que cuadriplicado las ventas.

¿Cuáles han  sido sus mercados principales? Estados Unidos siempre está a la cabeza, en 2018 con 1.595 unidades. En segundo lugar el Reino Unido, con 636, Japón (559), Alemania (463), Greater China (342), Canadá (316) e Italia (295).

¿Qué tal va la demanda del Urus? Muy bien, por encima incluso de nuestras expectativas. Antes de que acabara 2018 ya teníamos prácticamente vendidos los coches que vamos a fabricar este año. Por un lado nos alegramos del éxito pero no es bueno que los clientes deban esperar mucho para tener su coche. En el segmento de los SUV de lujo hay muchos competidores. En el caso de los superdeportivos los clientes aceptan mejor esperar un año o más.

¿Han tenido que contratar personal para ampliar la producción? Sí, somos ya casi 1.900 trabajadores en la empresa, cuando llegué (marzo de 2016) éramos 1.300. Tenemos un turno de producción para Huracán y Aventador, y dos turnos para Urus. La capacidad de producción del Urus es de 3.500 unidades al año, y estamos trabajando para aumentarla y de ese modo reducir los tiempos de espera.

Por eso digo que tanto crecimiento es muy estimulante pero también implica mucho esfuerzo. Este mes vamos a inaugurar una nueva área de pintura. Pero no podemos crecer a lo loco, siempre debemos mantener nuestra exclusividad y estabilizar nuestro proceso de crecimiento.

Nos ha gustado mucho el diseño del nuevo Huracán EVO y su limpieza de líneas, sin alerón. Sí, es una línea fluida y continua. Como es lógico tenemos en cuenta muchos factores, no solo el powertrain, también la aerodinámica, el chasis, etcétera. Un aspecto importante que antes no se cuidaba tanto es el de la conectividad, que es muy importante para muchos clientes jóvenes.

¿Qué importancia tiene para ustedes la historia de la marca, el legado de personajes como Ferruccio Lamborghini o Valentino Balboni? Es fundamental para nuestra marca. Porque de ahí parte todo. La visión de Ferruccio, su talento, siempre nos deben servir de inspiración, debemos enfrentarnos al futuro con coherencia, conociendo nuestra historia. Por eso cada vez tiene más importancia nuestro departamento Polo Storico, especializado en la restauración y certificación de nuestros clásicos. También se dedican a conservar archivos y grabaciones, así como el suministro de recambios. Y acabamos de celebrar los 50 años del Espada y del Islero en diferentes eventos. Todo esto suma, como los visitantes a nuestro museo, más de 100.000 el pasado año.

En principio el Urus, al ser un SUV, parece más indicado para una versión Plug-in Hybrid… Sí, es evidente, también estamos trabajando en ello, pero la prioridad es aumentar la producción del Urus, e incluir ahora una versión tan difícil de fabricar complicaría las cosas. Otro tema importante es que un V6 híbrido no alcanza el nivel de prestaciones que se esperan de un Lamborghini. Deberemos trabajar con un V8.

¿Qué sorpresa podemos esperar para este año? Habrá sorpresas, pero creo que nuestra copa monomarca con el Urus, tanto en circuito como offroad, va a ser espectacular, algo muy innovador, y va a demostrar además porqué decimos que el Urus es un superSUV.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.